Hace ya algunos años del estreno de la película Inteligencia Artificial, la cual fue una increíble colaboración entre dos grandes del cine: Steven Spielberg y Stanley Kubrick. La película cuenta la historia de un niño robot que es programado para que tenga sentimientos humanos con sus padres. Finalmente es rechazado por ellos y para recuperar su amor decide ir a buscar a la “hada azul” para que le convierta en un niño de verdad y así poder estar con sus padres. Esta historia que parece sacada de un cuento infantil es una de las películas de ciencia ficción más reconocidas del cine. No fue fácil hacerla por muchos motivos, y tiene varias anécdotas interesantes que contamos a continuación.

La idea de hacer la película “Inteligencia Artificial” empezó en los ochenta

foto-1

En la década de los ochenta Stanley Kubrick compró los derechos de la historia corta escrita por Brian Aldiss llamada “Los superjuguetes duran todo el verano”. Aprovechó para escribir el guión pidiendo ayuda a dos novelistas como también al ilustrador Chris Baker para hacer la parte del guión gráfico. Esto no sentó muy bien a Aldiss, el cual pensaba que colaboraría activamente en el guión. Cuando se enteró de que habían pasado de el en este sentido, dijo en una revista “no solo el bastardo me ha sacado del proyecto, sino que encima ha contratado a mis enemigos”. Como solía ser habitual en Kubrick, no hizo caso y solo dijo que él ahora era el dueño de la historia y podía hacer lo que quisiera.

Fue idea de Kubrick de que Spielberg la dirigiera

foto-2

Ambos directores se conocieron cuando Spielberg estaba en  Inglaterra haciendo “En busca del arca perdida”. Ambos tuvieron una charla donde Kubrick le preguntó que le parecía la historia que tenía entre manos para una película. Kubrick estaba preocupado porque pensaba que el film valdría mucho dinero. Por su parte, Spielberg pensó que sería una historia muy interesante en la línea de lo que hacía Kubrick. Sin embargo, Kubrick dijo que si la hacía Spielberg mucha más gente la iría a ver.

La cosa es que Kubrick había abandonado la idea de hacer la película Inteligencia Artificial más de una vez porque pensaba que no existía  la tecnología necesaria para hacerla. Sin embargo, cuando se estrenó  “Parque Jurásico” se convenció de que ya se podía hacer. Le preguntó al supervisor de los efectos especiales de “Parque Jurásico” Dennis Muren muchas cosas sobre este tema, y le invitó a su casa de Inglaterra para que le diera las respuestas. Por aquel entonces se refería a “Inteligencia Artificial” como Pinocho, en referencia al niño robot que quería ser de verdad.

Spielberg también aportó en el guión

foto-3

De hecho, era la primera vez que Spielberg escribía un guión desde la película “Poltergeist”. La idea era que la hermana de Spielberg ayudara a pulir el guión, quien ya había ganado dama al escribir parte de la película de “Big” con Tom Hanks. Sin embargo, no pudo ser. Fue finalmente Spielberg el que dio un buen repaso a lo que había escrito del guión y dijo que el primer y tercer acto escrito por Kubrick era brillante. Sin embargo en medio había partes confusas y esparcidas. Al final escribió estas partes que no tenía claras y se acreditó el guión a Spielberg.

Jude Law tuvo que ponerse las pilas para hacer la película

foto-4

Para empezar, tuvo que estudiar mímica y practicar movimientos de bailes chinos. Tuvo incluso que trabajar con una coreógrafa durante meses para crear los gestos y formas de su personaje. Para ello se influenció en los bailarines Fred Astaire y Gene Kelly. Al final su personaje quedó como una especia de Elvis Presley moderno victoriano con la mirada de un vampiro, según dijo el propio Law.

La mayor parte de la película se rodó en una cúpula cerrada

foto-5

Casi toda la película se hizo en la cúpula de Spruce Goose, la cual está en Long Beach, California. Esta cúpula se fabricó para albergar un enrome avión perteneciente a Howard Hughes. Otras películas se han rodado en esta cúpula, siendo todas ellas de carácter fantástico o de ciencia ficción.

El secretismo de Kubrick

foto-7

Para que Spielberg pudiera recibir las notas que le mandaba Kubrick, le hizo hacer un juramento de privacidad. No solo eso, sin que también le hizo instalarse en casa un fax con línea segura. Por si no fuera poco, hizo que el fax fuese instalado en el dormitorio de Spielberg. Esto terminó cuando la esposa de Spielberg,  Kate Capshaw, se cansó de recibir documentos de madrugada y no la dejaban dormir. Lo que hizo fue obligar a Spielberg que pusiera el fax en el estudio que tenían en la planta baja. Por su parte Spielberg no invitaba a nadie externo a los rodajes y tampoco daba los guiones enteros a los actores o al equipo.

El oso Teddy

foto-6

El oso de juguete Teddy es otro robot que acompaña a David en su viaje para encontrar el hada azul. Hubo hasta seis de estos “Teddy”, donde algunos eran para hacer expresiones muy específicas. La persona que hacía la voz de este osito, el actor Jack Angel, tuvo que estar todos los días durante 3 meses en el rodaje. Por lo visto Spielberg le hacía realizar muchos cambios en su personaje, y eran cambios que se hacían a diario. Sobre todo quería que Teddy sonara como un juguete pero no de una forma estúpida. La voz de Teddy era reproducida en un altavoz para que todos los actores escucharan el diálogo y pudieran interactuar de una forma natural.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here