Parece que la tercera parte de la famosa película “El Diario de Bridget Jones” ya está en camino, por lo que toca revisar la primera película que lo  comenzó todo. Está basada en una novela de Helen Fielding y cuenta la historia de una mujer soltera y muy romántica (Renée Zellweger), que por desgracia no tiene mucha suerte en el amor. Sin embargo, está dispuesta a cambiar todo y mejorar su vida, empezando por la parte sentimental. Es cuando entran en su vida dos hombres (Colin Firth y Hugh Grant) y ya tenemos un trío romántico para el deleite de toda la audiencia. Ya han pasado quince años desde el estreno de “El Diario de Bridget Jones”  y se considera todo un clásico en las películas románticas. Veamos algunos factores curiosos de este film.

foto-1Para empezar, la novela en la que se basa la película, salió de un artículo para una columna de un periódico. El periódico Independant le dijo a Helen Fielding que escribiera un artículo corto sobre la vida de una soltera en Londres. Al principio le daba vergüenza escribir sobre esto ya que estaría revelando datos personales de su propia vida. Aun así necesitaba el dinero y accedió, aunque solo si el artículo era publicado de forma anónima. Lo escribió inventándose un carácter cómico y con una personalidad exagerada. La escritora asumió que quedaría en el olvida al cabo de pocas semanas, aunque se equivocó.

El artículo tuvo tanto éxito que la escritora se puso manos a la obra para escribir un libro sobre el personaje que había creado. Para ello, incluyó en el libro a personajes basados en gente que ella conocía en la vida real.

Para el personaje de Bridget Jones, se pensó en otras actrices primero

foto-2Antes de que Renée Zellweger se quedara con el papel principal, dos actrices ya habían sido contactadas, las cuales fueron Toni Collette y Brit Kate Winslet. En el caso de Collette rechazó el papel porque estaba haciendo una obra en Broadway. Por otro lado, Winslet al final no fue cogida porque los productores la consideraron demasiado joven. Al final Zellweger se llevó el papel de Bridget, aunque no fue algo tan sencillo como parece.

Para empezar, Zellweger tuvo que engordar casi ocho kilos. Lo hizo de una forma responsable acudiendo a un dietista y aun endocrino. Le aconsejaron comer tres veces al día, comer muchos aperitivos entre comidas y no hacer nada de ejercicio. Aparte de esto, se quiso meter totalmente en el papel, por lo que estuvo trabajando de forma temporal en la agencia de publicidad “El Picador”. Mientras estuvo trabajando en este sitio, la actriz tuvo una foto de Jim Carrey en su mesa. Con esto quería parecer una fan obsesionada con un famoso al estilo del personaje que quería interpretar. Lo cierto es que por aquel entonces salía con Jim Carrey, aunque la gente no vinculó la foto con ella.

foto-3Trabajó sin que nadie la reconociera, sirviendo cafés, haciendo fotocopias y respondiendo al teléfono. Cuando se puso a rodar, invitó al que había sido su jefe en “El Picador” para que actuara de extra. Se le incluyó en la escena de la fiesta donde se le ve brevemente.

Hablando de cameos en la película, la escritora Helen Fielding quiso que su amigo y también escritor Salman Rushdie hiciera un pequeño papel. Al final aceptó hacer este cameo en el film.

La pelea entre Grant y Colin Firth no se preparó

foto-4Realmente fueron estos dos actores los que tienen todo el mérito de la escena de la pelea. Fue una improvisación sin coordinadores ni especialistas. Ambos actores simplemente usaron sus dotes de interpretación y empezaron a pelear frente al restaurante griego.  El resultado fue el que podemos ver en la película. Lo que no sabemos es si se llegaron a hacer daño en algún momento. Si así fue, creemos que mereció la pena tal como les quedó la escena.

Para terminar, una cosa curiosa que pasó es que Renée Zellweger estaba tan metida en el papel, que cambio su acento americano por el de británico durante todo el rodaje. Naturalmente, todos sus compañeros se habían acostumbrado a escucharla hablar de esa manera. Sin embargo, una vez acabado el rodaje se hizo una gran fiesta  para todo el equipo. Ella empezó a hablar con normalidad usando su fuerte acento tejano, y Hugh Grant fue el que más alucinado se quedó. Dijo que simplemente no la reconocía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here