En todas las guerras quedan muchas cosas que quedan sin explicar, y el hundimiento del Lusitania en la primera guerra mundial. Solo llevó 18 minutos para que este enorme barco se hundiera después de ser torpedeado por un submarino U-boat alemán el 7 de ¨mayo de 1915. Han pasado más de cien años y siguen habiendo ciertas preguntas que todavía no se han podido contestar. Cuando el Lusitania fue hundido, la noticia acaparó todas las portadas de los  periódicos en Estados Unidos. El barco había salido de Nueva York con dirección a Liverpool con más de dos mil pasajeros a bordo.

En el ataque murieron 1200 personas incluyendo americanos muy influyentes de la época. En las semanas siguientes del hundimiento la prensa americana culpó a los alemanes de la tragedia. Lo consideraron un acto de agresión injustificable contra un país que había sido neutral en la guerra hasta ese momento. Los británicos también condenaron el ataque e incluso organizaron el reclutamiento de voluntarios para luchar en el frente contra Alemania.

La versión de los alemanes

hundimiento-lusitania

El comandante del submarino alemán se llamaba Walther Schwiegger, y se le consideró un monstruo por haber matado a tanta gente inocente, incluyendo niños. Sin embargo, en Alemania tenían una versión muy diferente de lo que había pasado ese fatídico día. Según dijeron los alemanes, el barco llevaba carga ilegal y los británicos sospechosamente dejaron que el Lusitania se hundiera. Básicamente, los alemanes pensaban que dejaron que murieran todas esas personas para impedir que se descubriera lo que realmente estaba transportando el barco, aparte de personas.

El Lusitania era uno de los trasatlánticos más modernos, lujosos y rápidos que se habían fabricado en 1907. Es cierto que la armada británica requisó el barco en 1914 a principios de la primera guerra mundial para llevar armamento. Pero solo fue por un corto periodo de tiempo, y volvió a sus actividades como barco de pasajeros.

lusitania-1915

El 1 de mayo de 1915 los pasajeros se subieron al Lusitania para hacer lo que sería su último viaje a Inglaterra. Ya corrían rumores de que era un riesgo debido a que la armada alemana estaba siendo muy agresiva por la zona. Se sabía también que los alemanes tenían una nueva arma en forma de submarino. Todos los países tenían submarinos, pero no tan sofisticados como Alemania. La meta de los alemanes era cortar cualquier suministro de los aliados a Inglaterra. Se sabía que Estados Unidos estaba proveyendo de armamento a los británicos.

Seis días después de haber partido de Nueva york, el U-boat alemán divisó el Lusitania cerca de la costa irlandesa. Desde el submarino, este gran barco podía ser cualquier cosa, y el comandante no dudó en dar la orden de disparar. El torpedo lanzado dio cerca del puente del barco. A pesar del impacto, podía haberse mantenido a flote. Sin embargo hubo una segunda explosión solo quince segundos después.

La segunda explosión del Lusitania

lusitania_u_boat

Esta segunda explosión es precisamente lo que ha suscitado tantas preguntas y especulaciones. Fue la causa del hundimiento del barco y no fue un segundo torpedo del submarino alemán. Algunos piensan que podría ser el agua fría al entrar en contacto con las calderas del Lusitania. Otros piensan que los causantes podían haber sido tres polizones alemanes que fueron descubiertos más tarde al desalojar el barco. Otra teoría es que el barco llevaba munición y la primera explosión causó que estallara la carga.

Durante muchos años los británicos negaron que el barco llevaba munición o armamento. Sin embargo, en los años setenta se exploraron los restos del barco hundido y se descubrieron varias cajas con munición para armas cortas. También se encontraron varias toneladas de aluminio en polvo, lo cual ya de por si era un gran peligro. Si se expone al agua puede liberar hidrógeno, lo cual podría provocar una explosión.

Aun con las teorías, el misterio sigue existiendo

rms-lusitania

A pesar de todas las hipótesis que se han ido diciendo a lo largo de los años, no queda claro que fue lo que hundió el Lusitania. El barco sigue estando a casi 100 metros bajo el agua, y aunque se puede llegar al barco, no se puede acceder al interior. Los restos del barco están en muy mal estado, y las entradas están totalmente cubiertas con barro y arena. Aparte de la dificultad para entrar, también hay un alto riesgo de que algo salga mal.

Aunque todavía hay muchas preguntas sobre lo que pasó ese día de mayo de 1915, actualmente se cree que tanto los alemanes como los británicos tuvieron la culpa. Alemania había declarado las aguas rodeando Gran Bretaña como zona de guerra. El Lusitania estaba navegando en esta zona de riesgo, por lo que era posible que sufriera un ataque. Por otro lado, aunque los británicos no tenían derecho de transportar munición en un barco de pasajeros, era algo habitual hacerlo. Esto ya de por si ponía a los pasajeros en peligro. Para más información puedes visitar la Wikipedia aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here