La idea que tenemos cuando pensamos en estatuas griegas de mármol es que son majestuosas y sobre todo blancas. Estamos en lo cierto aunque hace unos miles de años estas estatuas no eran necesariamente blancas. De hecho, muchas tenían un gran colorido. Hoy en día las estatuas con sus colores originales es imposible, pero un arqueólogo alemán llamado Vinzenz Brinkmann ha hecho unas réplicas para que nos hagamos una idea. Basándose en sus estudios, ha creado estas réplicas de tamaño natural y usando las tonalidades que en teoría usaban antes.

En un principio los colores que utilizaban los antiguos griegos eran un misterio. Sin embargo, los arqueólogos han utilizado un sistema para identificar las zonas que habían estado pintadas. La técnica es alumbrar con una lámpara y ver dependiendo del ángulo las secciones erosionadas y las que no lo están. Las zonas menos gastadas tuvieron en su día una capa de pintura, lo cual las protegía mejor de las condiciones atmosféricas. Por antiguos documentos, se “suponen” los colores que tenían estas estatuas, aunque no sea del todo preciso.

El video que ha publicado el museo Getty nos muestra algunos trabajos del arqueólogo alemán, y nos da una colorida versión de estas esculturas griegas. Es sin duda una manera diferente de ver estas antiguas obras.

No hay comentarios

Dejar respuesta