Los humanos no tenemos bigotes como tal, y hay que puntualizar que un mostacho no es realmente unos bigotes. La mayoría de los mamíferos los tienen y no solo les sale de encima de la boca sino también de la frente. Lo podemos ver en los gatos, perros, roedores, focas y muchos otros animales. ¿Sirven para algo estos largos bigotes? Lo cierto es que les permite orientarse y en muchos casos perseguir a sus presas. No todos los animales tienen una buena vista, y algunos tienen que moverse y cazar de noche cuando hay menos visibilidad.

foto-1

Por otro lado, ciertos animales con hocicos largos tienen problemas para ver lo que tienen justo en frente. Los perros por ejemplo pueden tener estos problemas de visibilidad de cerca, por lo que sus bigotes le funcionan como dedos. Cuando estamos a oscuras solemos buscar el camino con el tacto usando los dedos. Esto es algo parecido a los bigotes de los mamíferos. Al rozar estos bigotes contra los objetos, les ayuda a guiarlos medir las cosas y encontrar comida.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, estos bigotes animales no son simples pelos. Cada uno de estos “pelos” se introduce en la piel un gran número de células nerviosas. Cuando estos pelos tocan algo, las células nerviosas envían mensajes al cerebro. La información que el cerebro recibe es totalmente increíble. Por ejemplo, en el caso de las ratas les ayuda a crear mapas mentales para ver el mundo que las rodea. Las focas las usan para sentir las vibraciones de los peces que se mueven en el agua. Otra aplicación de estos bigotes es saber si pueden caber en ciertos espacios demasiado estrechos.

Como se puede ver, estos bigotes que tienen muchos mamíferos no es solo para que parezcan más bonitos, sino porque les pueden ayudar a sobrevivir.

foto-2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here