A lo largo de la historia las invasiones han sido algo habitual, y algunas fueron más brutales que otras. Puede que mucha gente no recuerde una de las más devastadores naciones a la hora de invadir y destruir. Fue hace tres mil años y Oriente Medio fue la más afectada por este terrible ejército. Los asirios fueron la primera nación que hizo de su poder militar su política principal. Por donde pasaban dejaban ciudades totalmente destruidas. Los supervivientes eran torturados y el terror se hizo su mejor arma. Fue también una de las primeras naciones en usar el miedo como arma psicológica.

El terror  que causaban los asirios fue precisamente una de sus grandes bazas. Hicieron que las vidas de sus enemigos fuera un auténtico infierno. Si recordamos a los espartanos, su vida estaba dedicada a la guerra casi por completo. Lo mismo se aplicaba a los asirios, los cuales venían en la guerra algo imprescindible en sus vidas.

Los asirios y la guerra como forma de vida

arquitectura-asiria

Cualquier asirio era requerido para servir en el ejército sin importar su ascendencia. Daba igual que fuera rico o pobre o con influencias. De hecho, fue la primera nación que implantó el servicio militar obligatorio. Todos los hombres tenían que pasar por el servicio militar. Su estancia en el ejército era de ciclos de tres años y pasaba por varias fases.

El primer año se dedicaban a construir puentes, carreteras y otras edificaciones como servicio público a la nación. En el segundo año eran enviados a la guerra. En este sentido no había problema ya que siempre había zonas en guerra donde enviar a los soldados. Si sobrevivían a la guerra, el tercer año se les permitía vivir con su familia. Entonces todo el ciclo empezaba de nuevo. Este sistema dio como resultado uno de los ejércitos más fuertes del mundo. Los hombres se curtían y esto se notaba a la hora de luchar contra el enemigo.

El terror psicológico como arma

asiria

Como se ha mencionado, los asirios le daban mucha importancia a la guerra psicológica. Llegaron a crear tablas donde se mostraba como torturaban a sus enemigos, y luego se las enviaban a las ciudades vecinas. En estas tablas se podía ver como despellejaban vivos a sus víctimas, los dejaban ciegos o los empalaban. Se crearon un buen número de estas tablas y realmente hicieron efecto entre los adversarios de los asirios. Mostraban perfectamente la crueldad a la que sometían a sus enemigos, donde no había piedad ni para mujeres o niños.

Cuando el ejército asirio llegaba a las puertas de una ciudad a la que iba a conquistar, su fama ya había llegado antes. El miedo se esparcía tanto en la población como en los soldadores que tenían que defender la ciudad. En muchos casos pensaban que la muerte era mejor opción que sobrevivir a la batalla.

Aprovechando el miedo que causaban, siempre daban la oportunidad de rendirse antes de atacar. Se enviaba a un mensajero a las puertas de la ciudad para ofrecer esta alternativa a la lucha. Si se rendían y rendían tributo a Asiria, se les perdonaría la vida. El mensaje que enviaban era bastante explicito, donde les decían las opciones que tenían si se rendían o decidían luchar. Debido a la fama que tenían, muchas naciones se rindieron sin entablar batalla. Se puede decir que esta guerra psicológica les hizo conquistar muchos países sin tener una sola baja.

Eran especialistas en sitiar ciudades

caracteristicas-de-los-asirios

En aquella época apenas había armas para usar asediar ciudades. Normalmente tenían altos muros para protegerse y la única entrada era por el portalón principal. Como mucho se usaban grandes troncos para intentar romper la gran puerta. Los asirios fueron los primeros que usaron potentes armas para poder entrar en las ciudades bien protegidas. Inventaron un dispositivo que les hizo prácticamente imparables en su momento.

Se trataba de un enrome aparato sobre ruedas y con un cabezal que se asemejaba a la cabeza de un carnero. Se columpiaba gracias a unas fuertes cadenas y se usaba para golpear portalones o directamente las murallas. Dentro de la máquina había soldados que a su vez podían disparar flechas o lanzar objetos encendidos para ocasionar incendios a través de las brechas que se hacían.

Algunas veces no se conformaban con matar a sus enemigos

cultura-asiria

El ejército asirio algunas veces iba más allá de lo que una nación invasora solía hacer. Cuando los asirios invadieron Babilonia, literalmente les borró del mapa. La ciudad fue arrasada en su totalidad casa por casa. Usó los canales que tenía para inundarlo todo. La idea era que desapareciera para que nadie recordara que ese lugar había existido.

El infierno de los supervivientes de las invasiones

imperio-acadio

En algunas ocasiones los asirios perdonaban a los supervivientes de sus conquistas, aunque no era lo habitual. En una ocasión un rey asirio recordó como había perdonado a la gente de una ciudad invadida, pero solo después de que se humillaran besándole los pies. Sin embargo, la cruda realidad era diferente. Las tablas comentadas antes donde se mostraba las torturas eran muy ciertas. Los supervivientes de las invasiones podían esperar ser despellejados, mutilados o cualquier cosa que se les ocurriese a los soldados vencedores.

En otras ocasiones en lugar de matar a sus enemigos, les usaban como esclavos. Normalmente el trabajo que se les asignaba era arrastrar grandes y pesadas rocas como si fueran animales de carga. Las rocas se usaban para las edificaciones o proyectos específicos del rey. Apenas descansaban y no solían aguantar mucho esta vida tan dura.

Las mujeres que se convertían en esclavas no tenían una suerte mucho mejor.  Usualmente se las humillaba solo por el placer de hacerlo, aparte de hacerlas trabajar en todo tipo de cosas.

Los expertos en alguna materia tenían más oportunidades de vivir

imperio-asirio

Como se ha dicho, las ciudades conquistadas y los supervivientes no tener un buen destino. Sin embargo, si alguien era muy habilidoso en algún oficio que fuera de utilidad, tenía opciones de salvarse. Los asirios tenían una política de reasignamiento que consistía en desplazar a familias enteras por los territorios asirios. Esto fue una de las cosas que les hizo tan fuertes.

Los mejores expertos en diversas modalidades de ciudades conquistadas eran llevados a ciudades asirias. Sus conocimientos eran usados sobre todo para construir palacios, templos y otras edificaciones. Algunas veces tenían suerte y podían viajar con sus familias y vivir relativamente una buena vida. En otras ocasiones eran enviados a reconstruir alguna ciudad remota asiria, por lo que el resto de su vida estaba dedicado a esto.

Las duras leyes asirias

los-asirios

Muchos de los crímenes que se cometían en Asiria se castigaban con la amputación de miembros o la muerte. La mayoría de las veces los castigos eran exagerados. Si se besaba a la mujer de otro hombre, se le cortaba el labio inferior. La homosexualidad era castigada con la castración. Normalmente después eran reconvertidos en eunucos. El adulterio era directamente castigado con la muerte. Los hombres tenían el derecho de matar a sus mujeres infieles. Los asesinos muchas veces eran entregados a los familiares de la víctima.

Los castigos eran aplicados de forma rápida, y la dureza de las penalizaciones quería asegurar que la gente se pensaba mucho quebrantar la ley.

Los soldados asirios pasaban por fuertes crisis

rey-de-asiria

Los enemigos y adversarios de los asirios vivían con un miedo constante, pero los soldados asirios también tenían sus propios problemas. Hay documentados muchos casos de soldados diciendo que escuchaban las voces de los enemigos que habían matado en combate. Los psiquiatras actuales han coincidido que es un claro signo de estrés postraumático. Son los síntomas que tienen muchos soldados en las guerras actuales según los expertos.

Como ya se ha dicho, las campañas bélicas eran muy duras y se cometían verdaderas atrocidades. Esto también les pasaba factura a los propios soldados asirios. La experiencia de matar y torturar a gente inocente les dejaba profundamente afectados cuando podían volver con sus familias. Era entonces la culpabilidad se les echaba encima en forma de voces o visiones de fantasmas que les querían atormentar.

No hay comentarios

Dejar respuesta