Imagina que estás en el año 1780 a mediados de mayo y en Nueva Inglaterra. De repente en pleno día el cielo se empieza a oscurecer hasta quedar totalmente oscuro, las flores empiezan a cerrar sus pétalos, todos los animales se retiran a dormir y de repente te encuentras en la noche más cerrada que hayas visto. Desde Maine hasta Nueva Jersey lo único que se puede ver en el cielo es una luna con un peculiar color rojizo y se empieza a desatar el pánico. ¿Cómo reaccionaría a esto? Esto ocurrió de verdad y desató el pánico en Nueva Inglaterra, lo cual se pasó a llamar “El día más Oscuro”.

foto-1

Este día en el que se desató el caos en esta parte de América, está documentada en varios medios, como libros, poesías y el diario de muchos ciudadanos. Se habla del miedo generalizado que hubo cuando en un día con mucho sol todo se oscureció hasta tapar incluso la luna. Una oscuridad total que ocurrió de repente sin ninguna explicación. Además de eso, si tenemos en cuenta lo supersticiosa que era la gente en 1780, podemos comprender que muchos creyeran que era el día del juicio final.

La confusión y el miedo que hubo durante este extraño suceso se vio amplificado por la falta de comunicación. En esos tiempos no había sistemas modernos de enterarse de lo que pasaba. Solamente existía la comunicación directa y las cartas, que tardaban mucho en llegar a su destino. No saber lo que estaba causando la súbita oscuridad transformó el fenómeno en un hecho divino. La religión se impuso a la razón.

En la biblia hay unos pasajes que parecían definir lo que estaba pasando. Más o menos decía “El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que llegue el gran y terrible día del señor” (Joel 2:31). Esto causó que mucha gente pensara que el juicio final había llegado. Se cuenta que un gran número de personas salieron a la calle gritando que el día había llegado. En la Nueva Inglaterra de la época la gente era profundamente religiosa y estaban convencidos que todo era obra de dios. El que hubiera una luna llena de color rojo fue muy convincente.

¿Qué causó “el día más Oscuro” en esta parte de Estados Unidos?

foto-2

En los años siguientes después de este curioso fenómeno, muchas teorías fueron dadas. No se tenían precedentes de algo así antes, y siglos después muchos intentaban dar explicación a lo sucedido. En tiempos más modernos se dieron varias hipótesis sobre el misterioso día. Se habla de un eclipse, una intensa tormenta, una erupción volcánica, un incendio o incluso la caída de un gran meteoro. Sin embargo, con el tiempo algunas de ellas se descartaron.

La posibilidad de un eclipse se descartó ya que los estudios que se hicieron mostraron que ni hubo nada parecido en ese periodo. Tampoco se vio que hubiera tormentas que pudieran oscurecer una zona tan amplia. Tampoco se detectó actividad sísmica en ese año y menos en esa parte del país. Sin embargo, la ciencia por fin pudo descubrir lo que había pasado.

La universidad de Missouri estuvo analizando los anillos de los árboles en la zona de Ontario, Canadá, y pudo comprobar que por aquella época hubo enormes incendios en el área. Se calculó que algunos de los más fuertes fueron durante los años del “Día más Oscuro”, y con seguridad 1780 estaba incluido. El análisis de estos anillos da una información bastante exacta de muchas cosas que ocurren en el pasado. Por este motivo, el día que Nueva Inglaterra se oscureció fue por los masivos incendios que ocurrieron en Canadá.

Columnas de humo ocultaron la luz del sol

foto-3

En modernos documentos los científicos explicaron que los fuegos produjeron grandes columnas de humo que se extendieron por una extensa área. El humo se mezcló con la niebla, la cual era habitual en ese mes del año. Debido a las condiciones atmosféricas, esta mezcla de humo y niebla se pudo expandir a cientos de kilómetros de distancia. Según algunos testimonios de la época, se decía que había un cierto olor a cenizas  en el área. También hay testigos describiendo como algunos lagos quedaron cubiertos de una capa negra, lo cual da más veracidad a que fueron los incendios.

No hay comentarios

Dejar respuesta