Una de las mejores películas del actor Nicolas Cage es sin duda Leaving Las vegas. Habla sobre un hombre llamado Ben Sanderson que pierde su trabajo y su familia. Es tal su desesperación que decide hacer un última viaje a Las Vegas para suicidarse bebiendo. Una vez en la ciudad comienza una relación con Sera (Elisabeth Shue), una prostituya que se enamora de el. Aunque deciden de mutuo acuerdo no juzgarse, al final Sera quiere impedir las intenciones suicidas de Sanderson.  La película está basada en la autobiografía de John O’Brien y fue uno de los grandes éxitos del director Mike Figgis.

Nicolas Cage ganó un Oscar por su papel de alcohólico suicida y Elisabeth Shue fue nominada a la estatuilla por su personaje. También hubo nominaciones a mejor director y mejor guión. Nada mal para una película que se rodó en solo 28 días. Ya han pasado unos cuantos años desde su estreno, pero recordamos algunas curiosidades que puede que no sepas o recuerdes.

1 – El escritor de la novela se suicidó antes de la producción de Leaving Las Vegas

El escritor John O’Brien escribió Leaving Las vegas como su primera novela con éxito. Era una novela donde hablaba de su propia experiencia con el alcohol y sus adicciones. Sin embargo, según su padre realmente esa novela fue su nota de suicidio. Cuatro meses antes de suicidarse de un disparo, se había enterado que iban a hacer una película de su novela. Tenía solo 33 años y no llegó a ver la película hecha.

2 – La casualidad del personaje de Nicolas Cage

En una entrevista, Nicolas Cage comentó que hubo una inquietante causalidad durante el rodaje que le dejó sorprendido. Cuando esta haciendo su personaje de Sanderson en el film, eligió un reloj y el coche que tenia que llevar entre otras cosas. Lo que no sabía era que había elegido el mismo reloj y el mismo coche BMW que tenía John O’Brien en la vida real. Se lo dijo la familia cuando estaban viendo uno de los rodajes.

3 – No se grabó de la manera habitual

En aquellos tiempos la norma para hacer películas era hacerlo en 35 milímetros. Sin embargo se decidió hacer en 16 milímetros porque era más barato. Leaving Las vegas tenía un presupuesto bastante bajo para los actores y medios que tenía, de unos tres millones y medio dólares. Esto les gustó a los actores y sobre todo a Cage. Dijo que rodar frente a este tipo de cámaras le hacía sentir más cómodo.

4 – No tenían claro contratar a Elisabeth Shue

La actriz era muy conocida por su papel en Karate Kid y otras donde se la veía muy angelical. Cando el director Mike Figgis decidió incluirla en la película mucha gente le dijo que se había vuelto loco. Pensaban que este tipo actriz no encajaba en una película con un argumento tan duro y menos haciendo de prostituta. Al final fue todo un acierto porque casi gana el Oscar a mejor actriz.

5 – La investigación de Cage para hacer su papel

Nicolas Cage se preparó a conciencia para hacer Leaving Las Vegas. Para empezar, habló con muchos alcohólicos para saber como era beber de una forma descontrolada. También vio unas cuantas películas que hablaban sobre el tema como “Días de Vino y Rosas”, “Días sin Huella y “Bajo el Volcán”. Incluso le dijo al director que preguntara al actor Albert Finney si estaba realmente borracho cuando hizo el film “Bajo el Volcán”. El actor respondió que no, ya que si hubiera bebido como en el film, ya estaría muerto.

6 – Varias empresas de bebidas alcohólicas no querían aparecer en la película

En Leaving Las Vegas muchas etiquetas en las botellas tuvieron que ser cambiadas o dadas la vuelta. Muchas compañías no querían estar asociadas a una película sobre los peligros del alcohol El director Mike Figgis dijo en una entrevista que una compañía de cerveza ofreció al equipo de producción y al reparto cerveza gratis si no ponían su producto en el film.

7 – Naomi Campbell casi está en la película

La actriz se suponía que iba a hacer el papel de prostituta que el Ben lleva al apartamento de Sera. Sin embargo, en el último momento Naomi Campbell renunció al papel para dedicarse a otro proyecto.

8 – Las improvisaciones de Cage en el film

Está claro que Nicolas Cage se toma muy en serio sus papeles y hacer lo que sea para hacerlo reales. La mayoría sabe como se comió una cucaracha de verdad en “Besos de Vampiro”. En una de las escenas de Leaving Las Vegas se puso a cantar “Parsifal” de Wagner en la escena que está en el casino. Nadie sabe porque lo hizo pero fue totalmente improvisado. En la escena que está muriendo en la habitación de un hotel. Intentó usar hielo en la cama para provocarle espasmos. Sin embargo, hacía mucho ruido y se descartó la idea.

No hay comentarios

Dejar respuesta