¿Has estado en Florencia? Es una de las ciudades de Italia más famosas y visitadas. Tiene un montón de cosa que visitar donde se mezclan todas las artes que te puedas imaginar. ¿Quieres ver arte? Florencia te da una gran lista de galerías que puedes visitar. Lo mismo pasa con su arquitectura, sus calles y su oferta culinaria. Sin embargo, tiene una parte muy oscura que no mucha gente recuerda. Después de todo, es una ciudad turística y tener mala fama no ayuda demasiado en recibir visitas. Desde los años sesenta hasta mediados de los años ochenta Florencia tuvo un asesino en serie operando. Se le llamó el Monstruo de Florencia y hoy sigue siendo un misterio.

Fue un asesino en serie que tuvo en jaque a la policía y aterrorizó a la ciudad durante años. Es considerado uno de los peores criminales que ha tenido Italia. Te contamos algunas cosas sobre este misterioso asesino llamado el Monstruo de Florencia.

1 – Hacía las cosas siguiendo un plan

Un gran número de asesinos en serie no hacen las cosas de una forma precipitada y sin control. En el caso del Monstruo de Florencia se pudo comprobar que estaba muy organizado y hacía las cosas pensándolas muy bien. Tenía un modo de operar muy específico y por eso sus crímenes quedaron impunes. Con su planificación consiguió causar el terror el Florencia y los alrededores. Básicamente buscaba parejas teniendo sexo y les disparaba con una pistola tipo Beretta del calibre 22. Esto recuerda mucho al sistema usado por David Berkowitz, conocido como el Hijo de Sam.

Sin embargo, el Monstruo de Florencia tenía una parte más sádica con respecto al Hijo de Sam. No se conformaba solo en disparar a la pareja. Lo que hacía era sacar a la chica del coche, la quitaba la ropa y luego les mutilaba los órganos genitales. Solo una de sus victimas no fue mutilada y fue Barbara Locci, la considerada su primera víctimas junto a la pareja de esta.

2 – Un asesino en serie de larga duración

Las primeras víctimas del Monstruo de Florencia fueron la ya comentada Barbara Locci y Antonio Lo Bianco. Fue en el mes de agosto de 1968 y fueron tiroteados en su coche. Curiosamente no hubo más muertes hasta septiembre e 1975 donde fueron asesinados Pasquale Gentilcore y Stefania Pettini de la misma manera. Sin embargo, en este caso la mujer fue sacada del coche y empezaron las mutilaciones.

Los siguientes asesinatos también tardaron en llegar y no fue hasta junio de 1981 cuando el Monstruo de Florencia volvió a atacar. En este caso fue la también pareja Giovanni FoggiCarmela De Nuccio donde también murieron a tiros. En este caso el asesino decidió cortarle el cuello al hombre después de dispararle. A la mujer le cortó la vagina y se la llevó como un trofeo. En este caso no esperó tanto tiempo para volver a atacar,  y a los tres meses volvió a matar a otra pareja. Fueron Stefano Baldi y Susanna Cambi y siguió los mismos pasos que la pareja anterior.

Después de la segunda pareja del año 1981 dejó pasar casi un año, y fue en junio de 1982 cuando volvió a actuar. En este caso no le salió tan bien cuando atacó a Paolo Mainardi y Antonella Migliorin, ya que Mainardi pudo arrancar el coche y llevarlo a una zona concurrida. Por desgracia murió más tarde en el hospital. Esto hizo que el Monstruo de Florencia se frustrara y cometiera su siguiente ataque al poco tiempo, donde las víctimas fueron los turistas alemanes Wilhelm Friedrich Horst Meyer y Jens Uwe Rusch. En este caso ambos eran hombres y se pensaba que eran homosexuales. ¿Fue un fallo del asesino o ataco a propósito a esta pareja gay?

3 – Los últimos asesinatos del Monstruo de Florencia

Después de los asesinatos de los dos hombres alemanes, el Monstruo de Florencia parece que se volvió loco. En poco tiempo mató a la pareja formada por Claudio Stefanicci y Pia Gilda Rontini. En el caso de la mujer además de mutilar la vagina y se llevó como trofeo sus dos pechos. Sus últimas víctimas serían una pareja francesa que estaba haciendo turismo en Florencia. Eran Jean Michel Kraveichvili y Nadine Mauriot y también hubo algunas diferencias.

En el caso del hombre, las balas no lo mataron al momento e intentó escapar. El Monstruo de Florencia lo persiguió y le dio alcance, matándole a puñaladas. Lo curioso era que Kraveichvili era un atleta y que el asesino le pudiera alcanzar. Eso mostró que el Monstruo de Florencia no se paraba por nada. Después de matarle fue de vuelta al coche y se llevó de la mujer su vagina y los dos pechos. Estos fueron los últimos asesinatos atribuidos a este sanguinario asesino en serie.

4 – ¿Hubo uno o más asesinos?

Cuando un asesino en serie no es detenido empiezan a correr los rumores y teorías. Una de estas teorías fue que no solo había un asesino sino que era un grupo el responsable. Esto fue debido al interrogatorio de un sospechoso llamado Stefano Mele, el cual dijo a la policía “Ellos seguirán matando”, hablando en plural como si hubiera más de un asesino. Stefano Mele había estado casado con Barbara Locci, la primera víctima. Por este motivo se pensó que lo había hecho por venganza.

También hay que tener en cuenta que Mele era de un clan de la isla d Cerdeña. El asesinato podía haber sido también una cuestión de honor al haberle abandonado y encontrar una nueva pareja. Aun así, Stefano Mele fue encarcelado por los primeros asesinatos pero las muertes continuaron. ¿Habían encarcelado a un inocente o había más asesinos al acecho?

5 – Se pidió ayuda al FBI

Debido a que el asesino en serie era muy escurridizo y no había pistas, los carabinieri pidieron ayuda al FBI. La petición de ayuda no fue oficial, pero aun así el FBI hizo un perfil psicológico del asesino. Este estudio no sirvió de mucho a la larga porque muchas cosas no cuadraban. Aun así, el FBI dijo que el Monstruo de Florencia debía ser un hombre de unos cuarenta años y posiblemente impotente. Tenía un gran odio por las mujeres y por eso se ensañaba con ellas y no con sus víctimas masculinas.

El FBI pensaba también que al usar en todos los crímenes el mismo tipo de pistola y de balas, posiblemente también usara la misma ropa en sus crímenes. También se especuló con que fuera un caníbal al llevarse ciertas partes de la mujer. Esto se podía considerar un actor de posesión total de sus víctimas. También le consideraban una persona poco segura, ya que emboscaba a sus víctimas y las acribillaba a balazos en sus coches. El FBI sugería que era porque no se veía capaz de controlar a las víctimas mientras estaban vivas.

6 – ¿Era un asesino compasivo?

Una de las cosas que confundió bastante a la policía fue lo que hizo en los primeros asesinatos. ¿Quién puede pensar que un asesino en serie puede tener compasión por sus víctimas? Cuando el Monstruo de Florencia mató a Barbara Locci y Antonio Lo Bianco en su coche, no se dio cuenta que en el asiento de detrás estaba el hijo de Barbara. Tenía solo 6 años y parecía que su destino estaba sellado. Curiosamente el asesino le cogió y le subió a sus hombros y empezó a cantar mientras lo llevaba a una casa cercana. Le dejó a salvo y luego desapareció. Algo muy extraño para un asesino sin piedad.

7 – Envió cartas a la policía como un desafío

Todos sabemos que Jack el Destripador envió un buen número de cartas a Scotland Yard como una especie de desafío. El Monstruo de Florencia hizo algo parecido, aunque no se sabe si lo hacía imitando al destripador. Cuando había matado a 10 personas envío su primera carta a los carabinieri. La carta estaba formada por letras recortadas de varios periódicos y aconsejaba a la policía que revisara los dos primeros asesinatos. Se tomaron la carta en serio y se abrió una investigación. Fue esto precisamente lo que les mostró que se había usado la misma pistola en todos los asesinatos.

La segunda carta fue enviada a una de las investigadoras en el caso de los asesinatos de Florencia. La carta la recibió Silvia Della Mónica y simplemente se la amenazaba. Esto no hubiera tenido mayor importancia si no hubiera sido porque junto a la carta iba un trozo de papel enrollado. Silvia Della Mónica comprobó con horror que dentro del papel estaba el pezón mutilado de Nadine Mariout, una de las víctimas. Esto dejó tan impactada a la investigadora que al poco tiempo abandonó su trabajo.

8 – Nunca fue capturado y sigue siendo un misterio

En total fueron 16 las muertes atribuidas al Monstruo de Florencia. Las conclusiones fueron que nadie fue identificado por las muertes, aunque acusaron y encarcelaron a sospechosos que luego fueron liberados. De hecho, muchas personas inocentes fueron sospechosos de ser el asesino, aunque luego se pudo ver que no fue así. Se considera a este criminal como el peor asesino en serie de Italia. Este es otro motivo por el que el miedo continuó durante mucho tiempo. El último asesinato fue en 1985 y ya han pasado años. ¿Sigue habiendo peligro o ya no hay de qué preocuparse?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here