Cada persona tiene una inteligencia que varía dependiendo de ciertas cosas. La genética es lo que marca si nuestro coeficiente  intelectual es mayor o menor. También hay agentes externos que pueden hacer que nuestra inteligencia vaya mejor o peor. Está claro que el alcohol y las drogas afectan a nuestro cerebro y esto lo sabe todo el mundo. Darse golpes en la cabeza tampoco ayuda a que seamos más inteligentes. Lo que mucha gente no sabe es que hay otros factores que también son cosas que disminuyen la inteligencia. Te contamos algunas cosas que están demostradas que afectan negativamente a nuestra inteligencia.

1 – Una iluminación mala

luz tenue

Hay varios estudios que han mostrado que estar prolongadamente expuesto a una mala iluminación afecta a como recordamos y aprendemos cosas. Unos científicos de la universidad de Michigan hicieron pruebas con ratas en un laberinto y el tiempo que tardaban en salir de el. Se crearon dos grupos donde uno tenía una iluminación muy buena y el otro poca luz en general. Después de un mes el grupo que tuvo poca luz perdieron un treinta por ciento de memoria. Los dos grupos habían sido entrenados para salir del laberinto sin problemas, pero el segundo grupo luego tuvo peores resultados.

Este es uno de los motivos por lo que en los puestos de trabajo es tan importante tener una buena iluminación. La exposición a una luz de mala calidad puede afectarnos más de lo que creemos.

2 – Alimentos procesados

alimentos procesados

Ya se sabía que una mala dieta nos afecta de muchas maneras, tanto físicamente como mentalmente. Se han hecho muchos estudios sobre la alimentación y como nos afecta intelectualmente. Algunos de estos estudios se han centrado sobre todo en niños, donde se pudo comprobar algo muy interesante. Los niños de 3 a 7 años que comían dietas con muchos nutrientes y vitaminas tenían coeficientes de inteligencia más altos que los niños que habían abusado de los alimentos procesados.

Los alimentos procesados con peor para nuestra salud de lo que muchos imaginan, y no solo físicamente. Si las personas en desarrollo abusan de este tipo de comidas el impacto en la inteligencia es muy grande. No es algo que se recuerde mucho y debería hacerse. Aunque nadie debería comer habitualmente alimentos procesados, los niños que están creciendo no deberían ni mirarlos.

3 – Hace muchas cosas a la vez o intentar ser multitarea

multitarea

Se sabe hace tiempo que hacer multitareas no es bueno para nuestro cerebro. Aunque muchas veces lo hacemos, nuestro cerebro lo pasa mal cuando hacemos muchas cosas a la vez. Le cuesta centrarse en más de una cosa al mismo tiempo. Por este motivo la mayoría de la gente hace las cosas peor cuando realiza muchas cosas en lugar de centrarse en una a la vez. Se han hecho varios estudios sobre esto y se comprobó que las personas que hacen multitareas no solo lo hacen peor sino que hay una caída en su coeficiente intelectual.

Uno de los estudios en el Instituto Psiquiátrico de Londres vio que el CI bajaba un 10 por ciento en la gente que hacía multitareas. Esto es más que cuando una persona no ha dormido en toda la noche, por lo que nos da una idea de lo importante que es centrarnos en algo concreto.

4 – El azúcar es una de las cosas que disminuyen la inteligencia

fructosa

Por mucho que te guste el azúcar puede que tengas que replanteare cuidar su consumo muy en serio. Una dieta alta en fructosa consigue reducir la inteligencia en menos de dos meses. Esto lo ha podido demostrar la Universidad de California en un estudio con ratas usando el mismo método del laberinto. Se hicieron dos grupos donde a ambos se les dieron agua con una gran cantidad de fructosa. Sin embargo, al primer grupo se le suministró ácidos grasos omega 3, lo cual se cree que protege las células del cerebro.

Después de seis semanas el grupo que había tomado el omega 3 se manejaban mucho mejor en el laberinto que el grupo dos. Los que habían recibido solo la fructosa tenían poco éxito para salir del laberinto y no podían recordar la ruta de salida. El problema de la fructosa excesiva es que sube mucho los niveles de insulina. El cerebro usa el azúcar como un combustible, pero demasiada fructuosa impacta como el azúcar es almacenado.

El resultado en nuestro cerebro con el problema de almacenar el azúcar afecta a como pensamos y también las emociones. La parte buena es que los ácidos de omega 3 nos pueden proteger si nos pasamos con la fructosa. De todos modos, lo mejor es limitar el consumo de azúcar ya que es malo para otras cosas también.

5 – Los atascos de tráfico afectan a nuestra inteligencia

atascos de trafico

Aunque muchos pueden pensar que los atascos de tráfico no tienen nada que ver con la inteligencia, lo cierto es que si tiene que ver. Conducir al trabajo más de dos horas al día puede disminuir nuestro coeficiente intelectual. Los investigadores de la universidad de Leicester en Inglaterra estudiaron a medio millón de personas y si estilo de vida durante cinco años. Se analizaba sobre todo las variaciones en su inteligencia. Del medio millón de personas, unas 90 mil conducían más dos horas para ir a trabajar.

Precisamente las que 90 mil personas que cogían atascos de tráfico de forma habitual, dieron un CI más bajo. Esto no fue lo único ya que también notaron que ha habilidad cognitiva también había disminuido. El motivo es que la mente está menos activa cuando estamos frente al volante. Hay una falta de estimulación que ocasiona que el CI baje. También se ha podido ver esto en personas que ven muchas horas de televisión.

6 – El jet lag reduce nuestra memoria

jet lag

El que haya tenido que pasar por el jet lag sabrá que la sensación puede ser agotadora. Cuando se trata de nuestra memoria y la capacidad de aprender, el jet lag es un enemigo de cuidado. De hecho, los efectos puede durar más de lo que pensamos. Varios estudios han mostrado que los efectos del jet lag pueden durar varias semanas, incluso cuando ya nos sentimos bien y recuperados. El motivo es que la falta de sueño afecta a nuestro hipocampo y tarda en recuperarse. Aunque no lo notemos en general, mucha gente se da cuenta de que no funciona del todo bien hasta pasado cierto tiempo después de un jet lag.

7 – La obesidad también afecta a la inteligencia

obesidad

Seguro que muchos conocen a personas que tienen un gran sobrepeso y son extremadamente inteligentes. Es cierto, pero la verdad es que en general el exceso de grasa afecta a todos los órganos incluyendo el cerebro. Las personas obesas metabolizan el azúcar de forma más rápida que las personas en su peso ideal. Esto puede dañar daños en ciertos puntos del cerebro que afectan a las habilidades cognitivas. De hecho, se ha podido ver que la gente obesa tiene menos materia blanca que otras personas con un peso normal.

8 – Cuidado con la televisión

demasiada television

Ya lo hemos comentado antes, pero la televisión no es lo ideal para hacernos más inteligentes. De hecho, puede ser todo lo contrario. Es cierto que hay programas que son muy educativos pero hay que reconocer que hay muchas cosas que no ayudan precisamente a estimular el cerebro. Siempre se habla de que demasiada televisión nos atonta, pero ¿es cierto que realmente es así?

Lo cierto es que se han hecho varios estudios para comprobar si es verdad, y los resultados han sido esclarecedores. Las personas que veían muchas horas de televisión, sobre todo de los llamados “reality shows” y programas de cotilleo, tendían a disminuir su CI. Por lo tanto, es verdad que este tipo de programación ayuda a embrutecer nuestro cerebro, por lo que hay que tenerlo en cuenta si estamos viendo demasiada televisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here