Hoy hablaremos del Fantasma de la Iglesia de San Marcos. Esta iglesia fue construida en 1868 y se puede localizar en Estados Unidos, y para ser más preciso en el Cheyenne, estado de Wyoming. Esta iglesia en particular tiene fama de estar encantada y supuestamente habita en sus paredes un fantasma con una historia muy extraña. Todo empezó en 1886 cuando se pensó en construir una nueva torre para la iglesia. Se contrataron a dos trabajadores suecos expertos en construcciones de piedra. Empezaron la obra haciendo un excelente trabajo. Sin embargo, antes de que la torre estuviera terminada, los dos trabajadores desaparecieron misteriosamente. No se supo nada más de ellos, y se pensó que simplemente se habían ido por algún motivo no especificado.

Por varios motivos la torre se dejó sin terminar. Tuvieron que pasar unos años, y en 1927 se decidió terminar la torre al haber presupuesto para ello. El problema fue que empezaron a ocurrir cosas inexplicables dentro de la iglesia de San Marcos. Varias personas dijeron haber visto una figura fantasmagórica dentro de la iglesia mientras se estaba acabando la torre. Muchos trabajadores que estaban haciéndolo dijeron que estaban demasiado asustados para trabajar ahí. Simplemente dejaron el trabajo.

Una habitación para el fantasma de la Iglesia de San Marcos

Por muy extraño que pueda parecer, se decidió acomodar una habitación para que el fantasma pudiera estar más cómodo. De esta manera, se quería que no fuera hostil con la gente que estaba trabajando en la torre. Era una habitación bastante aislada en la iglesia y se pensaba que el espectro estaría encantado de estar en ella. Parece que dio resultado porque las supuestas apariciones se redujeron bastante después de habilitar la habitación.

Pasaron varias décadas y la fantasmal presencia se dejó seguir viendo de vez en cuando. El pastor que estaba a cargo de la Iglesia de San Marcos en aquel momento recibió una sorprendente explicación sobre lo que estaba pasando. El pastor Eugene Todd fue llamado para ira a una residencia de ancianos porque uno de los que ahí estaban quería confesarse. Estaba muy enfermo y quería esta confesión antes de que llegara el fatal desenlace. Le dijo al reverendo que el era uno de los dos trabajadores suecos que desaparecieron.

La revelación del trabajador sueco desaparecido

Según el anciano le dijo al pastor, el otro trabajador sueco se había caído de la torre en construcción y se había matado. El se quedó horrorizado al ver lo que había pasado y tuvo miedo de que le acusaran de la muerte. Lo que hizo fue coger el cuerpo y meterlo en el hueco de una pared para luego recubrirlo de cemento. Aun siendo un secreto de confesión, el pastor dijo que se buscara el cuerpo del trabajador supuestamente muerto. Nunca se llegó a encontrar pero la historia del anciano coincidía con lo que había pasado. Incluso explicaba que hubiera un fantasma, que era el del sueco que había muerto accidentalmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here