Como todos sabemos, los robots ya no son cosa de las novelas o películas de ciencia ficción. Ya existen muchos tipos de robot que son usados en cadenas de montaje y otro tipo de maquinaria. Cada vez más se pueden ver robots más elaborados con un alto grade de sofisticación. La universidad de San Diego ha conseguido desarrollar un robot que han llamado AVATAR (Automated Virtual Agent for Truth Assessments in Real Time) el cual puede detectar cambios en el comportamiento de personas para saber si están mintiendo o no. Se diseñado para poder ponerlo en zonas de seguridad como pueden ser aeropuertos y fronteras con otros países. Sin embargo, no es como muchos pueden estar pensando. No tiene una forma humana, de momento.

AVATAR consiste es una máquina que tiene una pantalla con la que se interactúa. Se está probando actualmente en Canadá, y de hecho se ha puesto en su frontera con Estados Unidos para ver que tal funciona. Algunas personas hacen una “entrevista” con el robot y así van ajustándola para que sea lo más preciso posible. La máquina parece una máquina expendedora, aunque la pantalla nos muestra una cara animada. Este personaje en la pantalla hace preguntas a la persona que quiere investigar. Lo que hace es analizar cualquier cambio en la persona con la que habla y luego saca sus conclusiones.

¿Cómo hace las valoraciones AVATAR?

Lo que hace este robot es registrar varias cosas de los que se ponen frente a su pantalla, como por ejemplo sus ojos, la postura, la voz y sus gestos. Luego sobre todos estos datos va valorando los cambios para saber si miente o dice la verdad. Es ciertamente un detector de mentiras moderno. La diferencia es que detecta hasta el mínimo cambio sospechoso, incluso si crees que no te puede ver. Según creador Aaron Elkins, puede incluso captar si aprietas de los dedos de los pies con nerviosismo. El análisis de los ojos junto a los sensores de movimiento trabajan juntos para conseguir sacar un análisis lo más certero posible.

Cuando el viajero llega a la zona de seguridad, se le pide que se ponga frente a la máquina. Una vez de cara a la pantalla, sale esta cara animada y empieza a realizar preguntas. Las primeras preguntas son simples y aleatorias, lo cual sirve para tomar referencias de cómo se comporta la persona normalmente. Mientras hace las preguntas, los siguientes componentes empiezan a trabajar en el individuo:

  • Una cámara empieza a registrar si la pupila se dilata y si desvía la mirada.
  • Se usan unos micrófonos para detectar cambios en el tono de voz.
  • Se hace al viajero escaneo de las huellas digitales de la mano para ver si tiene antecedentes.
  • Mediante la tecnología inalámbrica RFID se hace una lectura del pasaporte que la persona lleva en el bolsillo o bolso.
  • Un lector de DNI le dice a AVATAR el idioma en el que tiene que hablar

Una vez que el robot tiene las referencias que necesita, las preguntas empiezan a cambiar y se vuelven más específicas. Algunas de las preguntas son por ejemplo si se llevan frutas, vegetales o armas en el equipaje. Si AVATAR ve algo sospechoso, daría el aviso y los agentes de seguridad llevarían al sospechoso a otro lado para una investigación más en profundad.

¿Para qué más se puede usar AVATAR?

Como se ha dicho, las aplicaciones más comunes serían en aeropuertos o en zonas fronterizas. Sin embargo, los usos se pueden extender a otros campos como medida de seguridad. El creador piensa que se podría usar en juicios, entrevistas de trabajo y otros sitios donde se busca que una persona responda con honestidad. El equipo de la universidad de San Diego con Aaron Elkins a la cabeza, están continuamente mejorando el robot. También lo están preparando para otros posibles usos según van viendo las necesidades. De momento solo está en pruebas, pero la idea que tiene es que se use como algo habitual en todos los países que estén interesados.

¿Podrán ser los robots los detectores de mentiras del futuro? Hay varias compañías que se han interesado por AVATAR, por lo que podríamos tener en nuevo sistema de seguridad antes de lo que nos pensamos.

No hay comentarios

Dejar respuesta