Recientemente hemos podido ver varias películas de terror basadas en espíritus y demonios, como las dos partes de “Expediente Warren” y el remake de “Terror en Amityville”. En el caso de estas dos películas, el matrimonio formado por Ed y Lorraine Warren estuvo realmente metido en estos casos basados en hechos reales, y la realidad muchas veces supera a la ficción. Muchas películas del género de terror están basadas en cosas que ocurrieron en realidad, y nos dejan la duda de si realmente existe lo paranormal. Este matrimonio estuvo muchos años dedicado a la investigación de toda clase de fenómenos inexplicables. Dedicaron más de 50 años de su vida a esto, aunque fue en los años setenta cuando se dieron a conocer en todo el mundo.

foto-1

Ed Warren había sido un veterano de la segunda guerra mundial y luego agente de policía. Con el tiempo se formo por su cuenta para ser demonólogo. En 1952 fundó la Sociedad de investigación psíquica  de Nueva Inglaterra, junto a su esposa, un clarividente y un médium. Con el tiempo fueron ganando fama al ser llamados para echar espíritus malignos de casas por medio de exorcismos.

El caso de David Glatzel y Arne Cheyenne

foto-2

Uno de los casos que les dio a conocer al gran público fue el de una posesión demoníaca, donde se usó este alegato como defensa. A principios de los años ochenta, un niño de once años llamado David Glatzel empezó a presentar síntomas de posesión diabólica. La familia llamó a los Warren para ayudar al joven. Se hicieron tres exorcismos, pero en el último de ellos el hermanastro de David dijo en voz alta que los demonios le poseyeran a el en lugar de su hermano. Parece ser que la posesión de Arne Cheyenne, el hermanastro de David Glatzel, lo cual le hizo muy violento.

Los Warren no pudieron impedir que los demonios pasaran de un cuerpo a otro, y avisaron a la policía de que podía ocurrir una desgracia. La policía no creyó nada sobre esta posesión demoníaca y lo dejaron pasar. Unos meses después, Arne mató a su casero de una forma brutal. Los Warren testificaron en el juicio defendiendo a Arne y el caso se empezó a llamar “El diablo me dijo que lo hiciera”. Arne fue condenado a entre diez y veinte años de prisión, aunque fue liberado a los cuatro por buen comportamiento.

El caso de Amityville

foto-4

El matrimonio ya había conseguido fama por el caso de David Glatzel y Arne Cheyenne, pero nada comparado con el caso de Amityville. Fue uno de sus casos más famosos gracias a su colaboración con los habitantes de esta casa tan famosa. Los Lutz habitaban la casa aun sabiendo que años atrás Ronnie DeFeo había matado a toda su familia en ella. Por si acaso, hicieron que un sacerdote bendijera la casa. Parece ser que el sacerdote pudo escuchar una voz que le dijo que se fuera. A partir de aquí los Lutz empezaron a sufrir actividades paranormales.

Decidieron llamar a Ed y Lorraine para que practicaran un exorcismo en la casa. Sin embargo, no tuvieron éxito y finalmente los Lutz abandonaron la casa dejando casi todo lo que tenían dentro. Curiosamente los inquilinos posteriores nunca notaron ninguna actividad paranormal, por lo que la gente se planteo varias preguntas. ¿Habían conseguido los Warren echar a los demonios de la casa? ¿Hubo demonios realmente en la casa desde el principio? En este sentido había opiniones variadas de si era verdad o no que Amityville estaba maldita con presencias malignas.

El museo de lo  oculto de los Warren

foto-3

Si has visto las películas comentadas al principio, ya sabrás que los Warren tiene uno de los museos paranormales más famosos del mundo. Lo llaman su museo de los oculto y está abierto al público. En este singular museo podemos ver muñecos vudú y la verdadera muñeca Anabel, la cual tiene su propia película.

Ed Warren murió hace unos años pero su esposa Lorraine sigue apareciendo en diversos eventos. Incluso hizo un papel secundario en el film “Expediente Warren”. También estuvo en un documental sobre el caso de Amityville donde se reunió con gente que estuvo cercano al caso. Muchos todavía se plantean si este matrimonio está engañando a la gente o si hay algo de verdad. Lo cierto es que ayudan a mucha gente con sus miedos y creencias en espíritus malignos, lo cual es bueno. También nos han dejado buenas historias para hacer películas. ¿Qué pensaría Houdini de esto?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here