Si tienes pensado en breve ir a Japón, antes de coger un taxi deberías saber lo que está pasando actualmente. No solo eso, lo que deberías hacer es echar un vistazo al asiento de detrás antes de subirte. Varios taxistas en la ciudad de Ishinomaki, dicen que están viendo pasajeros fantasmas en la parte trasera de sus taxis. Cuando decimos varios, significa que el número está aumentando considerablemente. Lo cierto es que hay que contar un poco la historia desde el principio.

Por si no lo sabes, a los japoneses les encanta hacer bromas (algunas más bien pesadas) y grabarlo. Hace algunos meses un popular show de televisión hizo una de estas bromas en un taxi para asustar a los ingenuos pasajeros. En la broma un supuesto fantasma aparecía y aterrorizaba a los que se subían al taxi. Sin embargo, lo que está pasando es muy serio. Hay siete denuncias de taxistas en Ishinomaki que dicen haber visto espectros que habían muerto hace años en el tsunami del 2011. Sin embargo, en una investigación sobre el asunto el número de taxistas que ven muertos ha subido a cien según los medios locales.

¿Cómo ocurren estas apariciones?

foto-1Parece ser que los incautos taxistas cogen a alguien que les para, y ponen a correr el taxímetro. Hasta aquí todo normal. Lo siguiente es preguntarles a donde quieren ir. Aquí es donde la cosa se pone rara. El supuesto cliente da una respuesta extraña – quieren ir a la pueblo que fue destruido por el tsunami. En otros casos los pasajeros apuntan hacía unas distantes montañas también por la zona de la catástrofe. En algún punto del camino, el conductor se da la vuelta y el pasajero ya no está. Simplemente desaparece del asiento de detrás. Uno de los taxistas incluso llegó a enseñar un recibo de un viaje sin pagar.

Se ha averiguado que estos incidentes con supuestos fantasmas empezaron en el 2011, algunos meses después de que el pueblo fuera arrasado por la ola gigante. El tsunami destruyó más de 50 mil edificios y mató a más de 3000 personas que residían en Ishinomaki. Otra de las cosas que se vieron en la investigación era que la mayoría de las apariciones era de gente joven.

Uno de los primeros casos ocurrió a los pocos meses del desastre cuando un taxista recogió a una mujer con un abrigo largo. La mujer le dijo que la llevara a un distrito concreto del pueblo arrasado. El taxista se extrañó y le dijo que esa zona estaba prácticamente abandonada, y si estaba segura de querer ir allí. La mujer entonces le preguntó con un débil hilo de voz “¿Estoy muerta?”. Cuando el taxista se dio la vuelta para contestar la mujer ya no estaba.

¿Qué hay de verdad es estas historias de fantasmas?

foto-2Mientras que las historias de fantasmas son algo que fascina a la mayoría de la gente, no podemos decir que sean reales. Al menos por lo las innumerables investigaciones de lo paranormal que se han hecho. Sin embargo, hay una gran cantidad de personas que las creen y de hecho estos taxistas aseguran que todo es muy real. Entonces, ¿Se les puede catalogar de locos o mentirosos? Lo cierto es que hay una explicación para estas apariciones, y es que pueden ser alucinaciones como resultado de una pérdida personal o también por una histeria colectiva. Se piensa que algunas veces la alucinación de una persona puede contagiarse a otras muchas.

Por otro lado, es difícil creer que un pasajero pueda desaparecer de un asiento trasero en marcha. Sobre todo sin abrir la puerta o pagar. Lo cierto es que sería muy fácil demostrar si es verdadero o falso. La solución pasaría por instalar una cámara en el taxi, lo cual no cuesta mucho, y ver si de verdad los pasajeros desaparecen por arte de magia. Sea como sea, es fascinante ver como las leyendas urbanas se adaptan a los nuevos tiempos, y en este caso a un área de Japón. Hay que recortar que esta historia se parece bastante a la chica de la curva haciendo autostop.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here