Orson Welles es considerado un genio en muchos sentidos. Su película “Ciudadano Kane” le puso en la cima de Hollywood, aunque unos años antes hizo algo por lo que también se le recuerda. El 30 de octubre de 1938 mucha gente estaba escuchando esa tarde la emisora de radio CBS. El locutor dijo que pondrían un concierto en directo de la orquesta de Ramón Raquello desde Nueva York. El concierto empezó sin problemas, pero minutos después fue interrumpido por un reportero para dar una noticia de suma importancia. El reportero dijo que científicos habían detectado gigantescas llamas azules en la superficie de Marte. Dada esta noticia, el concierto continuó aunque fue de nuevo interrumpido con más noticias.

El segundo mensaje radiofónico fue que un extraño meteoro había caído en la Tierra impactando en una granja de Nueva Jersey. Según el reportero, habían mandado a los medios informativos al enorme cráter para ampliar la noticia. Los reportes en la radio empezaron a dar noticias confusas sobre que no era un meteoro sino una nave espacial. Para terror de los oyentes, en un momento dado de la emisión un ser con tentáculos salio de la nave. El ser entonces lanzó un rayo pulverizando a algunas de los testigos que estaban en la zona.

Según iba contando el reportero, el ser volvió a meterse en la nave para volver a salir con una máquina con tres patas. El ejército ya se había desplazado al lugar con soldados y armas. Sin embargo, la máquina pudo acabar con facilidad con los siete mil soldados que habían rodeado el cráter. Entonces otras máquinas iguales salieron de la nave y comenzaron a marchar en diferentes direcciones destruyendo todo a su paso. Lanzaban mortales rayos de calor y también un gas tóxico negro que fulminaba a cualquier ser vivo en las cercanías.

El ataque de pánico en masa

Los oyentes de la emisora CBS escuchaba atónita las noticias, y muchos creyeron realmente que los marcianos estaban invadiendo la Tierra. Hubo multitud de ataques de pánico, donde la gente empezó a juntar suministros y todo tipo de cosas para prepararse para lo peor. Muchos llenaron sus coches con lo imprescindible para huir de la zona a toda prisa. Algunos llenaron sus coches solo de comida y agua. Otros se escondieron en sus sótanos temiendo la llegada de los destructivos marcianos. Hubo un caso de un universitario que cogió su coche y condujo más de 50 kilómetros a toda velocidad para salvar a su novia.

Sin embargo, antes de que llegara la madrugada la mayoría de la gente se había enterado que todo había sido ficción. Era simplemente un programa de difusión de Orson Welles y miembros del grupo teatral Mercurio. El programa había coincidido con Halloween y habían decidido hacer una obra radiofónica dramatizada de “La Guerra de los Mundos” de H.G. Wells.

Las consecuencias reales de la obra de Orson Welles y el teatro Mercurio

Por primera vez, se pudo demostrar el poder del alcance que podía tener la radio para llegar a grandes masas de gente. Se calcula que unas seis millones de personas escucharon el programa. Haciendo estimaciones tiempo después, se supo que un millón de personas entraron en pánico con la obra radiofónica “La Guerra de los Mundos”. Sin embargo, hoy en día se dice que el número de personas con histeria colectiva pudo ser menos. Algunos incluso dicen que incluso pudo ser todo una broma para promocionar el programa de Welles.

Sin embargo, aunque puede que el número de afectados fuera menor, está muy demostrado que mucha gente entró en pánico. Para empezar, mucha gente no estuvo desde el principio en la emisión de radio, por lo que no se dieron cuenta que era solo una dramatización. Cuando entre en juego el segundo reporte del programa, mucha gente fue cogida de improviso.

En 1938 la situación en Europa era bastante tensa. Era muy común que hubiera continuas interrupciones en los programas de radio. Muchos que se creyeron la historia luego dijeron que habían asumido que la invasión marciana era un ataque alemán muy bien disimulado. La mayoría de los que entraron en pánico eran personas maduras o ancianas. Los más jóvenes conocían bastante bien la voz de Orson Welles, el cual ya tenía mucha fama como locutor de radio.

No fue el único ataque de pánico que provocó “La Guerra de los Mundos”

Orson Welles y su programa de radio no fue el único que engaño a muchos oyentes. En noviembre de 1944 también hubo una dramatización en radio de “La Guerra de los Mundos”, pero esta vez en Santiago de Chile. Hubo una reacción similar entre muchos de los oyentes. En 1949 lo mismo ocurrió en la capital de Ecuador, Quito. Sin embargo, cuando se supo que era una ficción, muchos oyentes enfadados rodearon la emisora de radio con intención de quemarla.

Si tienes curiosidad por saber como fue la emisión “La Guerra de los Mundos” de Orson Welles, lo puedes escuchar en el siguiente video con subtítulos en español. Opina tu mismo se era para tanto y te podrían haber engañado. Recuerda que era el año 1938, sin tantos medios de comunicación como ahora.

No hay comentarios

Dejar respuesta