Para los que no sepáis que son los Creepypastas son historias populares de misterio y terror que se cuentan en Internet. Las historias de Creepypastas son tan convincentes que muchas de ellas se han dado por verdaderas. Esto ha hecho que se hayan formado leyendas urbanas alrededor de muchas de las historias. Incluso se han creado videojuegos y películas basados en Creepypastas. Se han hecho muy populares ya que son fáciles de compartir y las historias son muy entretenidas. La mayoría son inquietantes y no son las mejores historias para ir a dormir.

Como se ha dicho, algunas de las historias de Creepypastas llegaron a ser consideradas como algo muy real. Esto dio paso a muchas situaciones increíbles donde mucha gente empezó a ver realmente espíritus, demonios y seres que se contaban en Creepypastas. ¿Hasta que punto las historias podrían ser reales? Os contamos algunas que han salido de Creepypastas que seguro que te darán que pensar.

1 – Un inquietante ser llamado Slender Man

De los muchos “monstruos” que han aparecido en tiempos modernos el más popular es posiblemente slender man. Apareció en las historias de Creepypastas hace unos años y provocó una revolución en Internet. Empezaron a aparecer videos donde se mostraban las apariciones de este extraño personaje y muchos empezaron a considerar que existía de verdad.

La historia contaba que un ser muy alto vestido con un traje negro y sin rostro podía verse en colegios y parques. Este ser vigilaba zonas donde había niños y su intención era llevárselos con el a su infierno particular. Si alguien conseguía acercarse mucho a slender man, podía ver como de su espalda salían unos largos tentáculos que mostraban su lado más demoníaco. La historia decía que tenía poderes de tele transportación. Slender man tuvo tanta repercusión que en Estados Unidos la policía empezó a recibir cientos de llamadas de gente asustada diciendo que lo habían visto. Hubo una paranoia generalizada alrededor de esta leyenda urbana.

2 – El oscuro secreto de Disney

Una cosa que es cierta es que la compañía Disney tiene algunos secretos que son algo siniestros. Creepypastas se ha aprovechado de esto y la historia trata de uno de los episodios por los que pasó esta compañía de entretenimiento para niños. Disney abrió un parque temático en Carolina del Norte. Compró mucho terreno para abrir lo que sería “el palacio de Mowgli”, el cual se basaba en la película “El libro de la Jungla”. De un día para otro Disney cerró este parque y vendió el terreno sin explicación.

Según cuenta la historia de Creepypastas, un hombre que estaba de gira por parques abiertos por Disney, se encontró con este parque abandonado. Lleno de curiosidad decidió visitarlo, aunque ya no hubiera nadie. Lo primero que sintió fue un abandono total de las instalaciones. Muchas de las puertas a las atracciones estaban cerradas con candado. Mientras andaba por el siniestro parque vio una puerta que decía “solo mascotas”. La curiosidad le hizo decidir investigar que había tras la puerta. Al entrar no vio mucho, solo algunos disfraces de mascotas del parque para los antiguos empleados.

Uno de los trajes atrajo su atención. Era un disfraz del Pato Donald. Al cogerlo del interior del traje cayó una calavera humana. El hombre asustado corrió hacía la puerta pero se detuvo antes de salir. Pensó que tenía que tomar una foto para enseñar a la policía y que así le creyeran. Al volver a entrar vio que alguien con el traje de Mickey Mouse estaba frente a el mirándolo. El hombre quedó petrificado por el terror. La mascota entonces se quitó la cabeza de Mickey pero debajo no había nada. De la cabeza empezó a caer un líquido amarillento rojizo como si fuera sangre. Al salir de las instalaciones el hombre echó un último vistazo atrás mientras corría. Pudo ver que en la pared ponía “abandonado por dios”.

3 – Una historia para asustar a los niños que se portan mal

Esta historia de Creepypastas dio bastante que hablar porque algunos pensaron que podía haber algo de cierto. La historia habla de un fotógrafo que investiga sobre un siniestro programa que solía ver de pequeño. Este programa infantil usaba imágenes gráficas que intentaban dar miedo a los niños pequeños. La idea es que se portaran mejor y no fueran traviesos. Cada episodio hablaba de lo que no podían hacer los niños, como acostarse tarde, comer muchos dulces o no acabarse las espinacas y verduras en la comida.

El interés del fotógrafo era  por un recuerdo que tenía de la serie que realmente le había asustado. Al final de cada episodio se veía una puerta con una cadena puesta. La cámara se iba acercando a la puerta lentamente mientras se escuchaban gritos y llantos de niños. Debajo de la pantalla aparecía un texto diciendo “Aquí es donde acaban los niños que se portan mal”. El fotógrafo finalmente encontró el estudio donde se grababan los episodios, y también encontró la siniestra puerta. Abrió la puerta para ver que había dentro de la habitación y se encontró a un fuerte olor de carne en descomposición y restos de huesos y sangre seca. En la centro de la habitación colgaba del techo un micrófono que se movía de un lado a otro.

4 – Una mujer sin emociones

Otra de las terroríficas historias que contaron Creepypastas nos lleva a los años setenta, donde una mujer se presentó en un hospital solo con su vestido empapado en sangre. La cara de la mujer parecía la de un maniquí. Le faltaban las cejas y pestañas y tenía un exceso de maquillaje. Esto hacía que la piel pareciera papel. Lo más siniestro es que vieron que tenía agarrado con sus dientes un diminuto gatito muerto. La mujer se desmayó y la llevaron a una habitación del hospital. Por si acaso la ataron a la cama y llamaron a la policía.

Cuando la mujer recobró la conciencia parecía muy tranquila aunque no hacía ningún gesto o comentario. No mostraba ninguna expresión o emoción. Lo único que hacía era mirar a los médicos y enfermeras con una fría mirada y mostrando unos pequeños dientes afilados al sonreír. Algunas de las enfermeras se retiraron aterrorizadas por esta misteriosa mujer. Un médico se acercó a la mujer y le preguntó que había pasado y quién era. La mujer rompió las correas que le sujetaban y se abalanzó sobre el médico. De un mordisco le arrancó la yugular matándolo al instante. En ese momento llegó la policía y la mujer incorporándose les dijo “soy dios”.

5 – La terrible experiencia de la cueva

Otra de las historias de Creepypastas que se dieron por ciertas hablaban de tres aventureros que exploraban cuevas peligrosas. La historia fue contada en un formato de mensajes de los exploradores en un blog, por lo que daba mucha credibilidad. Explorando una cueva vieron que había un pequeño agujero y quisieron pasar por ahí al otro lado. Hicieron el agujero un poco más grande para poder caber. Sin embargo, la cosa empezó a salir mal desde el principio.

Al pasar por la estrecha abertura se encontraron con una tenebrosa extensión de la cueva con siniestras imágenes en las paredes. Eran dibujos que mostraban sacrificios,  ejecuciones y lo que parecían demonios. Al rato empezaron a escuchar gritos al fondo de la cueva, por lo que realmente se asustaron. Salieron a toda prisa por el estrecho agujero pero no la cosa no acabó ahí. Durante los siguientes días los tres amigos sufrieron pesadillas y veían cosas raras relacionadas con la cueva. Finalmente se reunieron y decidieron volver a la cueva para buscar respuestas a lo que estaba pasando.

Antes de marchar a la cueva, los tres exploradores dejaron escrito en su blog lo que iban a hacer. El blog nunca más fue actualizado y no se supo nada más de los tres amigos.

6 – Otro terrorífico programa del pasado para niños

La historia de Candle Cove tiene mucha historia aparte de ser terrorífica. De nuevo, se trata de una serie de los años setenta para niños, en este caso de piratas. Sin embargo, parece que había algo más en la serie infantil que ocultaba algo diabólico. Los personajes de la serie aparecían en la habitación de los niños en formas más demoníacas. En la serie aparecían niños gritando de verdadero terror, y parece que estaban torturando niños en algunos momentos del programa.

En la historia personas ya adultas que habían visto la serie preguntaban a sus padres si recordaban la serie Candle Cove. Los padres se quedaban sorprendidos de que recordaran este programa. Les decían que realmente lo que había en la televisión eran interferencias y ruido estático. Aun así, se quedaban ensimismados durante media hora viendo este inexistente programa. Lo más inquietante, es que mucha gente después de leer este Creepypasta recordaba que había visto la serie de pequeños. ¿Significaba esto que Candle Cove realmente existió o era su imaginación?

7 – Una sociedad secreto de monstruos

Creepypasta nos trajo también la historia sobre una fundación muy particular llamada SCP. Se decía que era una fundación inaugurada hace décadas pero totalmente secreta, hasta que Internet la sacó a la luz en el 2007. En la fundación trabajaban muchos profesionales tales como médicos, investigadores y agentes del gobierno. Se trataba de un lugar para estudiar a criaturas extrañas con habilidades y poderes. También se encargaban de ocultar a estas criaturas para que el mundo no supiera de ellas. Esto recuerda a las conspiraciones de las que tanto hemos oído hablar.

Una de las criaturas del SCP que quedaron expuestas fue el sujeto 173. Tenía un aspecto de estatua pero con una cara totalmente desfigurada. Se decía que esta criatura no podía mirar directamente a la gente. Sin embargo, los que dejaban de mirarla morían sin remedio. Al final descubrieron que la única forma de que no hubiera muertes era que alguien siempre la estuviera mirando. Por ello, se pagó a personal para hacer turnos y nunca dejar de mirar a la criatura 173.

8 – La cerradura

No podían faltar las historias de fantasmas en los Creepypasta. En este caso es la historia de un hombre que llega a un hotel muy aislado durante un viaje. Es tarde y es el único hotel en kilómetros por una solitaria carretera. Al registrarse en el hotel, el recepcionista la dice que hay una puerta sin número y que se usan como almacén. Le avisa que no entre en esa habitación bajo ninguna circunstancia. El hombre asiente y se va a su habitación, aunque le pica la curiosidad sobre esa misteriosa puerta. Más tarde decide acercarse a la puerta del número para ver de qué se trata.

El hombre intenta abrir la puerta pero está cerrada bajo llave. Entonces decide mirar por la cerradura para ver algo de lo que hay en el interior. Al mirar ver lo que parece ser una habitación normal de hotel, pero se fija que en una esquina hay una anciana muy pálida apoyada en la pared. El hombre se queda extrañado y con un cierto miedo, por lo que vuelve a su habitación. Al día siguiente y ya con la luz del día, el hombre se vuelve a acercar a la puerta y vuelve a mirar por la cerradura. En esta ocasión lo único que ve es todo rojo, como si hubieran puesto una lámina de ese color por el otro lado.

Al bajar al vestíbulo le pregunta al recepcionista que es lo que pasó en esa habitación. Finalmente el recepcionista le confiesa un hombre mató a su mujer en esa habitación, y se dice que el fantasma de la muerte no abandonó el lugar. Según contó, también se sabe que el fantasma tiene los ojos completamente rojos.

9 – La historia de los retratos

Terminamos con una inquietante historia de una cabaña en el bosque, lo cual ha dado para muchas películas y relatos de terror. En este caso un cazador se pierde en el bosque y se le hace de noche. Ya tenía asumido que iba a pasar la noche a la intemperie cuando se encontró con una cabaña. Le sorprendió ver una cabaña en un lugar tan aislado, pero también agradeció su suerte. Por lo menos dormiría bajo techo hasta que amaneciera.

Al entrar en la cabaña ve que está deshabitada y tampoco parece que nadie haya vivido en ella por mucho tiempo. Mientras se está acomodando le echa un vistazo al interior de la cabaña. Para estar teóricamente abandonada está en muy buenas condiciones. Incluso piensa que igual la usan en verano como lugar de vacaciones. Como está muy cansado, se echa a dormir. De repente se da cuenta de los muchos retratos que hay en las paredes y que parece que le miran fijamente. Esto le empieza a incomodar y le cuesta conciliar el sueño. Finalmente el cansancio hace que se duerma. Al día siguiente se despierta debido a la luz del día  que viene de las muchas ventanas que tiene la cabaña. Al levantarse se da cuenta que nunca hubo retratos en las paredes sino que eran todas ventanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here