Solo unos pocos años después de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, la gente en Las Vegas pudieron ver bombas atómicas en acción en vivo. Podemos decir a estas alturas que los ataques nucleares a las dos ciudades japonesas son una de las grandes salvajadas que ha hecho el hombre. Aunque no estés de acuerdo con esto, por lo menos estarás de acuerdo que no es un motivo de celebración. Sin embargo, si hubieras estado en Las Vegas en los cincuenta puede que pensaras de otra manera. Ni siquiera había pasado una década desde las bombas atómicas de Japón cuando el gobierno americano convenció a todo el mundo que las armas atómicas no eran tan peligrosas.

foto-1

Parece que fueron muy convincentes ya que se creo lo que se llamó como turismo nuclear. Hay que recordar que en los cincuenta se estaba en plena guerra fría. Por este motivo se aceptó usar una zona en Nevada para hacer pruebas nucleares. Estas explosiones de prueba para bombas atómicas eran visibles desde Las Vegas. Estas explosiones atraían a gran cantidad de personas como se puede imaginar. Era todo un espectáculo ver los hongos formarse con las detonaciones, y una buena ocasión para hacer fotografías.

foto-2

Muchos empresarios vieron una gran oportunidad en esto, y muchos bares llegaron a crear los “cócteles atómicos”. Incluso hoy en día esto nos deja con la boca abierta por la frialdad y ligereza con la forma de tratar estas armas de destrucción masiva. Se llegaron a celebrar concursos de belleza con las pruebas atómicas de fondo. La ganadora era nombrada Miss Bomba Atómica.

foto-3

Los casinos tampoco se quisieron perder el negocio, y usaron las pruebas como reclamo para su negocio. Lo cierto es que se ganó mucho dinero con este turismo nuclear. Finalmente este tipo de bombas dejaron de probarse con tanta frecuencia y este tipo de turismo fue desapareciendo. También tuvo mucho que ver la concienciación de la gente con respecto a los efectos de estas armas. Sin embargo, hubo una época que muchos turistas veían estas explosiones de pruebas nucleares como una atracción, como si de fuegos artificiales se tratara.

foto-4

No hay comentarios

Dejar respuesta