En los años setenta, Wes Craven era un director de cine luchando para hacer su primera película, que era “La ultima casa a la izquierda”. En aquellos años deseaba hacer otros tipos de películas, pero solo podía encontrar financiación para películas de terror, por lo que aceptó hacer un film sobre unos salvajes que vivían en unas colinas y haciéndolo pasar mal a una familia de vacaciones. Aunque por aquel entonces Craven no lo admitía, se dio cuenta de que eras muy bueno asustando a la gente.

Las Colinas tienen Ojos” se hizo con un presupuesto bastante ajustado y en condiciones bastante duras. Fue la película que puso los fundamentos para Wes Craven como uno de los maestros del terror. Ya han pasado casi cuatro décadas desde que se estrenase este clásico del cine de terror, y sigue levantando expectación cuando las nuevas generaciones la ven. Sin embargo, la película tiene algunos factores que puede que sean más aterradores que la película en sí. Os contamos algunas cosas interesantes de este clásico que seguro que te sacaran algún que otro escalofrío.

Está basado en un hecho real

foto-1Seguro que has escuchado muchas veces que una película está basada en un hecho real. Algunas veces es cierto y otras no, aunque siempre queda bien ponerlo al principio del film. Para “Las Colinas tienen Ojos” el propio Craven explicó este tema. Según el director, se inspiró en Sawney Bean y los hechos ocurridos en la edad media. Este personaje era el jefe de un clan escocés que mató y práctico el canibalismo con muchas personas en aquella época. Cuando Craven leyó la historia, se dio cuenta que la zona por donde solía vivir este clan se consideraba embrujado. De hecho, se decía que mucha gente desaparecía misteriosamente en el área todos los años.

Craven adaptó esa historia a tierras americanas, cambiando el clan escocés por un grupo de psicópatas americanos. Así nació el argumento de su terrorífica película.

Después de que el director hubiera estrenado “La última casa a la izquierda”,  trató de acercarse a otros géneros y apartarse del género de terror. Sin embargo, nadie quería saber nada de eso. Debido a la necesidad de dinero y en busca de mejorar su carrera, accedió a escribir esta historia de terror por petición del productor Peter Locke, el cual era también un amigo cercando. Fue Locke el que le sugirió que los escenarios se hicieran en el desierto. Al ser el presupuesto bajo, vino bien usar el desierto para hacer el rodaje y así ahorrar dinero. De hecho, el propio Locke hace un pequeño papel para recortar gastos.

La escena de la tarántula no estaba planeada

foto-2La escena donde la actriz Dee Wallace se encuentra con una tarántula en la caravana de la familia fue una de las primeras escenas con impacto. Sin embargo, no estaba en el guión. Según Craven, se encontraron con la araña en la carretera durante el rodaje y la pusieron en terrario. Se decidió incorporar al arácnido al film. De todos modos, la araña salió ilesa y la dejaron libre después de la escena. El momento en que la aplastan no es real.

Por otro lado, el perro muerto que sale en la película es real, pero no lo mataron. En una escena el actor Martin Speer encuentra el cuerpo destrozado del pastor alemán de la familia.  Se usó un perro de verdad para esta escena, aunque el perro ya estaba muerto. Compraron el cuerpo del perro en la perrera del condado, aunque el director no comentó que había pasado con el animal.

Los defectos de nacimiento de Michael Berryman

foto-4El físico de Michael Berryman es muy característico y fácilmente reconocible. Gracias a esta película se convirtió en un icono del cine de terror. Es un actor muy colaborador y durante el rodaje se mostró muy colaborativo para cualquier tema que surgiera. Sin embargo, le dijo a Craven y al resto del equipo de rodaje que había nacido con 26 defectos de nacimiento. Entre todos estos defectos estaba la falta de glándulas de sudor, lo cual le ponía en riesgo por el calor del desierto. Aun así, logró grabar todas las escenas, incluso en las secuencias más duras. Craven dijo en una entrevista que cuando acababan cada escena, le tenían que cubrir con algo para que no le diera el sol.

La gran explosión en la película casi puede acabar muy mal

foto-3Como ya se ha dicho, el presupuesto era muy ajustado y por eso se solían correr riesgos durante el rodaje. Los propios actores tenían que hacer de especialistas, y algunas veces el peligro era muy real. En una de las escenas los protagonistas ponen una trampa para matar al jefe del clan Papa Júpiter haciendo que explote su caravana. Los miembros del equipo que prepararon la explosión no tenían muy claro la distancia de seguridad para los actores. Según Craven, con los materiales baratos que consiguieron para la explosión no sabían la fuerza que iba a tener.

La película se hizo de culto y otros directores le rinden tributo

foto-5“La colina tiene ojos” es admirada por muchos colegas de la profesión. Por ejemplo, el director de “posesión infernal “Sam Raimi le hizo un homenaje de una manera muy curiosa. En una de las escenas donde Brenda yace en una cama después de recibir una paliza, se puede ver un póster de la película “Tiburón” de Spielberg. Raimi lo entendió como un mensaje de Craven a Spielberg, diciéndole que  “Tiburón” era no era tan terrorífico como su película. Como respuesta a esta escena, Raimi puso un póster de “Las colinas tienen ojos” en su propia película “Posesión infernal”. Craven respondió a su vez incluyendo una escena de “posesión infernal” en su película “Pesadilla en Elm Street”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here