A lo largo de la historia, los hombres lobo han sido más reales de lo que la gente cree. En 1764 una bestia con forma de lobo tuvo aterrorizada a la población de Gévaudan en Francia. No era la primera vez que las leyendas de hombres lobo habían circulado por Europa, ya que se conocían desde la edad media. Sin embargo, ninguna de las historias de licántropos había sido tan terrorífica como el periodo de la Bestia de Gévaudan. Aun hoy en día no se ha identificado la naturaleza de la criatura, pero en el siglo 18 implantó el miedo en la provincia de Gévaudan. Las horribles muertes que se produjeron se convirtieron en los peores ataques de lobo en serie de la historia de Francia. El pánico se extendió por todo el país y llegó a oídos del gobierno y el propio rey.

El principio del terror en Gévaudan

El primer ataque fue mientras una mujer joven estaba cuidando de su ganado mientras pastaban. La bestia atacó a los animales varias veces pero finalmente se retiró debido al ruido y pánico del ganado. La mujer lo vio y describió como un enorme lobo con pelo rojizo, orejas pequeñas, cabeza con forma de perro y una larga cola. El ataque se tomó como un caso único sin importancia, pero dos semanas más tarde un niño de catorce años fue asesinado a poca distancia del primer ataque.

Todo lo que se encontró del niño fue su gorra y calzado. El cuerpo había desaparecido y se pensó que había sido devorado por la extraña bestia. Durante el siguiente verano los ataques continuaron, siendo los objetivos hombres, mujeres y niños que estaban solos en el campo. La población de Gévaudan comenzó a tener miedo por lo que estaba pasando. Empezaron a armarse y hacer batidas para matar a los lobos de la zona con la esperanza de matar a la bestia.

Lo cierto es que la forma de los ataques de la bestia era horrible. Muchos testigos que vieron los restos de las víctimas decían que la cabeza y cuello eran las partes más dañadas, lo cual parecía que era la seña de identidad de la bestia. Se pensaba que la forma de actuar sugería que tenía inteligencia y hacía las cosas de forma planificada. Se empezó a correr el rumor que la criatura no cazaba y mataba por hambre sino por el placer de hacerlo. En el invierno de ese mismo año 1764 los ataques aumentaron, lo cual provocó la histeria colectiva entre la población.

La creencia de que estaban ante un hombre lobo

La gente estaba aterrorizada y el pánico se había extendido por toda la región. Se empezó a hablar de que un hombre lobo era el causante de las muertes. Otras personas menos supersticiosas pensaban que la criatura era simplemente un lobo que había crecido más de la cuenta o incluso que era una manada de lobos. Todas estas matanzas llegó a oídos del rey Luis XV después de que una batida de hombres armados fuera atacado por la bestia y a duras penas sobrevivieran. Lo reportaron de inmediato al gobierno y el mismo rey se ofreció a ayudar para acabar con la bestia de Gévaudan. Jacques Portefaix había encabezado la lucha contra la bestia y el rey recompensó a los supervivientes de la batida de hombre y dio a Portefaix un ascenso social. También se comprometió a que el gobierno perseguiría al monstruo y lo mataría para acabar con su reinado de terror.

Se contrataron a dos cazadores profesionales de lobos a principios del año 1765. Estos cazadores pensaban que la bestia podía ser un lobo gris euroasiático, por lo que tomaron a este tipo de lobo como objetivo de su persecución. Después de varios meses y cientos de lobos masacrados por los cazadores, soldados y la gente de Gévaudan, los asesinatos de la bestia seguían ocurriendo. Visto el fracaso de los cazadores profesionales, el rey decidió sustituirlos por uno de sus oficiales más cercanos llamado François Antoine.

La caza de la bestia

El teniente François Antoine mató a varios lobos durante su campaña para acabar con la bestia, donde se incluían a tres grandes lobos grises. El más grande de los tres era descomunal con un peso de unos 60 kilos, casi un metro de altura y dos de largo. Se llegó a la conclusión de que este lobo junto a los otros dos era el responsable de las muertes. Antoine fue a ver al rey y le contó lo que había ocurrido. Fue premiado con varios títulos y una fuerte recompensa por su servicio. El gigantesco lobo fue disecado y mostrado a la corte real como trofeo. Todo parecía que había acabado y la población de lentamente volvió a la normalidad.

Sin embargo, solo tres meses después los ataques volvieron a comenzar. La bestia solo había hecho una pausa en sus cacerías y continuó su sangriento trabajo. Las muertes continuaron durante buena parte de 1967 hasta que uno de los habitantes del pueblo llamado Jean Chastel junto un grupo de 300 de cazadores. Parece ser que consiguieron matar a la bestia, y hay rumores que dicen que Chastel tuvo que usar una bala de plata para acabar con ella. Se piensa que esto pudo ser el inicio de la leyenda de cómo acabar con un hombre lobo usando plata.

Algunos relatos de testigos que estuvieron en la cacería dicen que la criatura era una especie de lobo, aunque mucho más grande. Algunos decían que el tamaño era más el de un pequeño caballo que el de un lobo adulto. La piel era muy dura y por eso las balas poco podían hacer contra la bestia. Esto infundó más la creencia de que hay que usar balas de plata y no balas normales.

El final del terror en Gévaudan

Durante tres años hubo más de cien ataques en Gévaudan, y se calcula que murieron unas 200 personas. Muchas de las víctimas eran comidas mientras que otras solo eran asesinadas para luego dejarlas en el lugar. Cuando se abrió el estómago de la bestia, se encontraron restos humanos. Las muertes se detuvieron para nunca volver. Ya han pasado más de dos siglos desde estos siniestros hechos y la leyenda del hombre lobo sigue siendo una de las teorías más comentadas. ¿Qué era realmente la criatura? Por las descripciones no parecía un animal conocido, aun siendo muy parecido a un lobo. Algunos piensan que pudo ser una mutación de un lobo muy agresivo que encontró fácil la caza de personas. Aun hoy en día, no hay una explicación clara de qué era la bestia de Gévaudan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here