Los japoneses tienen su propia liga profesional de béisbol y se toman el juego muy seriamente. Sin embargo, algunas veces las cosas se tuercen y ocurren cosas inesperadas. En este mismo mes de abril hace pocos días los Hanshin Tigers estaban jugando contra los Yokohama BayStars en el estadio de Yokohama. De repente un gato salió al campo y corrió frenéticamente por todos lados. En un momento dado parece que estaba jugando también con uno de los equipos dadas sus carreras parecidas a los jugadores. Finalmente encuentra un juego para escabullirse entre las risas y aplausos de los espectadores.

No hay comentarios

Dejar respuesta