En los años ochenta se celebró la Expo86 en la ciudad de Vancouver, Canadá, y la compañía de comida rápida McDonalds se le ocurrió poner un restaurante muy especial –  Un McDonalds flotante al que llamado McBarge. Este restaurante se construyó en las aguas de un río, aunque no era el primero ya que se había construido anteriormente otro. Sin embargo, se quería hacer algo especial con el de Vancouver y que tuviera la última tecnología. Dicho de otra manera, el McBarge tenía que ser algo único y pionero en este tipo de comedores.

Sin embargo, el McBarge no consiguió tener la popularidad que se esperaba y finalmente fue abandonado. Esto ha convertido a esta embarcación en un barco fantasma que muchos van a visitar como curiosidad. Finalmente la imaginación de la gente ha hecho el resto, y ya se piensa que este McDonalds abandonado en las aguas del río, está embrujado o hay espectros en su interior. Esto ha hecho que varios canales de televisión que se dedican a perseguir fantasmas, hayan visitado el McBarge para ver si es verdad. Este es el caso de los cazafantasmas que han hecho el video que vas a ver.

Lo cierto es que aunque el restaurante flotante está hecho una pena, tampoco parece dar tanto miedo. Por supuesto, el video se ha hecho de día. ¿Quién se atreve a visitar a este antiguo restaurante fantasma por la noche solo con un par de linternas? La verdad es que es para pensárselo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here