Las enfermedades de transmisión sexual siempre han existido y es algo muy inquietante. Hace tiempo se habla casi exclusivamente del VIH como lo más común que se puede contagiar teniendo relaciones. Sin embargo, nos solemos olvidar de otras enfermedades que llevan mucho tiempo entre nosotros y siguen aquí. La gonorrea es la segunda enfermedad transmitida sexualmente más común en el mundo. Te contaremos algunas cosas de la gonorrea que te ayudarán a saber más sobre la enfermedad, y también que te inquietarán.

Los síntomas de la gonorrea son dolor al orinar, dolor de garganta, fiebre, malestar general y en los hombres una eyaculación dolorosa. Algunas veces no muestra síntomas y también se puede confundir con otras enfermedades. El peligro que tiene la gonorrea es que se puede propagar con mucha facilidad, pero eso no es lo único que da miedo. Hay cosas de esta enfermedad que asustan mucho más y que te contamos.

1 – La gonorrea antes de los antibióticos

El nombre de esta enfermedad fue dado por un médico griego llamado Galeno. Sus conocimientos en medicina fueron los más utilizados en Europa a lo largo de mil años. No solo fue un genio en el campo de la medicina, sino en otros campos como la astronomía, astrología, arquitectura y filosofía. En relación a la enfermedad comprobó que tanto de los órganos sexuales masculinos como femeninos salía un líquido viscoso. Pensó que era semen y le puso el nombre de gonorrea, que en griego significa “flujo de semen”.

El tratamiento a lo largo de la historia ha sido muy variado, pero la bacteria de la gonorrea es muy resistente. Hasta el descubrimiento de los antibióticos no había realmente una buena solución. En tiempos de guerra esta infección bacteriana solía estar muy presente entre los soldados. La falta de higiene y el sexo ocasional por donde iban extendía la gonorrea por todas partes. Se sabe que los hombres se intentaban sacar el líquido viscoso golpeando su miembro con algún objeto. Pensaban que sacando ese líquido la enfermedad remitiría. Por suerte los antibióticos terminaron con estos remedios más bien bárbaros y dolorosos.

2 – Se está haciendo muy resistente

En los últimos años los médicos están comprobando que la gonorrea es cada vez más resistente a los antibióticos. Los mismos medicamentos que se han usado siempre ahora son menos efectivos. Uno de los motivos es debido al sexo oral sin protección Muchos infectados son tratados por problemas de garganta pensando que es otra cosa. Se dan antibióticos para este dolor de garganta sin saber que es realmente la gonorrea. Esto hace que la enfermedad se haya ido haciendo más resistente y fuerte.

Esto es algo que preocupa mucho a la comunidad médica de todo el mundo. El problema es que no quedan muchas opciones con los antibióticos como alternativa. Hace tiempo que se están buscando otros medios para luchar contra la bacteria, en caso de que los antibióticos dejen de funciona por completo.

3 – Las enfermedades asociadas

Uno de los mayores problemas de la gonorrea son las enfermedades asociadas, las cuales son muy preocupantes. Se sabe que puede provocar problemas coronarios de por vida. Esto es debido a la inflamación de las válvulas del corazón. En el caso de mujeres embarazadas, la enfermedad puede ser pasada a los hijos y en algunos casos les puede provocar ceguera. Las infecciones en los ojos son comunes y tiene que ser tratadas de inmediato para evitar males mayores. Algunos hombres pueden quedar estériles si no se trata la gonorrea a tiempo.

4 – Los preservativos pueden no ser tan efectivos

Los condones no siempre pueden ayudar a evitar la infección por gonorrea. No lo hacen porque puede haber otras partes del cuerpo que no están protegidas. Una simple herida o fluidos que contengan la infección pueden propagar la enfermedad. La gonorrea puede ser asintomática durante todo un mes antes de tener algún síntoma. Como se ha dicho, en algunos casos ni siquiera hay síntomas, pero la enfermedad sigue siendo igual de contagiosa. Esto es una de las causas por lo que se extiende tan fácilmente.

5 – Los tratamientos antes de la penicilina

Como se ha dicho en otra sección, antes de los antibióticos no era tan fácil tratar la gonorrea. El remedio más usado era con inyecciones de mercurio directamente aplicadas al pene. Nos podemos imaginar lo desagradable de este tratamiento, sobre todo teniendo en cuenta donde había que pinchar. Esto se hacía sobre todo antes de los años cuarenta, cuando la penicilina fue descubierta. Se usaban también otros productos, como la plata coloidal, arsénico y otros minerales.

Lo efectivo de estos dudosos tratamientos dependía de si la evolución de la enfermedad. En muchos casos los síntomas se aliviaban, pero realmente podía ser el propio sistema inmune del paciente atacando la bacteria. También se ha llegado a probar Listerine para las infecciones de garganta por gonorrea. El motivo es que se comprobó que reducía bastante el número de bacterias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here