Charles Chaplin hizo un gran número de películas que han quedado como obras maestras. Era capaz de mezclar la comedia con la tragedia, la soledad y el hambre extremo. La película La Quimera del Oro fue estrenada en 1925 y según dijo Chaplin, era la película por la que quería ser recordado. En los años cuarenta incluso la volvió a estrenar pero esta vez con sonido. La añadió una voz narrando y una banda sonora. También se añadieron algunas escenas, como el del beso final. Te contamos algunas cosas increíbles sobre La Quimera del Oro, una de las películas más conocidas de este gran actor y director.

1 – Se inspiró en parte con un terrible hecho real

La Quimera del Oro tiene sus bases en unos hechos oscuros ocurridos en la vida real. Fue un hecho conocido como la expedición Donner. Chaplin leyó un libro que hablaba de este suceso, donde unos pioneros americanos quedaron atrapados en las montañas de Sierra Nevada durante el invierno. Tuvieron que recurrir al canibalismo para poder sobre vivir. En el libro también se hablaba como los miembros de la expedición incluso se comieron sus propios mocasines. Chaplin cogió este hecho y lo puso en una de las escenas de La Quimera del Oro.

2 – En la Alemania Nazi fue prohibida

Mucho antes de que Charles Chaplin hiciera El Gran Dictador, donde se burlaba de Adolf Hitler, los nazis no tenían una buena opinión de Chaplin. Pensaban que era judío, aunque realmente no lo era. En los primeros años del partido nazi se prohibió La Quimera del Oro, porque se cualquier muestra artística de judíos era inaceptable.

3 – La bota que se comió Chaplin era de regaliz

Una de las escenas más famosas de La Quimera del Oro es cuando Chaplin se come su propia bota. El actor y director era un perfeccionista y por eso le tuvieron que hacer 20 botas de regaliz para hacer la escena. Le llevó tres días y más de sesenta tomas para hacer la escena. Esto llevó a que el propio Chaplin y el actor Mack Swain tuvieron algunos problemas digestivos que les enviaba continuamente al baño. Por lo visto el regaliz tenía propiedades laxantes.

4 – Se contrataron a cientos de extras para la primera escena

Para la primera escena de La Quimera del Oro Chaplin quería plasmar con realismo una foto que había visto en un libro. Se trataba de cientos de mineros que cruzaban el paso de Chilkoot. Lo quería hacer sin usar modelos en miniatura o efectos especiales. Por ello contrató a cientos de extras para rememorar la escena de la foto. Utilizó incluso a todos los miembros del equipo de rodaje que no estaban ocupados. A cada uno de los extra se le pagaba unos ocho dólares al día, lo cual no estaba mal para la época. Lo más curioso es que el extra que más cobró fue un perro. Es el de la escena donde el perro arrastra al trampero. Se le pagaron 35 dólares diarios.

5 – La escena del sueño navideño de Chaplin está inspirado en algo que le pasó de joven

En la escena del sueño donde Chaplin está en un saló de baile durante la navidad, hay algo de realidad. Es algo que le pasó a Chaplin de joven mientras estaba de gira con una compañía de teatro. Invitó a los miembros de otra compañía de teatro para tomar el té. El problema fue que el jefe de la otra compañía no les dejó ir y nadie se lo contó a Chaplin. Le dejaron esperando y ni uno solo de los invitados apareció. Esto se le quedó a Chaplin grabado y por eso lo puso en La Quimera del Oro.

6 – Se han hecho innumerables referencias y parodias sobre La Quimera del Oro

La escena del baile con tenedores y unos bollos de pan se ha hecho de las más populares del cine. Se han hecho infinidad de imitaciones donde incluso Los Simpson le hacen un homenaje. La escena se hizo tan famosa que en algunos cines volvían a poner solo esa escena para regocijo de todo el público. Lo que mucha gente no sabe es que este baile con los bollos de pan era algo que luego Chaplin hacía para sus amigos. Una vez visitó a Pablo Picasso en Francia y el pintor le enseñó sus últimos trabajos. Chaplin le hizo el baile de los bollos a cambio del tour que Picasso le hizo.

No es la única escena que luego se ha usado como referencia en otras series y películas. La escena de la bota también se ha hecho muchas veces. De hecho, el director Werner Herzog se comió su propia bota después de perder una apuesta. La idea fue sacada de la película La Quimera del Oro, pero esta vez se la tuvo que comer de verdad.

7 – La Quimera del Oro fue considerada una obra de arte desde el principio

Tuvo un éxito rotundo en todos los sentidos, y esto fue desde el principio. Los periódicos de la época hablaron de obra maestra donde se mezclaba la poesía, la comedia, la dureza y muchas más cosas. No es de extrañar que Chaplin la considerara su obra más personal y querida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here