Desde el principio de los tiempos, el mundo ha estado lleno de misterios. Algunos han podido ser explicados en poco tiempo, y otros en periodos más largos. Sin embargo, algunos todavía no están explicados a día de hoy. Ni siquiera con la moderna tecnología de la que disponemos, se pueden averiguar cosas que ocurrieron en el pasado, y parece que quedarán como enigmas para siempre. Algunos de estos misterios son realmente inquietantes y pueden quitar el sueño a más de uno. Empezaremos por un misterio que ya contamos en otro artículo sobre sitios que dan miedo.

La muerte de Elisa Lam

elisa lamEl caso de Elisa Lam ha sido bastante reciente y solo nos tenemos que remontar al 2013. Aunque hay una explicación oficial sobre las causas de su muerte, siguen habiendo ciertos detalles que quedan sin aclarar. El cuerpo de Elisa fue encontrada en un tanque de agua en la azotea del hotel Cecil. El incidente se hizo muy conocido debido a un video de seguridad que grabó a Elisa Lam en uno de los ascensores del hotel la noche que desapareció. Entro al ascensor con normalidad, pero de repente empezó a comportarse de forma extraña, como si la estuvieran siguiendo. Empezó a mirar fuera del ascensor muy asustada, aunque en el video no se llega a ver a nadie. Semanas después su cuerpo fue encontrado.

La versión oficial es que sufrió un ataque paranoico, aunque nunca antes había mostrado un comportamiento similar. De hecho, sus familiares y conocidos decían que era una chica muy normal y que ni siquiera bebía alcohol. Aparte de esto, era imposible que ella sola subiera al tanque en la azotea y abriera la pesada tapa. Todo esto no quedo claro ni siquiera a las autoridades.

Las misteriosas muertes de Allenstown

AllenstownEn 1985 un cazador de ciervos encontró un contenedor de metal con restos de una mujer y una niña en el parque de Bear Brook. Se pensaba que ambas estaban relacionadas de alguna manera pero nunca llegaron a identificarlas. Lo misterioso de todo esto es que quince años después volvió a ocurrir lo mismo. Otro contendedor metálico fue encontrado a solo unos cuantos metros del primero contenedor, y esta vez los cuerpos eras de dos chicas jóvenes. Para hacerlo más extraño, una de las jóvenes tenía parentesco con una de las chicas encontradas en 1985. De la otra no se pudo encontrar ninguna relación. A día de hoy todavía no hay explicación de estas muertes.

Los crímenes de la granja Hinterkaifeck

HinterkaifeckPara los amantes y seguidores de las películas de “La Matanza de Texas”, este misterio seguro que les encanta. El caso Hinterkaifeck ocurrió en una granja a unos setenta kilómetros de Múnich en los años 20. Seis personas fueron asesinadas dentro de la granja. Unos días antes de los crímenes, el dueño de la granja llamado Andreas Gruber, descubrió huellas en la nieve que se dirigían a la parte de atrás de la casa. Sin embargo, no había huellas saliendo de la casa. En los siguientes días escucharon pasos en al ático, aunque no había nadie. Aparte de esto, se encontraron con cosas que ellos no habían comprado, como por ejemplo periódicos y otras cosas por el estilo. Todo esto lo denunciaron antes de los asesinatos. De todos modos, esto aterrorizó a la doncella que tenían contratada, la cual abandonó la casa. La mala suerte es que una nueva doncella apareció en la casa cuando toda la familia fue asesinada, y también murió a hachazos. A pesar de todas las investigaciones que se hicieron, el asesino nunca fue encontrado.

El asesino de Long Island

Crimenes Nueva OrleansEste es uno de los grandes misterios que rodean la zona costera de Long Island. Un asesino es serie fue responsable de 17 muertes a los largo de un periodo de quince años, finalizando en el 2013. La mayoría de las víctimas eran prostitutas, aunque otras eran solo bailarinas de striptease. En el 2009 unos detectives de Nueva York hablaron por teléfono con el asesino, pero no dio pistas para poder capturarlo.

Esto recuerda mucho a otro caso parecido anterior ocurrido en Nueva Orleans, en el año 1918. En este caso se le llamó el asesino del hacha de Orleans. Tuvo en jaque a la ciudad durante dos años y mató a 20 personas en total. No parecía haber ninguna razón aparente. El asesino del hacha estaba tan seguro de sí mismo, que no dudaba en provocar a las autoridades. Mandaba cartas a la policía diciendo que era un demonio y que no era de esta tierra, y que además le gustaba la música jazz.

El crimen de Isidor Fink

Isidor FinkIsidor Fink fue un hombre polaco que migró a la ciudad de Nueva York, y tenía un terrible miedo a los ladrones. Por este motivo, siempre tenía en casa las ventanas bloqueadas con clavos y las puertas con varios candados puestos. En el mes de marzo de 1929 el vecino de Fink le escuchó gritar y también oyó ruidos de pelea. Un policía que estaba por la zona intentó entrar pero no pudo con las puertas bloqueadas y las ventanas clavadas. Cuando finalmente pudieron entrar, encontraron a Fink con dos tiros en el pecho y uno en la mano.

El misterio era que la única entrada que había en ese momento era una pequeña apertura a través de una claraboya. Sin embargo, las investigaciones demostraron que por la dirección de los disparos era imposible que se hubieran hecho de esa apertura. El resto de la casa estaba totalmente hermética, por lo que no se sabía cómo le pudieron disparar. La cosa quedó como un crimen sin resolver, y todavía hoy no se sabe quién disparó a Isidor Fink.

Misterios que Ponen los Pelos de Punta
Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here