Si has visto la película “Exorcismo en Connecticut” posiblemente te hayas fijado que dice que está basada en hechos reales. Como es muchas películas de este tipo, siempre hay que andar con cautela sobre si realmente ocurrió o no. En el caso de la familia Snedeker si es cierto que hubo un caso de supuestos fenómenos sobrenaturales. No fue un caso tan famoso como el de Amityville, pero consiguió atraer la atención de los famosos investigadores de lo paranormal Ed y Lorraine Warren. Contamos la historia como realmente ocurrió y lo que se piensa sobre su veracidad.

La Verdadera Historia de la Familia Snedeker

Carmen y Al Snedeker eran un matrimonio con tres hijos jóvenes siendo la más pequeña una niña. Tuvieron la mala suerte de ver como uno de sus hijos contraía cáncer y necesitaba un tratamiento de urgencia para salvarle la vida. Era el año 1986 y en aquellos tiempos al igual que ahora, los tratamientos eran caros y los tenían que pagar los familiares. El hospital donde su hijo Philip tenía que darse la quimioterapia y radioterapia les quedaba lejos de donde vivían. Por este motivo decidieron mudarse al pueblo de Southington en Connecticut para estar más cerca del hospital. Hasta entonces tenían viajar durante cuatro horas para ir y otras cuatro para volver durante los tratamientos.

La economía de la familia Snedeker no estaba pasando por sus mejores momentos debido a los gastos médicos. Sin embargo, tuvieron suerte al encontrar en Southington una casa que parecía perfecta y además con el alquiler muy barato. Era una enorme casa antigua donde la familia tenía todo el espacio del mundo. Además de esto, una prima se había ido a vivir con ellos, por lo que eran seis personas viviendo en la casa. No se plantearon el porque la renta estaba tan barata pero pronto se dieron cuenta del motivo.

Una antigua funeraria como su nuevo hogar

Mientras estaban haciendo la mudanza a la nueva casa, se dieron cuenta que en el sótano había una habitación que resultó ser una sala de embalsamamiento. En la sala había una mesa giratoria para embalsamar a los fallecidos, bandejas llenas de instrumentos médicos y muchos frascos con sustancias químicas. La casa a la que se estaban mudando había sido una funeraria. El sótano había sido separado en varias secciones, y decidieron que los dos chicos durmieran en una de las habitaciones más grandes. El resto de la familia dormía en la primera planta.

El comienzo de las actividades paranormales

Al poco tiempo de estar viviendo en la casa Carmen empezó a experimentar extraños fenómenos que no podía explicar. Algunos objetos desaparecían y escuchaba voces extrañas en diferentes partes de la casa. Los hijos incluso aseguraron que había visto personas extrañas en el interior de la casa. También se oían en ciertas habitaciones como si cientos de pájaros estuvieran agitando las alas, aunque todas las ventanas estaban cerradas.

Durante uno de los tratamientos de Philip, hubo un cambio radical en su comportamiento. De ser un chico simpático y cariñoso a pesar de su enfermedad, se volvió huraño y con continuos enfados. Empezó a escribir poesías donde hablaba continuamente de la muerte. En un primer momento lo achacaron a los duros tratamientos contra el cáncer. Sin embargo, un día atacó a su prima y la intentó violar. Fue detenido y lo llevaron al hospital para evaluar su estado. Le detectaron una esquizofrenia y le internaron durante un tiempo. Mejoró bastante en el hospital y pasado un tiempo volvió a casa.

Los fenómenos paranormales empeoraron con el tiempo

La familia Snedeker pasó de escuchar y ver algunas cosas extrañas a fenómenos mucho más directos. La casa empezó a oler a carne podrida y no podían detectar de donde venía. Según Carmen, una noche una entidad invisible la violó por la noche. También pudieron ver una persona con una larga melena oscura y ojos negros que paseaba ocasionalmente por la casa. Todo esto hizo que decidieran pedir ayuda a Los Warren, para saber que estaba pasando.

La llegada a la casa de Ed y Lorraine Warren

Los Warren fueron a la casa para pasar algunas semanas viviendo en ella y comprobar si era verdad lo que decían. Durante el tiempo que estuvieron dijeron que efectivamente había una actividad paranormal muy visible. Se oían voces y sonidos extraños, había cosas que se movían solas y había portazos en zonas de la casa donde no había nadie. Sus investigaciones sobre la casa desvelaron que uno de los empleados de la antigua funeraria había realizado necrofilia con los cuerpos. Esto le llevó a su despido y detención por este delito.

Después de ver todas estas evidencias Los Warren decidieron hacer un exorcismo para limpiar la casa del mal. Después de hacer esto declararon la casa libre de espíritus malignos. Sin embargo, la historia no acabó ahí. Dada la publicidad que se dio al caso de la familia Snedeker, hubo investigaciones por parte de otros grupos dedicados a lo paranormal. Muchos concluyeron que todo había sido un montaje.

La polémica que hubo después del caso de la familia Snedeker

Según la persona que alquiló la casa a la familia Snedeker, les dijo que había sido una funeraria con anterioridad. No era cierto que no lo supieran. También dijo que antes de mudarse a la casa, otras personas habían vivido en ella y nunca habían visto nada anormal. Aparte de todo esto, hubo muchas contradicciones entre las versiones que daban los miembros de la familia.

La familia Snedeker siguió viviendo en la casa otros dos años después del exorcismo. Luego se mudaron a Tennessee. La casa volvió a ser alquilada y los nuevos inquilinos nunca vieron nada extraño. Parece que los únicos que habían experimentado fenómenos sobrenaturales habían sido los Snedeker. Todo esto llevó a pensar que se lo habían inventado todo para conseguir fama y dinero con entrevistas y publicaciones.

Algunos hechos reales que pudieron ser comprobados

Muchas de las cosas que la familia Snedeker dijo haber experimentado fueron ciertas, pero pueden tener una explicación. Las continuas interrupciones de la corriente eléctrica si fueron comprobadas que pasaron. Sin embargo, se pudo ver que había sido por unos árboles que habían crecido demasiado y sus ramas golpeaban las líneas eléctricas cuando había viento. Estas líneas eléctricas no estaban aisladas, por lo que era normal que hubiera cortes de luz.

También se investigó a la familia que había trabajado en la funeraria. Resultaron ser la Los Hallahan, los cuales lo habían hecho funcionar como un negocio familiar. Debido al alcance que habían dado al caso Los Warren, se habían creado rumores de que Los Hallahan hacían ritos satánicos y extraños rituales en la funeraria. Se investigó esto en antiguos periódicos locales y preguntando a vecinos, y no se pudo encontrar nada. Parece ser que los rumores eran todos inventados. Miembros de la familia Hallahan seguían viviendo en el área y eran muy respetados por todos.

Todo esto hace pensar que el caso Snedeker fue realmente algo preparado tanto por esta familia como por Los Warren. Aun así, consiguieron el impacto mediático que buscaban y se escribió mucho sobre el tema. De hecho, junto al caso Amityville es uno de los más recordados en el campo de lo sobrenatural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here