Las historias de barcos fantasmas siempre han estado entre nosotros y algunas de las leyendas se han hecho muy populares, como por ejemplo “El Holandés Errante”. A lo largo de la historia se han encontrado barcos abandonados en medio del mar y muchas veces sin ningún tipo de explicación No es de extrañar que la gente hable de fenómenos paranormales y barcos encantados. Sin embargo, si hay algo que cause más inquietud que un barco abandonado en alta mar, es un barco con toda su tripulación muerta de forma misteriosa. En este tipo de barcos uno de los casos más impactantes es sin duda el del barco SS Ourang Medan. Aun hoy en día no se sabe lo que realmente pasó en este barco, y el misterio ha dado paso a muchas teorías e historias.

En junio de 1947 varios barcos que habían tomando la ruta comercial de Malaca, la cual está entre las costas de Sumatra y Malasia, dijeron haber recibido mensajes en morse pidiendo ayuda de forma desesperada. Los mensajes eran muy sencillos pero a la vez preocupantes, diciendo que todos los oficiales, incluido el capitán habían muerto. El mensaje también decía que posiblemente la mayoría de los de la tripulación estuviera muerta. Este mensaje era seguido de un código morse indescifrable seguido de un “yo muero”. Después solo hubo silencio.

El barco “Estrella de Plata” fue el primero en llegar

Este mensaje tan inquietante fue recogido por dos barcos americanos, y uno británico y otro holandés. Empezaron a analizar el origen de la transmisión y llegaron a la conclusión de que era de un carguero holandés llamado SS Ourang Medan. Se sabía que este barco estaba por la zona de Malaca por lo que era probable que fueran ellos los que enviaban el código de auxilio. Un barco mercante americano llamado “Estrella de Plata” era el que más cerca estaba de la zona donde supuestamente estaba el SS Ourang Medan.

Al ser el mensaje tan urgente, el capitán de la “Estrella de Plata” decidió cambiar de rumbo para dirigirse a Malaca. En unas horas el barco americano pudo divisar el SS Ourang Medan. Según se iban acercando no podían a nadie en cubierta ni signos de que el barco estuviera gobernado por alguien. Tampoco respondía nadie a las llamadas por radio o utilizando señales acústicas. Al ver que no había signos de vida en el barco holandés, se decidió organizar un grupo para subir al SS Ourang Medan y averiguar lo que pasaba. Dejando la seguridad del “Estrella de Plata”, poco podían imaginar lo que se iban a encontrar.

Un espeluznante descubrimiento en el barco holandés

Según se subieron al Ourang Medan se pudo comprobar que los mensajes de pánico no habían sido exagerados. La cubierta del barco estaba llena de los cadáveres de la tripulación holandesa. La mayoría de ellos tenía los ojos muy abiertos y los barcos encorvados en posición defensiva como protegiéndose de algo. Sus caras estaban crispadas como si hubieran pasado un episodio de terror y agonía. Incluso un perro que el barco tenía de mascota había muerto, también con una expresión como si lo hubiera pasado muy mal. Encontraron el cuerpo del capitán en el puente, mientras que los oficiales estaban repartidos por varias intendencias. El oficial de comunicaciones estaba todavía junto a la radio, muerto como los demás. Todavía tenía una mano puesta en el telégrafo y con una expresión de terror parecida a los otros miembros de la tripulación.

Cuando bajaron a las cubiertas inferiores encontrar varios cadáveres más en el la sala de máquinas. Presentaban el mismo aspecto que los hombre de la cubierta. Sin embargo, los americanos del “Estrella de Plata” notaron algo más, y era que hacía un frío poco usual teniendo en cuenta que en la superficie estaban a más de cuarenta grados. Se comprobó que todos habían muerto de una forma dolorosa y con miedo en los últimos instantes de su vida. Lo que no podían comprender es que no había heridas visibles en los cuerpos, y la nave tampoco tenía ningún daño. Antes este misterio se decidió remolcar el Ourang Medan hasta el puerto más cercano. Sin embargo, según estaban atando los cables para remolcar el barco holandés, notaron que de las cubiertas inferiores empezó a salir humo, especialmente de la bodega número 4.

La tripulación americana cortaron los cables que habían puesto y corrieron de vuelta a la “Estrella de Plata”. Apenas les dio tiempo de llegar cuando una gran explosión levantó por unos segundos el SS Ourang Medan del agua haciendo que se hundiera en poco tiempo. Lo único que pudieron hacer es ver como se hundía, y dando gracias de haber podido cortar la línea de remolque a tiempo y no hundirse con el. La desaparición del carguero holandés junto a lo que había visto la tripulación del barco americano, hizo que se empezara a formar la leyenda y el misterio del SS Ourang Medan. Ha sido uno de los misterios más grandes de la marina moderna y todo el mundo se pregunta lo mismo…

¿Qué pasó en el SS Ourang Medan?

Lo que habían visto los tripulantes americanos junto al siniestro mensaje final enviado desde el Ourang Medan, dio lugar a muchos rumores y teorías en los siguientes años. Un informe que la marina americana hizo en 1952 después de haber investigado e interrogado a los testigos del “Estrella de Plata” decía claramente lo siguiente:

Sus rígidas caras estaban mirando al sol, mirando fijamente con un profundo terror… y sus ojos estaban completamente abiertas mientras observaban algo

En investigaciones más modernas se llegaron a conclusiones muy diferentes sobre este misterio. Para empezar, no había registros de que existiera un barco holandés llamado SS Ourang Medan. Si los había de un barco comercial llamado “Estrella de Plata”, pero en 1947 no hay registros de que se desviara para ayudar a un carguero holandés. Algunos investigadores han sugerido que si el Ourang Medan realmente existió, probablemente hubiera salido de Sumatra, que por aquel entonces era una colonia holandesa. Aun así, no se encontraban registros oficiales de que el carguero saliera de Sumatra. El historiador Roy Bainton ha sido uno de los que más han perseguido buscar la verdad sobre este misterio, buscando todos los registros de este carguero. También buscó en todos los informes de desastres marítimos desde el siglo XIX al 1962.

A pesar de no encontrar nada clarificador, Roy Bainton decidió preguntar por los registros marítimos en los archivos de varios países. Le dijeron que lo mejor que podía hacer es buscar en los registros de Ámsterdam, donde todos los barcos comerciales y cargueros holandeses tenían que estar controlados. Cuando tuvo los permisos para hacerlo, estuvo bastante tiempo investigando estos documentos aunque tampoco tuvo suerte. Cuando estaba a punto de rendirse y abandonar la investigación, contacto con el un profesor alemán llamado Theodor Siersdorfer. Este profesor también había estado años intentando solucionar este misterio y de hecho fue el primero en dar los nombres de los dos barcos americanos que recibieron el mensaje.

La investigación para saber lo que pasó realmente

El historiador y el investigador alemán juntaron sus conocimientos sobre el enigma y sacaron más conclusiones sobre lo que pasó. Siersdorfer le entregó a Bainton un manuscrito escrito en alemán escrito en 1954, donde un tal Otto Mielke parecía saber mucho sobre la ruta que siguió el Ourang Medan, el tipo de barco que era y el nombre de su capitán. Parece ser que Mielke había estado en contacto con la tripulación del “Estrella de Plata”, la cual era ahora difícil de encontrar. El manuscrito hablaba de cosas que volvieron a despertar el interés de Bainton en el enigma. Se hablaba de que la bodega número 4 podía contener algún tipo de sustancia ilegal y muy tóxica.

Esto llevaba la conclusión de que el Ourang Medan podía haber tenido algún tipo de laboratorio secreto con el que experimentaban con ciertos tipos de gas nervioso. Por muy seguro que fuera un laboratorio así, estando en un barco en continuo movimiento era de alto riesgo. Esto podía explicar la extraña muerte de toda la tripulación y la explosión que hubo después. Eran tiempos donde la guerra biológica y química era otra forma factible de hacer la guerra. Se piensa que el material que llevaban estaba directamente vinculado a otro terrible caso con científicos japoneses en un sitio llamado batallón 731.

El vínculo del batallón 731 con el SS Ourang Medan

Lo que se conoce como batallón 731 es un de los episodio de la segunda guerra mundial más horribles que se recuerdan. Liderado por un brillante pero peligroso bacteriólogo llamado Shirō Ishii, cometieron atrocidades que son difíciles de imaginar. Su asentamiento estaba dedicado a la guerra bacteriológica y química para asegurar la victoria de Japón sobre sus enemigos. Para sus experimentos usaron sobre todo prisioneros chinos, rusos y en menor medida americanos, británicos y australianos. Todo valía para saber los efectos de sus armas sobre los órganos humanos, y los procedimientos eran infernales.

Cuando Japón fue derrotado, Shirō Ishii había conseguido unos grandes avances en este tipo de guerra biológico y química. Por este motivo el general Douglas MacArthur ofreció inmunidad a Ishii y su equipos si les daban todos los secretos que habían descubierto en sus experimentos, independientemente de cómo los habían conseguido. Eran conscientes de que habían cometido atroces crímenes de guerra, pero llegaron a un acuerdo.

Según las investigaciones de Bainton y Siersdorfer y gracias al documento de Otto Mielke, mucho del material requisado del batallón 731 fue enviado al carguero Ourang Medan. ¿Por qué meter un material tan peligroso en un carguero comercial holandés? El historiador especula que fue para se quería trasladar todas estas armas de una forma discreta y sin levantar sospechas. También sería una forma más segura al ser un barco grande y lento. Llevarlo en un avión tenía mucho riesgo. Si por mala suerte el barco se estrellaba en una zona poblada, el desastre sería inimaginable.

La conclusión de Roy Bainton

Bainton piensa que pudo haber una filtración de agua de mar que entró en contacto con la carga de productos químicos. Esto pudo provocar la liberación de gases venenosos que causaron que la tripulación se intoxicara. El agua salada en contacto con productos como la nitroglicerina podía haber causado la gran explosión que hundió al SS Ourang Medan. También piensa que la dificultad de encontrar registros de esta carguero holandés puede ser porque el gobierno americano lo encubrió. Por lo tanto, ¿Fue el misterio del SS Ourang Medan un simple accidente por la liberación de armas químicas o biológicas? Es de las teorías más lógicas.

Aun así, hay otras teorías que rodean este misterio aparte de la de Bainton. Hay quién dice que la tripulación del Ourang Medan pudo ser atacada por extraterrestres, espíritus marinos o fuerzas paranormales no explicada. El miedo en sus rostros y sus gestos y posiciones sugieren que vieron algo que les hizo morir aterrorizados. Al no haber autopsias de los cuerpos, las especulaciones han dado a todo tipo de teorías. Tantas historias de lo que pudo pasar no consigue explicar del todo lo que pasó. Hoy en día sigue siendo uno de los misterios marítimos más inquietantes que se conocen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here