El culturismo y el mostrar impresionantes músculos no es una invención del siglo XX. En el siglo XIX ya existía esta modalidad y había varias personas que marcaron el camino a otros más modernos y conocidos. Uno de los más famosos fue sin duda Eugen Sandow, el cual era de origen alemán pero afincado en los Estados Unidos. El físico de este culturista era impresionante. Aparte de dedicar su tiempo a moldear su cuerpo, también hacía giras para demostrar su fuerza al público. En otras ocasiones simplemente posaba quito para mostrar su musculatura a la gente.

El talento de Eugen Sandow no acababa con su fuerza y escultural físico. También escribió varios libros y puso en marcha su propia revista sobre fitness. Buena parte de su vida aconsejó a otros de cómo lograr tener la musculatura perfecta. Se puede decir que fue un pionero en la enseñanza del entrenamiento personal. Muchos de sus consejos han sido repetidos durante décadas y hoy en día varios de sus consejos se siguen practicando. ¿Quieres saber como tener el cuerpo perfecto según un culturista del pasado?

Se puede entrenar incluso estando sentado

En uno de sus libros, Sandow aconsejaba a sus lectores hacer ejercicio incluso cuando estaban sentados. Según decía, tensar los músculos mediante contracciones cada vez más fuertes, hacía un efecto parecido al de levantar pesas. Hoy en día esta técnica ya no se utiliza, y está demostrado que lo mejor es tener un entrenamiento equilibrado y constante tanto de pesas como cardiovascular. Sin embargo, Sandow fue pionero en incorporar ejercicios en nuestra vida diaria fuera del gimnasio.

Las mujeres y el levantamiento de pesas

La idea de que las mujeres se dedicaran al levantamiento de pesas, era algo que no concordaba con la mayoría en el siglo XIX. De hecho, hasta bien entrado el siglo XX no fue una cosa demasiado bien visto. Se pensaba que esto provocaría que la mujer tuviera un cuerpo demasiado masculinizado, pero Eugen Sandow tenía otra opinión sobre este tema. Negaba la creencia de que las mujeres fueran más masculinas si levantaban pesas. Al contrario de eso, pensaba que las hacía más femeninas y las daba una apariencia más atractiva. Se puede decir que en este sentido, ayudó mucho a la igualdad entre hombres y mujeres en el fitness.

El fitness es bueno para varias funciones de nuestro cuerpo

Eugen Sandow no hacía culturismo solo por parecer un Hércules. Según dijo varias veces, lo hacía por los muchos beneficios que tiene para los órganos internos. Para empezar, aseguraba que el sistema digestivo era el primer beneficiado. El ejercicio físico mejoraba la absorción de los nutrientes y estimulaba el aparato digestivo. Esto lo hacía una de los mejores remedios contra el estreñimiento. También la circulación se veía gratamente mejorada según el culturista, como también los pulmones, riñones o incluso la piel.

Una de las cosas que nos pueden sonar extraño hoy en día, era que Sandow pensaba que secarse después de un baño era malo. Todo el mundo conoce los beneficios de darse un baño de agua fría para los músculos después de un entrenamiento. Sin embargo, decía que después no se usara la toalla para secarse. Decía que hacía perder las propiedades que tenía un baño frío al rozar la toalla y generar una fricción. Por eso aconsejaba esperar a que la piel se secara sola, o en todo caso usar la toalla son dando ligeros golpes sobre el cuerpo.

También aconsejaba siempre beber agua y dejar por completo el té y el café. Curiosamente  si probaba el alcohol de vez en cuando. Aun así, para Sandow el agua era la mejor bebida del mundo y sobre todo para los que querían tener el cuerpo perfecto.

Decía que había que evitar los gimnasios

Siempre aseguró que había conseguido tener su musculado cuerpo solo usando mancuernas y barras con pesas. Algunas veces practicaba de forma natural con ejercicios en el suelo. Siempre evitó pisar los gimnasios con complicadas máquinas para ganar músculo. Parece que tenía algo en contra de las máquinas que se podían encontrar en aquellos tiempos. De hecho, aconsejaba evitar los gimnasios o por lo menos las máquinas que ahí había.

Lo que también aconsejaba era tener una rutina de ejercicios desde muy joven. Según decía, si tenía un hijo le empezaría a entrenar con mancuernas ligeras a los dos años de edad. Según fuera creciendo, iría aumentando el peso. Llegó a decir que debería ser obligatorio en los colegios hacer que los niños hicieran fitness desde muy pequeños. Esto beneficiaría a las generaciones futuras dándoles un increíble físico.

Mezclar pesos era fundamental

Una de las cosas que han quedado hasta el día de hoy sobre entrenamiento gracias a Eugen Sandow es la forma de levantar los pesos. Hay muchas variaciones de sus métodos pero básicamente decía que había que levantar distintos pesos para mantener el cuerpo en constante alerta. Este método se sigue haciendo hoy en día. Su método preferido era algunos días levantar un peso moderado para tonificar los músculos. Luego otros días levantaba gran cantidad de peso para forzar su cuerpo hasta el límite. El propio metabolismo se encargaría de mejorar la fuerza y la musculatura.

Una de las cosas que también repetía mucho era que la moderación era clave para tener éxito en el fitness. Nunca tuvo realmente una dieta específica, y de hecho no creía en ellas. El secreto era ser moderado en lo que se comía y en todo lo demás. Si se hacían las cosas con moderación, su sistema de musculación siempre funcionaría. Incluso de vez en cuando bebía vino o cerveza y fumaba ocasionalmente. Hoy en día esto sería prohibido totalmente en cualquier sistema de entrenamiento, pero a el le funcionaba.

Dormir es muy importante para tener un buen cuerpo

Este es otra cosa en la que cualquier entrenador estará de acuerdo. Sandow era muy conciso en este sentido y de hecho hablaba incluso de la temperatura a la que tenía que estar la habitación al acostarse. Lo peor era que la habitación estuviera fría, ya que esto afectaba al cuerpo negativamente y no se descansaría bien. Había siempre que calentar la habitación un rato antes de irse a dormir.

La perseverancia es fundamental

En este sentido también la mayoría de los aficionados al fitness y culturismo estarán de acuerdo. Eugen Sandow decía que nunca había que poner excusas para entrenar. Veía como mucha gente empezaba a entrenar con entusiasmo pero a los pocos días perdía la ilusión. Algunas veces era por la propia persona y otras por problemas externos que todos tenemos en la vida. Era muy estricto en este sentido. Las dificultades son para superarlas y tener éxito. Siempre hay que ir hacía delante y no hacía atrás. Lo cierto es que es un buen consejo no solo para entrenarse, sino para la vida en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here