Recientemente el aeropuerto ruso de Kazan se vio sorprendido con un hecho insólito. Un conductor Entró a la fuerza en las instalaciones con su coche y recorrió la mayor parte del aeropuerto mientras varios guardias le perseguían. Las personas que había en ese momento en las diferentes salas no daban crédito a lo que veían. Por suerte nadie salió herido ya que podían apartarse y la intención del conductor no era atropellar a nadie. Las diferentes cámaras del aeropuerto pudieron grabar toda la secuencia a través de los diferentes pasillos. Finalmente pudo ser capturado y puesto a disposición judicial.

Algunos testigos dijeron que ya fuera del aeropuerto su forma de conducir era errática. En el aparcamiento tiró algunas vallas y fue entonces cuando los agentes intentaron detenerlo. Pudieron comprobar que el conductor estaba borracho, por lo que solo le querían impedir seguir conduciendo. Sin embargo, parece que este temerario conductor tenía otra idea. Empezó a embestir la puerta del terminal y consiguió pasar dentro. Al video le han añadido la música de Benny Hill, lo cual resulta divertido. Aun así, hay que recordar que esta persona podía haber herido a alguien.

No hay comentarios

Dejar respuesta