Para los que hayan estudiado la segunda guerra mundial y su desarrollo, sabrán que lo que hizo Alemania fue algo difícilmente imaginable. Llevaban preparándose para la guerra durante años y los demás países no se dieron cuenta de nada. El factor sorpresa fue muy importante y fueron a la guerra muy preparados. Adolf Hitler y los generales que tenía alrededor no eran tontos, y sabían que no podían fallar en su ofensiva. Al final varias malas decisiones, incluidas las de Hitler, hicieron que los nazis estuvieran en desventaja contra los aliados. Sin embargo, todos los historiadores saben que la Alemania nazi pudo haber ganado la guerra si lo hubiera hecho de otro modo. Estas son algunas decisiones en las que los nazis pudieron haber ganado la guerra.

1 – Invadir Inglaterra en lugar de intentarlo con la URSS

Como todos sabemos, el intento de invadir la Unión Soviética por parte de la Alemania Nazi fue un error desastroso. Quizá fue uno de los peores que cometió Hitler y que favoreció la caída del dictador. Se enviaron cuatro millones y medio de soldados a un país con el que tenían un pacto firmado de no agresión. Aparte de haber dado un paso tan catastrófico, no tuvieron en cuenta que el Reino Unido estaba en unos momentos muy difíciles. Se habían dejado mucho material bélico y transportes en Francia cuando fue invadida. Tampoco tenían la experiencia y estrategia que tenían los alemanes para la guerra. Hitler no aprovechó eso y decidió invadir la URSS en lugar de centrar sus esfuerzos en el país anglosajón.

El intento de invasión a la URSS dejó mella en la maquinaria alemana de guerra. Tampoco tuvieron en cuenta el duro invierno de esa parte del mundo, lo cual frenó e hizo más dura la campaña bélica de Hitler. Alemania nunca se pudo recuperar de esta decisión, y aparte el Reino Unido se pudo recuperar y seguir atacando por su flanco.

2 – Declarar la guerra a Estados Unidos

Otro de los grandes errores de la Alemania Nazi fue declarar la guerra a los Estados Unidos. Si se hubieran tomando las cosas con más calma y no hubieran metido a los Estados Unidos, puede que el país norteamericano no se hubiera metido en el conflicto. Es algo que no se sabe seguro, pero es una posibilidad. Incluso si se hubiera finalmente metido, hubiera sido mucho más tarde y Alemania hubiera tenido más tiempo para prepararse para esa confrontación. Muchos expertos coinciden que los americanos no estaban muy seguros de meterse en la guerra que tenía lugar en Europa. La declaración de guerra de Alemania les puso contras la espada y la pared.

3 – Aliarse con Japón para derrotar a la URSS

Como se ha dicho, atacar a la URSS fue un mal paso. Sin embargo, tenía como aliado a Japón y podían haberse coordinado para atacar por dos frentes. Uno de los motivos por los que los soviéticos pudieron contraatacar de forma tan eficaz a pocos kilómetros de Moscú, fue que sus tropas bien equipadas de Siberia se unieron a la ofensiva. Estas tropas estaban descansadas y muy bien preparadas, y lo que se encontraron fue el ejército Alemán ya muy tocado por la lucha y el frío invierno. Si Japón hubiera avanzado por el este mientas los nazis hubieran avanzado por el oeste, el escenario hubiera sido diferente. Los soviéticos lo hubieran tenido mucho más complicado.

4 – Haber evitado el holocausto

El holocausto que los nazis hicieron sobre todo con judíos y personas de otras etnias es uno de los episodios más horribles de los tiempos modernos. Lo que no sabe mucha gente es que fue también uno de los errores logísticos más grave de la Alemania nazi. El asesinato masivo de personas inocentes que hicieron los nazis no solo fue un terrible crimen, sino que fue un gasto de recursos humanos y materiales que debilitó al gobierno alemán. Esto fue decisivo para que la guerra se volviera contra los nazis. Si hubieran gastado todos esos recursos en prepararse mejor para la guerra, el Tercer Reich hubiera sido más difícil de derrocar.

5 – Hitler no tendría que haberse metido en estrategias militares

Hitler era sin duda un gran orador y una persona con carisma que llamó la atención de todo el mundo. La mayor parte del  pueblo alemán le siguió ciegamente, y realmente era una persona muy inteligente. Sin embargo, sus constantes intromisiones en las estrategias miliares del ejército hicieron más daño que los ataques de los aliados. Tenía a unos generales muy competentes para la guerra, pero solía cambiar sus estrategias por las suyas propias. Hitler tampoco era una persona que aceptaba opiniones contrarias a las suyas.

Tomó una gran cantidad de decisiones basándose en lo que el pensaba que estaba bien. Sus órdenes solían ser hechas desde su cuartel general en Alemania. La información que le llegaba de los frentes muchas veces ya eran obsoletas, por lo que basar decisiones sobre eso era una equivocación. Uno ejemplo fue que ordenó que sus tropas se mantuvieran firmes en Moscú, en contra de los aconsejado por sus generales. Esta decisión ocasionó la muerte de un millón de soldados alemanes. Parece que tampoco hizo mucho caso de sus generales en como rechazar el conocido desembarco de Normandía. Esto pudo ser también otro grave error del dictador al no escuchar a estrategas mucho mejores que el.

6 – No haber bombardeado ciudades inglesas

Alemania empezó haciéndolo muy bien en su guerra con Gran Bretaña. Gracias a las buenas decisiones de sus generales los bombardeos se centraron solo en bases militares y zonas industriales inglesas. Las campañas de bombardeos alemanes tuvieron un rotundo éxito, sobre todo en las bases aéreas británicas. Muchas de sus pistas e instalaciones quedaron completamente destruidas y Gran Bretaña se estaba viendo en un gran apuro.

Las fueras aéreas británicas (RAF) también contraatacaron y en uno de sus ofensivas decidieron atacar Berlín. Esto no le sentó nada bien a Hitler y cambió la estrategia que tan bien estaban llevando sus generales. Hitler ordenó que las incursiones de sus aviones fueran en ciudades, sobre todo en Londres. Esto dio tiempo de sobra para que las bases militares aéreas pudieran ser reparadas y volver a luchar con todo su potencial.

7 – La invasión de Grecia no fue una buena idea

Hitler pensaba que si atacaba la URSS podría tener a Moscú bajo su poder antes del invierno. Muchos historiadores de la segunda guerra mundial están convencidos de que lo habría logrado si no hubiera invadido Grecia. Muchos piensan que la invasión de Grecia pospuso la invasión de la URSS por seis semanas. Esto ayudó a que el invierno se les echara encima con los catastróficos resultados que todos conocemos.

8 – No tenía que haber luchado en dos frentes

Un error estratégico en el que todo el mundo coincide es que el luchar en dos frentes no ayudó a la Alemania Nazi. Por un lado estaban luchando con los británicos y los americanos. Por el otro estaban en plena guerra con la Unión Soviética. Esto es algo que ningún país se puede permitir por poderoso que sea. Si los nazis hubieran atacado por cada frente por separado, las cosas hubieran sido distintas. Como se ha dicho antes, una equivocación fue no vencer a los británicos antes de pensar siquiera en invadir la Unión Soviética. De esta manera solo hubieran tenido un frente en el que combatir. De hecho, si se hubieran centrado en la parte anglosajona, podrían haber dejado la URSS para mucho tiempo después si realmente lo querían hacer.

9 – La Alemania Nazi tenía que haber tenido más paciencia

Una de las razones de que los nazis perdieran la guerra fue que empezaron una guerra mundial sin estar lo suficientemente preparados. Aunque hemos dicho al principio que se llevaban preparando desde hace años, no fue suficiente. Un ejemplo es que la armada naval alemanda no estaba preparada para una guerra de esa magnitud. Se calcula que Alemania se estuvo preparando durante solo cuatro años. Si hubieran tenido más paciencia y esperado seis años más, su fuerza militar hubiera sido prácticamente invencible. Eso sin contar que quizá los nazis hubieran sido los primeros en tener armas atómicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here