No es la primera vez que hablamos de vampiros en flipada.com. Esta vez lo haremos para explicar algunos mitos sobre vampiros que tienen una explicación, aunque nunca hayamos pensado en ello seriamente. Los vampiros han estado entre nosotros durante décadas en forma de literatura, arte y folclore. Las historias de estos seres pueden ser rastreadas cientos de años atrás, aunque el término “vampiro” no se empezó a usar hasta el siglo 17. En Europa cada país tenía su propia forma de vampiros con sus propios nombres. Por ejemplo, mientras que en Rumania los llamaban Strigoi en Rusia eran llamados Vurdalak. Para cada lugar había unas creencias y mitos sobre estas criaturas, aunque muchas coincidían entre si. Veremos algunos de estos mitos sobre vampiros y en qué se basan.

1 – Se mata a un vampiro con una estaca en el corazón

Todo el mundo sabe que la mejor manera de matar a un vampiro es clavarle una estaca en el corazón. Esto ya lo hemos visto en innumerables películas y es el método “oficial” de librarse de los chupa sangre. Lo cierto es que muchos países han mostrado esta forma de matar vampiros, por lo que es algo unificado en los mitos sobre vampiros. En algunos lugares incluso se especifica el tipo de madera que hay que utilizar. Algunas maderas han sido vinculadas a la religión cristiana, como por ejemplo el arce, el fresno o la madera de álamo. Las costumbres en muchos países era clavar una estaca en el cuerpo de una persona sospechosa de ser un vampiro. De esta manera no volvería a la vida por la noche.

Hay muchos reportes de sucesos extraños al clavar la estaca en el corazón de un muerto reciente. Se habla de que el cuerpo profería gruñidos, lo cual confirmaba que era un vampiro y seguía estando con vida. Hoy en día gracias a la medicina se sabe que estos sonidos eran por los gases atrapados en el estómago e intestinos del muerto. Al clavar la estaca estos gases eran liberados y subían hasta las cuerdas vocales del supuesto vampiro, lo cual hacía que emitieran estos sonidos siniestros. En otros tiempos los sonidos eran prueba suficiente de que era un no muerto.

2 –  La relación entre los vampiros y los murciélagos

Cuando hablamos de mitos sobre vampiros sabemos que son capaces de convertirse en diferentes animales. Su forma animal más conocida por todos es sin duda la del murciélago. ¿En qué momento se relacionó un Nosferatu con un murciélago? Esto se lo debemos al folclore rumano, ya que creían que si un murciélago pasaba por encima de un cadáver, volvería a la vida como un vampiro. Los murciélagos son criaturas nocturnas con un gran sentido del olfato y oído. El descubrimiento de que algunas especies beben sangre amplificó el mito de su relación con los vampiros.

3 – El primer signo de vampirismo es un cadáver que parece vivo

En el pasado, cuando se sospechaba que alguien podía ser un vampiro había un procedimiento a seguir. Las tradiciones y creencias en ciertas áreas dejaban claro que los vampiros eran muy reales y había que combatirlos. Lo primero era exhumar el cadáver sospechoso de ser un no muerto. Esto se solía hacer al poco tiempo de ser enterrados. En algunos casos se encontraba con un cadáver que parecía muy fresco, con las mejillas y los labios sonrojados. El pelo y las uñas había continuado creciendo. Esto era señal de que no estaba muerto del todo y era un vampiro. Lo cierto es que hay una explicación científica a esto.

Cuando los cadáveres eran enterrados la falta de aire y la baja temperatura del suelo hacía de refrigerador. Los síntomas de descomposición se reducían considerablemente. En el caso de los cadáveres sonrojados como si estuviesen llenos de sangre, el motivo es que la sangre es empujada a la superficie. Cuando el oxígeno se mezcla con la sangre le da ese color rojo fuerte, y al morir esa sangre pierde su color natural. De la misma manera de antes, al estar en la baja temperatura de la tumba, esta sangre tardaba más en secarse y perder su color. Para aldeanos y lugareños esta conservación del cadáver era un signo de que había un vampiro entre ellos.

En el caso del pelo y las uñas creciendo, no es que realmente crezcan. Lo que ocurre es que cuando una persona muere, la  pérdida de humedad hace que la piel se reseque y contraiga. Esto da la sensación de que el pelo y las uñas han crecido.

4 – Los vampiros y sus colmillos

En toda la mitología de los vampiros se habla de los afilados colmillos que tenían. Para explicar este mito hay que hablar de una enfermedad llamada porfiria. Es también llamada la enfermedad de los vampiros y tiene un origen genético. Se dice que la enfermedad empezó debido a la costumbre europea de que la nobleza se casara con familiares directos. Algunos síntomas de la porfiria son sensibilidad a la luz, ampollas en la piel por el sol, crecimiento anormal del pelo, palidez extrema y reducción de las encías y los labios. Esto hacía que los dientes se vieran más salidos de lo normal, lo cual daba un aspecto “vampírico”. En algunos países europeos un niño recién nacido con estos síntomas era considerado directamente un vampiro.

Si ha todo esto le añadimos la sensibilidad a la luz del sol, tenemos a mucha gente gritando “VAMPIRO” y portando estacas para acabar con el monstruo.

5 – Los vampiros y los espejos

Otro de los mitos sobre vampiros muy conocidos es que no se reflejan en los espejos. En el folclore general los espejos siempre han sido relevantes cuando se habla de la muerte. En Bulgaria se creía que nunca se tenía que reflejar un cadáver en un espejo. Si esto ocurría, había muchas probabilidades de que hubiera otra muerte al poco tiempo. También se pensaba un cadáver no debía ser sacado por la puerta de la casa, y se hacía por la ventana. De este modo se evitaba que el muerto volviera para reclamar otra vida de su familia. Por otro lado, las personas con porfiria no eran muy amantes de los espejos, ya que querían ver su deteriorado aspecto. Todo esto al final se ha asociado al vampirismo.

6 – El mito sobre vampiros referente al ajo

El ajo y los vampiros han estado estrechamente relacionados siempre. Muchos se preguntarán ¿Por qué precisamente el ajo? De nuevo, esto se lo podemos achacar a la porfiria. El ajo contiene sustancias químicas que empeoran los síntomas de la porfiria, por lo que los afectados ni se acercaban a el. Digamos que los que tienen porfiria tiene una alergia brutal al ajo, y esto dio pie a que los vampiros no pueden ni verlo.

7 – ¿Por qué los vampiros beben sangre?

Otra cosa que damos por hecha es que los vampiros beben sangre, pero ¿Por qué es esto? Si un vampiro ya está muerto ¿para que necesita beber la sangre de los vivos? En este caso no hay nada claro de porque es así, aunque es un signo característico de todos los vampiros conocidos. Se podría encontrar una explicación de nuevo en la porfiria. Esta enfermedad provocaba una importante deficiencia de hemoglobina en la sangre. Era común que los afectados bebieran sangre en grandes cantidades con como si fuera un suplemento energético y así contrarrestar la enfermedad.

En la antigüedad no sabía mucho sobre la porfiria pero sabían que era algo relacionado con la sangre De hecho, muchas veces se referirían a la enfermedad como tener “mala sangre”. El beber sangre de animal parecía que les hacía sentir mejor al recuperar algo de hemoglobina, aunque no era realmente un remedio que curara la enfermedad. Sin embargo, era suficiente para alimentar el mito sobre vampiros de que bebían la sangre de los vivos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here