Para la gran mayoría, las navidades son un tiempo de alegría y fiestas y sobre todo para estar con la familia. Sin embargo, esta época del año está asociada en algunas culturas con un pasado más oscuro y siniestro. De hecho, en muchos sentidos la navidad tiene leyendas terroríficas que Halloween gracias al folclore de varios sitios de Europa y otras partes del mundo. Veremos algunas de ellas que puede no conocieras.

La navidad y los hombres lobo

Según algunas antiguas tradiciones de Europa central, los niños que nacen el día de navidad tienen más probabilidades de convertirse en hombres lobo. El motivo es que nacer el mismo día que Jesús se considera una blasfemia. Esta creencia era muy fuerte en la edad media y era algo que había que tomarse muy en serio. El escritor Guy Endore volvió a poner esta tradición de moda en su libro “El hombre lobo de París” donde su personaje es un licántropo que nace el 25 de diciembre.

Se cree que esta creencia viene del tiempo de los romanos, donde los lobos tenían un papel importante en aquellos tiempos. Se creía en la existencia de hombres lobo. Solo hay recordar la historia de Rómulo y Remo, los cuales fueron recordados por una loba. Se piensa que con la implantación del cristianismo se crearon estas leyendas donde nacer en día de navidad era una condena a ser un hombre lobo.

La navidad y la brujería

Para los que practicaban la brujería y ciertos ritos mágicos, el solsticio de invierno era una de las fiestas más sagradas. Según algunas de estas historias, la navidad es una versión más atractiva de la fiesta llamada Yule. El Yule era una celebración pagana que hacía el pueblo germánico y los celtas. Incluso había una fiesta romana llamada Saturnalia que se podía considerar una fiesta relacionada con la navidad. El Yule era el momento ideal conjurar hechizos según los creyentes en esta fiesta pagana.

Lo que está claro es que muchos elementos de la navidad que conocemos hoy en día, vienen directamente de tradiciones paganas de la antigua Europa. Sin embargo, el Yule se cree que viene más de las creencias católicas y su folclore. Lo cierto es que tanto en navidad como en el Yule, los espíritus tenían más acceso a nuestro mundo.

El gato Yule

Ya hemos hablado de la fiesta pagana de Yule, pero no de su gato. En Islandia en tiempos de navidad, el gato Yule castiga aquellos que no tienen puesto algo de ropa nueva. Se describe como una bestia gigante que recuerda a la gente de Islandia que hay que trabajar duro durante todo el año. Los que no han trabajado lo suficiente no podrán comprar ropa nueva. Esto provocará la visita de este gato infernal que se comerá toda la comida que tenga la persona en casa. Aunque los orígenes de este gato nos inciertos, se piensa que fue creado para motivar a la gente a que produjera más. Hay algunas versiones de la historia donde también comen personas.

El Krampus es también algo muy navideño

Aunque mucha gente está conociendo al Krampus gracias al cine de terror, lleva desde siempre en las creencias navideñas. De la misma manera que hay un papa Noel, hay un Krampus. Las creencias tienen un origen germano y se puede decir que es un ayudante de San Nicolás. De todos modos, hay varias interpretaciones del Krampus. En algunos sitios se representan como monstruos horribles y peludos que son invocados en el día de navidad. Su misión es ir casa por casa buscando a los niños buenos y malos y decírselo a Santa Claus.

La bruja de navidad

Existe una bruja de navidad y se llama La Befana, la cual es conocida en toda Italia. Se describe a esta bruja volando en su escoba en invierno. Aunque es una figura navideña, es el 6 de enero cuando da regalos a los niños que se han portado bien. Se puede decir que es la versión italiana de los reyes magos, ya que reparte los regalos el mismo día que ellos. Para los niños que se han portado mal, La Befana baja por la chimenea y deja carbón en los calcetines. Muchos padres italianos siguen diciendo a sus hijos que si no se portan buen La Befana de los llevará.

Como se puede ver, La Befana no solo se parece a los reyes magos, sino también tiene similitudes con Papa Noel y el Krampus. Se piensa que esta leyenda tiene orígenes cristianos. De hecho, hay una historia que dice que los reyes magos visitaron a la bruja la noche que nació Jesús. La Befana les dio cobijo y comida, pero declinó ir a visitar a Jesús porque tenía mucho trabajo que hacer. Después se arrepintió y quiso ir pero no pudo encontrar ni a los reyes magos ni a Jesús. Por eso su maldición es continuar volando para ver si los puede encontrar.

Peter el Descuidado

Si hay una figura oscura en las leyendas navideñas ese es Peter el Descuidado. Se le presenta como una ser con un pelo muy descuidado y uñas largas e irregulares. Haciendo honor a su apodo, su aspecto es el de no haberse acicalado en años, lo cual le da un aspecto terrorífico. Según el folclore, se dedica a comerse a los niños que maltratan a los animales, no se comen todo lo que les ponen en el palto o hacen cosas malas a lo largo del año. Es una especie de hombre del saco navideño que sobre todo asusta a los niños si no se portan bien. Su origen es germánico aunque hay historias similares de este ser en Italia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here