Se llama Zipline y en Julio estará ya operativa para enviar medicinas y sangre en todo el país

La empresa, que tiene origen en Silicon Valley utilizará estos aviones sin piloto para depositar paquetes en suelo africano, gracias a un acuerdo entre esta compañía y el gobierno, proporcionando ayuda a unos 20 centros hospitalarios en toda la región, que de otra forma sería imposible conseguir dichas medicinas.

Ruanda es uno de los países africanos más pobres y cuya mortalidad infantil es más elevada

foto-1Enfermedades como la malaria, el virus del SIDA, tuberculosis, etc. están siendo controladas y han disminuido las muertes en la última década, gracias a los esfuerzos del gobierno por mejorar el sistema sanitario del país, sin embargo, los medios de transporte escasos y las carreteras sin pavimentar, hacen que sea muy difícil hacer llegar ayudas a todos esos hospitales.

Con Zipline se resuelven dichos inconvenientes, pudiendo los centro sanitarios realizar los pedidos por medio de un mensaje de texto, tras lo cual, en cuestión de minutos llegará un dron construido expresamente para la compañía llamado Zip, dejando una caja en el lugar de destino.

Los Zips son drones que funcionan con electricidad, y pesan alrededor de diez kilos, pudiendo llevar hasta un máximo de 1.4 kilogramos de medicinas y sangre en sus paquetes. Lo mejor de todo es que pueden volar hasta 150 kilómetros sin necesidad de recargar la batería, lo que les proporciona una gran autonomía para los envíos a larga distancia.

Para sobrevolar la zona utilizan el GPS y la red de telefonía de Ruanda

Las cajas aterrizan en su destino en un paracaídas, sobreviviendo y sin dañar el contenido de las mismas.

En cuanto al tiempo de envío, Zipline llega a su destino en cuestión de media hora, lo que evita la necesidad de utilizar refrigeradores para transportar los medicamentos y sangre, ahorrando así costes.

Los envíos por dron no están desarrollados en Estados Unidos debido a fuertes regulaciones

foto-2No es el caso de Ruanda, que ha recibido con los brazos abiertos a esta tecnología, construyendo aeropuertos para drones, los cuales se prevé que estén finalizados en 2020.

Keller Rinaudo, CEO de Zipline, expresa su emoción por el proyecto, en el cual ya piensan en expandirlo al transporte de vacunas, antídotos para venenos u otras medicinas, e incluso envíos a domicilio.

¿Llegará dicha tecnología a los países desarrollados?

Rinaudo espera que sí, pues una vez que se comprueba que es un sistema de transporte seguro y eficaz, todo el mundo querrá usarlo.

Recordemos que hace no mucho Amazon presentó al mundo el uso de drones para los envíos de sus clientes, por lo que, no es descabellado pensar en que los países más desarrollados dispongan de dicho servicio pronto.

En Estados Unidos según palabras de Rinaudo, no creen que a corto plazo se llegue a aprobar el proyecto, aunque con el tiempo tendrán que ceder ante las muchas ventajas que estos avances tecnológicos suponen para la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here