¿Te has preguntado alguna vez como es la tumba de un vampiro? Hace poco hicimos  un artículo sobre supuestos cementerio habitados por vampiros, pero no saltamos una de las tumbas más curiosas que hay sobre este tema. En las islas británicas existe lo que se cree la tumba de un vampiro que ha estado enterrado por más de un siglo. Es fácilmente reconocible porque está hecha de cemento y rodeada de cadenas. ¿De donde viene esta creencia? Según la leyenda, Matthew Halsall murió en la Isla de Man con poco más de 50 años. Como era costumbre, todos sus amigos y familiares le recordaron en un funeral donde se consumían grandes cantidades de alcohol. Su despedida de este mundo iba acompañada de brindis e innumerables rondas. Sin embargo, parece ser que en algún momento del funeral pasó algo extraño.

Mientras amigos y familiares estaban en haciendo la etílica despedida, oyeron una especie de gruñido en el interior del ataúd de Halsall. Lo primero que pensaron era que podía estar vivo, por lo que apresuradamente abrieron el ataúd. Cuando lo hicieron comprobaron que seguía estando muerto. La superstición de la época y el alcohol les llevó a la conclusión de que era un vampiro. Por tanto, le clavaron una estaca en el corazón.

El siguiente paso fue cubrir la tumba con una espesa capa de cemento en lugar de tierra. Aun con una estaca clavada en el corazón, temían que encontrara la forma de salir de la tumba para torturarles. Parece ser que el cemento no era suficiente protección, por lo que rodearon la tumba con cadenas. Los habitantes de la isla pensaban que rodear con cadenas una tumba impedía salir a los malos espíritus. Parece que esto fue suficiente ya que nunca más se volvió a saber de Matthew Halsall, ni en forma de vampiro o de espíritu.

Actualmente se piensa que ese gruñido que escucharon los invitados al funeral, fue simplemente aire escapando del cuerpo de Halsall. Es algo muy habitual, y de hecho muchos forenses quitan estos restos de aire apretando el pecho del cuerpo. Sin embargo, estamos hablando del año 1884, y este sonido de los pulmones del cadáver fue suficiente para que todo el mundo pensara que Matthew Halsall era realmente un vampiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here