¿Conoces la Leyenda de la Columna del Diablo?

En Milán hay tenemos la iglesia de San Ambrosio y no es una iglesia cualquiera. En la parte derecha de la entrada hay una columna en medio de una pequeña plaza que tiene un estilo totalmente diferente  que el resto de edificios de la zona. Es conocida entre los habitantes de la zona como la columna del diablo. Es parte de una de las leyendas más antiguas de Milán. El origen de la leyenda no está muy claro, aunque hay algunas pistas que pueden situar cuando fue construida esta columna. Al principio se creían que se hizo en la edad media, aunque estudios posteriores sugieren  que data de la época romana. Lo cierto es que no está del todo claro de dónde viene.

foto-1

Cuenta la historia que San Ambrosio, el cual todavía no era santo sino un obispo, estaba dando un paseo por el jardín de la basílica. De repente se le apareció el diablo, con el que Ambrosio declarada una guerra abierta al estar limpiando la ciudad de pecados y tentaciones. Por este motivo, el diablo siempre estaba intentando tentar y corromper a Ambrosio. Esto molestaba mucho al futuro santo. Lo que hizo fue aprovechar un descuido del diablo le dio una patada en el trasero y le dejó incrustado en la columna. Los dos agujeros que se pueden ver en la columna fueron hechos con los cuernos del diablo al estrellarse.

La derrota del diablo y la leyenda

El diablo entonces luchó con todas sus fuerzas para librarse, y al final lo consiguió. Asustado por la experiencia que había tenido, el diablo huyó del lugar. Desde entonces, el día después de viernes santo se puede ver al diablo montado en un carruaje pasando frente a la basílica y arrastrando todas las almas pecadores que encuentra a su paso. La leyenda ha hecho que todos los años grupos de satanistas se visite la iglesia por si tienen la oportunidad de ver al diablo. El folclore local dice que los dos agujeros supuestamente hechos por los cuernos del diablo, huelen a azufre. Dicen que si pegas el oído en la columna, se puede escuchar el sonido del infierno.

Lo cierto es que Italia tiene cientos de leyendas y folclore sobre este tipo de cosas, aunque la columna del diablo puede que sea de las más populares. Es obviamente una buena manera de atraer turismo (aparte de algún que otro satanista) y la basílica es visitada todos los años por cientos de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here