A principios de los noventa Martin Scorsese y Robert De Niro se unieron para hacer un remake de la película de 1962 “El cabo del Miedo”. Esta primera versión había sido dirigida por J. Lee Thompson y protagonizada por Gregory Peck. De Niro se puso en el papel de Max Cady, un violador que al salir de la cárcel tiene como único objetivo vengarse de su abogado, protagonizado por Nick Nolte. El resto de reparto tenía actores de la talla de Jessica Lange y Juliette Lewis. Por si fuera poco, los actores de la versión original Robert Mitchum y Gregory Peck hacían un cameo en la película.

Spielberg y Scorsese negociaron sobre la película

foto-1

El director Martin Scorsese era una de las primeras opciones para dirigir “La lista de Schindler”. Sin embargo, no tenía claro hacer este tipo de película después de sus dos anteriores, que habían sido “Uno de los nuestros” y “La última tentación de Cristo”. Por otro lado, Steven Spielberg dijo que no estaba de humor para hacer una película sobre un psicópata vengativo.

Por tanto, hablaron entre ellos y dijeron que quizá era una buena idea intercambiarse las películas. Curiosamente, Spielberg ya había pensado en que fuera Bill Murray el que hiciera el papel del maníaco Max Cady. Cuando Scorsese se hizo cargo del rodaje, De Niro fue obviamente la elección.

El guionista Wesley Strick pasó de la película al principio

foto-2

Wesley Strick era conocido por varias películas y acababa de terminar el guión de “Aracnofobia”. Cuando Spielberg era todavía el elegido para hacer “El cabo del miedo”, había contactado a Strick para que adaptara el guión de la versión original de J. Lee Thompson. En un principio al guionista no le gustó el argumento. De hecho, tampoco le gustó la película original protagonizada por Gregory Peck. Le parecía que era un film de suspense que no llegaba transmitir la tensión de la historia.

Strick pensó en dejar pasar este proyecto que le había mandado Spielberg.  Sin embargo, Spielberg quiso hablar con él y se reunieron. Según dijo el guionista en una entrevista, no quería decirle directamente que la película era mala. Le quería convencer de que él no era el escritor idóneo para hacer “El cabo del miedo. Le contó todo esto y de Strick habló la mayor parte del tiempo. Fue entonces cuando Spielberg se levantó y le dio la mano, diciendo que se alegraba de que se uniera al proyecto. El guionista se quedó perplejo y solo pudo decir “y yo también”. No fue capaz de decirle no a Spielberg.

Finalmente fue Scorsese quién se quedó con el guionista

foto-3

Como Wesley Strick ya le había dicho si a Spielberg, no le quedó más remedio que continuar con la película. Scorsese estuvo de acuerdo pero le hizo quitar algunas cosas de los diálogos. No quería que se diera información demasiado clara en la trama. Lo quería todo más oscuro para crear más tensión. Scorsese le hizo modificar el guión 24 veces antes de empezar a rodar.

Harrison Ford pudo haber estado en la película

foto-4

El papel de Sam, que finalmente hizo Nick Nolte, pudo haber sido de Harrison Ford. Fue el propio Scorsese el que le pidió a De Niro que se lo pidiera a Harrison Ford. Sin embargo Ford le respondió que solo estaría interesado si el hacía del vengativo preso y De Niro hiciera de Sam. De Niro dijo rotundamente que no. Esto le vino muy bien a Nick Nolte porque realmente quería ese papel.

Scorsese tenía un concepto de Nolte más bien como personaje rudo y siempre algo desaliñado. Realmente no le veía en el papel de abogado. Nolte le quiso convencer de lo contrario y cuando fue la premier de “Uno de los nuestros”, se presentó con un impecable traje y llevando una corbata. Scorsese y Nolte tuvieron algunas conversaciones y finalmente se llevó el papel. Lo que hizo el actor entonces es pasar varias semanas en juicios para ver como trabajaban los abogados defensores.

De Niro también enroló a Juliette Lewis en la película

foto-5

La actriz Juliette Lewis se encontró en una habitación del hotel Beverly Hills. Según dijo la actriz en una entrevista, fue una ventaja para ella porque De Niro no estaba acostumbrado a hacer primeras entrevistas a jóvenes actrices. Según dijo Lewis, De Niro no estaba cómodo, ya que en otras entrevistas las actrices jóvenes venían con su madre. Lewis estaba sola con De Niro, y esto podía dar pie a habladurías. Después de todo Lewis tenía solo 14 años.

Sin embargo, la actriz empezó a hablar y De Niro se tranquilizó. Finalmente el actor le dio el papel en esa misma entrevista. No lo tuvo fácil ya que otras actrices muy conocidas ya habían hecho este casting con De Niro, incluyendo a Fairuza Balk.

La preparación de Robert De Niro

foto-6

Todo el mundo sabe que De Niro se prepara los papeles a conciencia. Solo hay que ver su personaje Jake La Motta en “Toro Salvaje” y los cambios físicos por los que pasó. Para prepararse el personaje de Max Cady empezó a ir al gimnasio seis meses antes de empezar a rodar. Fue seis días a la semana a entrenar con su antiguo entrenador con el que había estado en “Toro Salvaje”. Algunas veces estaba hasta tres horas al día, aunque empezó a entrenar cinco horas cuando empezó el rodaje.

De Niro le sugirió a Scorsese que no filmara escenas donde se podía apreciar su musculatura hasta el final de la producción. El motivo es que quería estar lo más musculado posible en pantalla. Scorsese estuvo de acuerdo. Lo que mucha gente no sabe es que De Niro pagó a un dentista cinco mil dólares para que le modificara la dentadura y tener un aspecto más amenazador. Luego pagó otros 20 mil dólares para dejarla bien de nuevo.

La escena de De Niro y Lewis fue improvisada

foto-7

En la escena donde De Niro y Juliette Lewis tienen una interacción subida de tono, Scorsese usó solo dos cámaras, apuntando a cada uno de ellos. Se hicieron tres tomas. La primera de ellas fue la que finalmente se incluyó en la película. Lewis no sabía que De Niro le iba a meter el pulgar en la boca antes de besarla. Solo recibió un aviso de Scorsese de que De Niro iba a hacer algo.

La escena de Illeana Douglas

foto-8

La actriz Illeana Douglas hace el papel de Lori Davis, que es la que recibe la paliza y las torturas del vengativo Cady. Esta escena no fue una tarea fácil y se necesitaron dos días para poder rodarla. El primer día se equipo de rodaje y los actores estuvieron 17 horas. La actriz dijo en una entrevista que lo pasó fatal por el dolor de los brazos, y de hecho hasta De Niro se preocupó por si hacían daño a Douglas. La actriz tuvo que estar esposada la mayor parte del tiempo, y esto pasaba factura.

Hubo un momento en que De Niro se levantó de la cama donde rodaban y le dijo a Scorsese algo al oído. La actriz pensó que la iban a despedir por no estar haciéndolo bien. El director se acercó a la actriz y le dijo De Niro piensa que ya has acabado. Douglas tenía heridas en las muñecas por haber tenido tanto tiempo las esposas y le dolía todo. Se levantó y De Niro se acercó a ella para felicitarla por haber aguantado una escena tan dura. La escena había quedado finalmente como querían.

La escena de la casa barco se hizo de puertas adentro

Para las escenas del barco se creó un escenario solo para esta película. Se usó un gigantesco  tanque de agua y máquinas que simulaban viento y lluvia para simular la tormenta. Fue complicado construir algo tan grande y fue bastante caro hacerlo. Para algunas escenas también se usaron miniaturas de la casa barco, aunque fueron filmadas en Inglaterra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here