Al lugar que van los pájaros y como llegan cuando migran es algo que ha sorprendido a la gente durante siglos. A lo largo de la historia hubo muchas teorías sobre esto, e incluso Aristóteles sugirió que depende de la temporada, los pájaros cambiaban a otras especies. Se llegó incluso a decir en el siglo 19 que los pájaros hibernaban. Lo cierto es que la realidad puede parecer una locura parecida a la teoría de que mutan a otras especies. Miles de especies de pájaros viajan entre el verano y el invierno, algunos incluso cruzando continentes y océanos. Estamos hablando de casi la mitad de los pájaros de todo el mundo.

Para hacernos una idea, la golondrina de mar ártica viaja una distancia de 70 mil kilómetros entre Groenlandia y la Antártida. Sin embargo, las migraciones por temporadas no solo se hacen entre los pájaros que vuelan. El pingüino Emperador hace una marcha de unos 115 kilómetros por una zona totalmente helada cada año. Hacen este viaje desde el mar hasta el lugar de apareamiento.

Teorías detrás de la migración de las aves

foto-1Hay algunas teorías sobre como encuentran los pájaros el camino a sus destinos, aunque siguen habiendo misterios de cómo usan sus sistemas de navegación. Para la mayoría de los pájaros las migraciones son un instinto. Es un viaje para el que están preparados para hacer cuando llega el momento. Se piensa que cuando una combinación de cosas ocurren (bajada de temperaturas, menos horas de luz, etc.) unos foto sensores en el cerebro de las aves reaccionan y hacen un cambio hormonal en las aves. Esto causa que muden las plumas, coman más y empiece el deseo de cambiar de aires.

Muchas especies de aves comen hasta un 40 por ciento más antes de comenzar la migración. Algunas especies lo hacen por el día y otras lo prefieren hacer de noche. Lo cierto, es que un gran número de pájaros prefieren las horas sin sol para viajar. LA dirección que toman también es instintiva. Algunos estudios sugieren que las aves pueden sentir los campos magnéticos y usarlos como sistema de navegación. Lo que no se sabe es como lo hacen. Algunos pájaros parecen tener estos “radares” en los tejidos nasales asociados con neuronas en su cerebro.

Sea como sea, la dirección que toman es algo que tienen genéticamente grabado, aunque algunas veces no es tan preciso como creemos. Algunas especies tienen varios patrones de migración y se han dado casos donde su han confundido de ruta y no han sabido seguir. En otras ocasiones los pájaros más jóvenes se pueden perder. La orientación no es siempre lo perfecta que debería ser.

Algunas especies de aves lo hacen peor que otras

foto-2Aunque pueda sonar raro, algunas especies de aves son peores migrando que otras. Esto no las impide tener algunos trucos para llegar a su destino. Por ejemplo, las grullas blancas aprenden las rutas de aves más viejas. Sin embargo, migrar no es precisamente su fuerte. De hecho, hay asociaciones que han intentado enseñar a grullas blancas en cautividad a migrar usando aeroplanos.

Las condiciones medioambientales también pueden influencia las rutas de migración. Estudios realizados en Rusia han visto que aunque las aves pueden viajar con tormenta, solo viajan si no hace demasiado frío y viento. Si las condiciones no son las óptimas, esa noche descansarán hasta el día siguiente. Por otro lado, si no tienen el peso suficiente para continuar el viaje, pararán para comer y descansar hasta conseguir su peso ideal.

Suele ocurrir también que las aves vuelven al mismo lugar todos los años. Puede ser la zona donde nacieron, y esto ocurre siempre con algunas especies, como por ejemplo los pájaros cantores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here