El cementerio de Oakland está junto a un tranquilo vecindario en Iowa. Tiene varios monumentos dedicados a los muertos, Uno de ellos en una estatua de bronce que tiene una oscura historia detrás y que se llama el Ángel Negro. Esta leyenda comienza a principios del siglo XX con una mujer llamada Teresa Dolezal y su familia. No tenía marido y solo tenía a su hijo. Todos llegaron a Iowa a finales del siglo XIX Su hijo pequeño contrajo la meningitis y murió. Fue enterrado en el cementerio del Oakland y se esculpió un monumento en forma de árbol para marcar su tumba. Su madre Teresa por su lado cambió de residencia y se fue a Oregón. Se casó con un hombre el cual murió a los pocos años.

Teresa Dolezal quedó devastada por dos muertes tan cercanas unas de otras y volvió a Iowa. Hizo construir una estatua de bronce de casi tres metros en forma de ángel. Lo hizo en homenaje a los seres que había perdido en los últimos años. Se lo pidió a un conocido artista de Chicago y la estatua fue traía al cementerio de Oakland en tren. En 1913 la estatua fue levantada junto a la tumba de su hijo, y el monumento en forma de árbol que había fue desplazado un poco. Las cenizas de su hijo fueron enterradas en la base del Ángel. Las de su marido muerto también fueron puestas tiempo después.

Teresa murió en 1924 y fue incinerada. Sus cenizas se pusieron también en la base de la estatua. Sin embargo, no se puso ninguna fecha haciendo referencia a la muerte de Teresa lo cual comenzó el misterio del Ángel Negro de Oakland. El ángel se volvió negro al morir Teresa, lo cual muchos tomaron como un extraño fenómeno que estaba relacionado con ella. Se empezaron a correr rumores de que Teresa representaba el mal y que su misterioso pasado tenía cosas que ocultar. Según decían, la estatua había cambiado el color para mantener a todos lejos de las tumbas. Otra leyenda dice que un rayo cayó la noche del funeral de Teresa  por eso la estatua quedó oscurecida. Otro rumor es que teresa juró ser fiel a su marido después de que muriera, pero no lo cumplió. Esto hizo que el Ángel se volviera negro.

Los poderes de la estatua del Ángel Negro

No existen pruebas que confirmen todas estas teorías, y muchos dicen que el color cambió simplemente por el proceso de oxidación. Aun así, todas estas leyendas han perdurado a lo largo de los años hasta nuestros días. Hoy en día se dice que la estatua tiene poderes misteriosos que están relacionados con el mundo de las tinieblas. Uno de las cosas que se dicen es que si una chica es besada a la sombra de la estatua, morirá en seis meses. No solo esto…  si alguien toca la estatua en la noche de Halloween morirá en siete años. Se dice que solo una chica virgen puede tocar o besar a la estatua sin morir. Algunos de los locales incluso han dicho que han visto a la estatua bajarse de su pedestal y andar por el cementerio.

Un conocido programa del canal SyFy sobre lo paranormal, hizo un documental sobre este ángel negro hace unos años. Se hicieron psicofonías y se descubrieron sonidos extraños que no tenían explicación. También se grabaron algunas cosas extrañas por la noche que captó la cámara. Uno de las cosas más curiosas que se pudieron ver, es que se apuntó una cámara térmica a la estatua del ángel y despedía calor, aun siendo la noche muy fría. Son muchas las historias que se han hablado de esta estatua en el cementerio de Oakland, y todo el mundo la tiene un gran respeto. Pocos son los que se atreven a tocarla o hacer las cosas que dicen que puede atraer la maldición. Si está algún día de paso por Iowa, no olvides de visitar este cementerio y esta estatua de bronce. Eso si, no te acerques demasiado.

No hay comentarios

Dejar respuesta