Antes de que un pingüino tenga el aspecto elegante que todos conocemos al ser adultos, son muy diferentes al nacer. Son de un color grisáceos, muy vulnerables y sobre todo adorables. Recientemente han nacido cuatro pingüinos en el zoológico inglés de Chester. Lo primero que han tenido que hacer es incrementar la cantidad de peces para sus padres, y así asegurar que los pequeños pingüinos puedan ser alimentados debidamente. Los pingüinos adultos transforman el pescado consumido en una sopa de alto contenido en proteínas. Luego lo regurgitan para alimentar a sus vástagos.

Es muy importante que las crías consigan suficientes nutrientes todos los días en esta fase de sus vidas. Para ello, sus cuidadores tienen que tener vigilado su desarrollo y pesarlos en unas pequeñas básculas. En las siguientes tres semanas se espera que los diminutos pingüinos tripliquen su tamaño y peso. Después de ocho semanas dejarán el nido. De momento podemos ver el video que han hecho mientras pesan a los recién nacidos. Hay que reconocer que son encantadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here