Se puede decir que David Copperfield es uno de los ilusionistas más conocidos de la historia, y lleva haciendo increíbles espectáculos desde hace años. Acaba de cumplir sus sesenta años y no hay nada mejor que echar un vistazo a algunas de las ilusiones más impactantes que ha hecho. Está claro que es puro ilusionismo, pero en ocasiones parece que este mago tiene realmente algún tipo de poder. Lo que está claro es que aparte de sus trucos y técnicas de ilusionismo, a Copperfield siempre le ha gustado dar espectáculo para entretener a todos.

David Copperfield levitando junto a Bonnie Tyler

Como se ha dicho antes, hacer que sus ilusiones tengan un alto grado de espectáculo siempre ha sido una prioridad para David Copperfield. En este caso contrató ni más ni menos que la cantante Bonnie Tyler para hacer su truco de levitación sobre el gran cañón del colorado. El truco parece más un videoclip que un espectáculo de ilusionismo. Levita sobre el cañón y cuando vuelve a bajar, da un abrazo a Tyler. Todo un espectáculo. Hay que darnos cuenta que eran los años ochenta y los efectos especiales no eran tan avanzados. Aunque lo hiciera con poleas y cuerdas, no deja de tener su mérito.

Partiéndose por la mitad con un láser

En esta ocasión Copperfield decide dejar de lado la típica sierra y decide usar un láser para cortarse por la mitad. Lo increíble es que una vez cortado el cuerpo por la cintura, cada parte es autónoma y se dan un paseo por el escenario antes de volverse a unir.

 La desaparición del avión

Puede que esta sea una de las ilusiones más conocidas de este ilusionista. A Copperfield le encanta hacer desaparecer cosas. Solo un par de años antes de hacer desaparecer la Estatua de la Libertad, ya estaba practicando con otros objetos de gran tamaño. En esta ocasión puso a cincuenta personas con los ojos vendados alrededor de un avión haciendo una cadena humana. Una pantalla tapa al avión durante unos instantes y al quitarla el avión ya no está. ¿Un truco con espejos? En lo que se dice, pero nadie sabe realmente como lo hizo Copperfield.

Ahora le toca a la Estatua de la Libertad desaparecer

Hay que reconocer que este ilusionista se atreve con todo. En 1983 quiso hacer que la Estatua de la Libertad desapareciera en un programa en directo. Para ello aparte de los espectadores de televisión, hizo traer público frente a la icónica estatua para ver todo en primera persona. En este caso volvió a tapar la visión de la estatua con una tela negra. Al quitarla la estatua ya no estaba. Se pueden ver helicópteros sobrevolar la zona, lo cual lo hacer más real. Lo más interesante fue el mensaje que el ilusionista quiso transmitir. Dijo lo preciosa que es la libertad y lo fácil que se puede perder. Con magia demostró que no hay que dar la libertad por algo garantizado.

¿Puede David Copperfield tele transportarse?

Muchos ya sabréis que hay varios proyectos abiertos investigando la tele transportación. Poder enviar una persona u objeto de un punto a otro en segundos estando a miles de kilómetros sería increíble. En esta ocasión el ilusionista muestra que puede crear un portal para viajar grandes distancias en solo segundos. El truco tiene de todo, un público cogido de forma aleatoria, fotos hechas en el momento, una reunión familiar y más cosas. El propio Copperfield y alguien del público son tele transportados a una playa de Hawai.

Los vuelos del ilusionista

Otra cosa que le encanta a Copperfield es volar. Ya lo pudimos ver en el anterior video donde levita sobre el gran Cañón. En el video el mago confiesa que siempre quiso volar desde que era un niño. En un programa de televisión demostró que podía darse algunas vueltas por el escenario a unos cuantos metros del suelo. Lo cierto es que el truco luego se reveló, y lo hizo con cables muy fuertes controlados por ordenador, y demasiado finos para poder verlos. Aun así, es un buen espectáculo.

Fuga de Alcatraz, pero no la de Clint Eastwood

A finales de los años ochenta Copperfield visitó la conocida cárcel de Alcatraz para realizar una fuga. Alcatraz fue durante muchos años una prisión de alta seguridad y no era fácil escaparse. Lo cierto es que es más un espectáculo de serie de televisión que una ilusión. Todo está muy editado y preparado. Eso no quita que sea muy entretenido si no nos preguntamos demasiado de si es una fuga real o no. También es cierto que en los años ochenta la gente era un poco más ingenua.

Atravesar la Gran Muralla China

En otro espectáculo que Copperfield hizo para la televisión, decidió atravesar la Gran Muralla China. Consigue atravesar un lado de la pared para aparecer al otro lado en solo unos minutos. Como siempre, el ilusionista pone mucho drama en el espectáculo, lo cual crea más ansiedad entre el público. Lo cierto es que Copperfield no solo es bueno haciendo estas ilusiones, sino también haciendo que la gente se meta del todo en ellas. Puede que esa sea también una parte importante del éxito de este gran ilusionista.

El reto de las cataratas del Niágara

¿Qué mago o ilusionista no ha pensado en utilizar las cataratas de Niágara para su espectáculo? Parece ya una tradición tirarse por estas cataratas o al menos pasar por encima de ellas sobre una cuerda. A principios de los noventa Copperfield quiso seguir la tradición y usar este lugar para su truco. Hay que decir que por mucho truco que haya en esta ocasión, el ilusionista se arriesgo más de lo debido. Había mucho margen para el error y podía haber salido muy mal. El propio Copperfield confesó que estuvo muy preocupado los días anteriores de hacer el espectáculo y lo pasó bastante mal. Al final todo salió como se esperaba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here