Está claro que el generó de películas del oeste ha sido muy popular en Estados Unidos durante varias décadas. En otros países también, pero los americanos realmente vivieron en esa época y eso puede explicar su entusiasmo por este tipo de cine. Lo que no sabe mucha gente es que durante años, el poder hacer películas del oeste requería ciertas normas. El director que quisiera hacer una de estas películas no podía pasarse del presupuesto que le habían asignado. Tampoco podían dejar que el film pasara de las dos horas, y tenía que ser hablada en inglés. Con Bailando con Lobos esto cambió.

El actor Kevin Costner era ya un actor consagrado en los ochenta y principios de los noventa. Sin embargo, quiso hacer algo diferente poniéndose delante y detrás de la cámara. En 1990 contó la historia de un teniente de la guerra civil americana que decide coger un puesto en el lejano oeste. Eran tierras apenas exploradas donde el hombre blanco apenas tenía presencia. Los habitantes eran tribus indias, donde el desilusionado teniente se hace amigo de una de estas tribus.

La película duraba tres horas y el presupuesto subió a varios millones de dólares por encima de lo esperado. También incluyó un buen número de actores indios nativos hablando su propia lengua. Aunque se salió de las reglas, Bailando con Lobos barrió en taquilla y en los premios Oscar. Os contamos algunas cosas que puede que no sepas de Bailando con Lobos.

1 – La complicada novela que lo empezó todo

El guionista Michael Blake era un admirador con todo lo relacionado con los nativos americanos. Leía mucho sobre ello y esto le inspiró a escribir Bailando con Lobos. Era amigo de Costner y le contó su idea sobre hacer un guión sobre este tema. Sin embargo, Costner le convenció para que en lugar de escribir un guión escribiera una novela. El motivo es que una novela despertaría mejor el interés de los estudios para hacer una película.

El guionista pensó que la idea de Costner era buena y empezó a escribir su novela. Para Blake no fue fácil escribirla ya que le supuso meses hacerlo y no estaba en una situación económica muy buena. Tuvo que dormir muchas veces en el sofá de muchos amigos, incluido el de Costner. De hecho, Blake dijo en una entrevista que Bailando con Lobos fue escrito casi en su totalidad en su coche. Cuando lo terminó, lo envió a varias editoriales. Sin embargo, la novela fue rechazada una vez tras otra. Finalmente una pequeña editorial aceptó publicarla.

2 – La relación entre Blake y Costner tuvo altibajos

Como se ha dicho, Michael Blake y Kevin Costner eran amigos, aunque el guionista no estaba pasando por sus mejores momentos. Antes de que llegara el éxito de Bailando con Lobos, Costner intentó encontrarle trabajos a su amigo con estudios en Hollywood. Sin embargo, Blake tenia un carácter muy fuerte y siempre acababa discutiendo con sus jefes y perdiendo el trabajo. Esto empezó a molestar bastante a Costner, y llegaron a las manos, donde Costner agarró de la pechera a Blake y le dijo que lo llevaba claro si quería introducirse en Hollywood.

Después de este enfrentamiento Blake se marchó a Arizona y trabajó en un restaurante chino lavando platos. Al mismo tiempo continuó con la novela Bailando con Lobos, tal como había hablado con Costner. Llegó incluso a escribir a Costner pidiéndole dinero, el cual le envió un saco de dormir y una estufa para calentarse. Claramente el actor seguía enfadado y eso fue una indirecta para mostrarlo. Cuando acabó la novela le pidió a Costner que la leyera, a pesar de sus problemas.

Después de un mes negando a leerlo, Costner accedió a leer la novela. El actor se quedó totalmente impresionado por lo que había escrito Blake. Según dijo después en entrevistas, le dejó muy claro que era la película que tenía que hacer. A partir de ahí la amistad entre ambos volvió a ser buena.

3 – Tuvo muchos problemas de financiación

Una cosa es que un editorial le aceptara el libro y otra que los estudios quisieran que se convirtiera en una película. Costner quería hacer la película de Bailando con Lobos pero no encontraba estudios que lo financiaran. Después de muchos intentos incluso tuvo que buscar en inversores extranjeros. Al final consiguió juntar quince millones de dólares, que era solo una pequeña parte de lo que se necesitaba. Aun así, decidió arriesgarse y empezar la filmación sin saber si conseguiría el resto del presupuesto.

Por suerte el riesgo mereció la pena. Durante el rodaje los estudios Orión entraron en escena y pusieron otros diez millones de dólares. Sin embargo, al final la película se pasó tres millones del presupuesto total que había. Los tuvo que poner Costner de su bolsillo. Parece que el actor y director estaba muy seguro del éxito del film, aunque era un riesgo muy grande.

4 – Costner no iba a dirigir Bailando con Lobos en un principio

Una cosa es que Costner quisiera hacer la película Bailando con Lobos y otra que quisiera ser el director. El actor le dio el guión a tres conocidos directores, aunque nunca ha querido revelar quieres fueron. Sin embargo, los directores querían cortar escenas de al película y Costner no estaba acuerdo. Los tres directores coincidieron en que la película era demasiado larga y había que quitar cosas. Finalmente Costner se hartó y decidió que el mismo sería el director.

5 – Los escenarios y las complicadas escenas

La película Bailando con Lobos se realizó en más de treinta localizaciones y los recursos fueron increíbles. Se usaron 3500 búfalos, 300 caballos, más de 50 tiendas indias, y ejército de extras y dos lobos reales. Todo esto siempre bajo los problemas de quedarse sin presupuesto, lo cual causaba muchos tensiones. También estaba el tema de las altas temperaturas a las que se tenía que rodar algunas veces. En general no fue nada fácil.

La escena de la caza de búfalos fue de las más complicadas. No se usaron efectos especiales en ningún momento. Solo tenían la posibilidad de rodar una estampida por día. Tenía que reunir a todos los búfalos primero y una vez que empezaba a correr, lo hacía durante muchos kilómetros sin que nadie los pudiera parar. Todo era muy complicado y hacer solo una escena era una pesadilla. Finalmente pudieron grabar la escena en la octava toma de la escena. Se usaron varios vehículos y un helicóptero para poder filmarlo.

Tampoco fue fácil trabajar con los lobos, ya que son animales muy temperamentales. Se tuvo que tener mucha paciencia con la ayuda de los entrenadores, aunque al final los dos animales hicieron las escenas como se esperaba. Como anécdota, para hacerlos aullar los actores incluyendo Costner imitaban los sonidos de los lobos para animarles. Hay escena de esto en Youtube.

6 – El papel de Mary McDonnell como “En pie con Puño en alto”

Se puede esperar que en una película de alto presupuesto siempre se vaya a elegir a una actriz joven. Es más o menos lo que se suele hacer en estos casos, sobre todo si hay una historia de amor. Kevin Costner no quiso esto y de hecho pidió que el papel de femenino fuera realizado por una actriz madura y con experiencia. Fue

Mary McDonnell la elegida, la cual tenía 37 años en el momento del rodaje. Tuvo que aprender algunas frases en el idioma indio Lacota y practicar la “falta” de inglés que muestra en el film. Le dieron una nominación al Oscar por su interpretación.

Su papel en el film fue más influyente de lo que se puede pensar. La productora Orión quiso que la película fuera promocionada tanto a hombres como a mujeres. Hicieron trailers y anuncios separados para ambos géneros. La promoción para mujeres mostraba más la historia de amor entre Costner y McDonnell. La masculina hablaba más de las partes guerreras que tiene el film.

7 – Es la película del Oeste con más ingresos de la historia

Bailando con Lobos tuvo un éxito tremendo y los ingresos en taquilla lo confirmaron. En solo unos meses se convirtió en el western que más ingresos había tenido hasta el momento, superando películas como “Arma Joven” y otras de la época. Hoy en día sigue siendo la película del oeste que más dinero ha generado, incluso sobre películas como “Sin Perdón”. Lo cierto es que ayudó mucho a la productora Orión, la cual puso buena parte del dinero para el film.

La productora Orión se había metido en varios proyectos que no habían tenido mucho éxito. Fueron varias películas en los años ochenta que dejaron a la productora con una deuda de varios cientos millones de dólares. Bailando con Lobos dio un respiro a los problemas financieros de Orión Pictures. Al año siguiente tuvieron otro éxito con “El Silencio de los Corderos” la cual dio también muchos beneficios a la productora. Sin embargo, no fue suficiente para solucionar los problemas de Orión. Un año después se puso en bancarrota y la compró MGM.

Como anécdota final, Kevin Costner  fue nombrado como miembro honorario de la nación Sioux por Bailando con Lobos. Fue considerado una persona muy apreciada por los indios nativos durante bastante tiempo. La cosa se enfrió un poco cuando Costner compró unas tierras que los Sioux consideraban sagradas. Aun así, sigue siendo miembro honorario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here