Como muchos ya sabrán, los gobiernos no siempre tienen a los ciudadanos a los que representan como mayor prioridad. Por desgracia, se han dado muchos casos donde diferentes gobiernos han hecho cosas que parecen sacadas de una película de terror. Hablamos de gobiernos del primero mundo donde las circunstancias dieron lugar a experimentos impensables en la mente de cualquier mente sana. Muchos de estos experimentos si hicieron en nombre de la protección del propio país, aunque esto no justifica ni mucho menos estas pruebas gubernamentales con humanos. Algunos de estos experimentos con humanos siguen siendo recordados hoy en día. Otros han sido olvidados.

1 – El teoría de la tartamudez

En la universidad de Iowa en el año 1939 algunos patólogos quisieron demostrar que el tartamudeo era algo que se aprendía de niño. Para demostrarlo usaron un grupo de huérfanos de un orfanato cercano, los cuales fueron separados en dos grupos. En el primer grupo se les dio un trato normal educativo. El segundo grupo fue tratado de una forma negativa. Se les decía constantemente que hablaban de forma incorrecta, cuando no era así. Se les hacía callar hasta que no dijeran las cosas apropiadamente. Esto sicológicamente les confundía mucho.

Ninguno de los dos grupos tenía problemas de tartamudez, y la idea era que el segundo grupo desarrollara este problema. Simplemente por demostrar una teoría lo hicieron pasar muy mal a un grupo de niños pequeños para provocarles un defecto en el habla. Algunos de los niños tuvieron problemas de conducta y dejaron de hablar completamente. En el 2007  los niños supervivientes denunciaron a esta universidad y se les pagó una indemnización de casi un millón de dólares.

2 – El proyecto MKUltra

Uno de los experimentos que más se conocen del gobierno americano es sin duda el proyecto MKUltra. Comenzó en los años cincuenta y se usaron ciudadanos americanos y canadienses de todas las edades. La idea fue experimentar con ciertas drogas que debían servir para los interrogatorios y así sacar información. Este proyecto estaba centrado en el control del a mente usando drogas e hipnosis. Muchas de las personas que participaron en el experimento acabaron con daños cerebrales, problemas psicológicos y algunos murieron.

El experimento MKUltra fue desarrollado por la CIA y ha sido la temática para muchas películas y series. El proyecto original finalmente fue descartado y desapareció. Sin embargo, muchos piensas que estos experimentos se siguen haciendo de una manera u otra con diferentes nombres. Es una de esas teorías de la conspiración que se rumorean que existe.

3 – Extraños implantes a prisioneros

Este caso sin duda parece sacado de un guión de cine, pero es tristemente realidad. El doctor Leo Stanley era el cirujano jefe en la cárcel de San Quintín en los años cuarenta. Durante el tiempo que estuvo al frente de esta cárcel en su puesto de cirujano jefe, hico cientos de extraños experimentos con prisioneros. Algunos de ellos incluían implantes en los testículos. Este médico afirmaba que intentaba ayudar a los prisioneros a reducir su comportamiento criminal. A los que no podía ayudar los esterilizaba para eliminar la posibilidad de que tuvieran descendencia.

Uno de los siniestros experimentos que puso en marcha, era coger los testículos de los prisioneros ejecutados e insertarlos en el cuerpo de otros prisioneros. Obviamente el organismo rechazaba estos trasplantes por lo que el cirujano los volvía a sacar. Luego reducía los testículos a una masa líquida y los volvía a inyectar al prisionero. ¿Qué quería conseguir con esta locura? Lo cierto es que nadie lo sabía muy bien, pero parece ser que el medico quería ayudar a los presos con este tipo de tortura.

4 – Efectos de las bombas atómicas en humanos

Durante el proyecto Manhattan donde se estaba desarrollando la bomba atómica, se necesitaba saber el efecto de la radiación en humanos. Para ello, 18 personas fueron inyectadas con plutonio. Esto ocurrió mucho antes de que las bombas fueran lanzadas en Japón. El inyectar ciertas cantidades de plutonio en civiles y soldados se repitió en varias ocasiones. Todos estos experimentos se dirigían desde la planta nuclear de Oak Ridge en Tennessee. De hecho, se construyó un pueblo alrededor de esta central con 30 mil habitantes. Nadie sabe la cantidad de experimentos de este tipo que se hicieron allí.

5 – Radiaciones en las islas del Pacífico

Siguiendo con las armas atómicas, muchas pruebas nucleares se hicieron en las islas del Pacífico, antes lanzaras en Hiroshima y Nagasaki. Era un proyecto secreto. Algunas de las pruebas se hicieron en el atolón de las islas Bikini, donde una de ellas causó unos daños inesperados. Al explosionar una de las bombas atómicas, el viento llevó la radiación hasta unas islas cercanas que estaban habitadas. La radiación causó enfermedades y malformaciones en recién nacidos durante generaciones.

En un proyecto posterior estas personas fueron estudiadas para determinar hasta qué punto la radiación les había afectado. Los habitantes de estas islas nunca dieron su consentimiento para estas pruebas, y estuvieron expuestos a enfermedades como el cáncer.

6 – El terrible destacamento 731 y su diabólico cirujano jefe

Ya hemos comentado en otro artículo este horrible periodo de la segunda guerra mundial, donde los japoneses cometieron auténticas atrocidades. El doctor Shiro Ishii estaba al frente de la unidad 731, el cual era un destacamento japonés para investigar la guerra química y biológica. Se sabe que hizo experimentos con prisioneros en su mayoría chinos y rusos.

Muchos de estos experimentos son tan terribles que es difícil creer que alguien pudiera hacer esto en nombre de la ciencia. Japón estaba perdiendo la guerra y cualquier cosa valía para conseguir recuperar la ventaja. Realizó multitud de terribles operaciones sin anestesia. Sometía a los prisioneros a vivisecciones, exposición a temperaturas extremas y la inoculación de diferentes bacterias y virus mortales. En 1945 la guerra estaba perdida por lo que ejecutó a todos los prisioneros que quedaban.

El doctor Shiro Ishii fue finalmente arrestado por el general MacArthur. Sin embargo, todos sus experimentos sobre la guerra bacteriológica habían dado mucha información que cualquier gobierno querría tener.  El gobierno americano ofreció a Shiro Ishii inmunidad si compartía todos los datos de sus experimentos. Shiro Ishii murió de viejo en Japón siendo catedrático de una conocida universidad.

7 – Las pruebas con gas mostaza

Durante la segunda guerra mundial se hicieron varias pruebas con gas mostaza en soldados. Aunque era voluntario, luego se ha sabido que muchos soldados no sabían muy bien en lo que se estaban metiendo. El departamento de defensa no los llamaba exactamente “experimentos” por lo que podía reclutar de cualquier soldado si querían. No se sabe cuántas personas pasaron por estas pruebas con gas mostaza, aunque muchos tuvieron problemas de salud durante el resto de su vida.

8 – Inoculación de ETS en civiles

En el 2010 el gobierno americano reconoció públicamente que en los años cuarenta estuvo experimentando con ETS (enfermedades de transmisión sexual) en personas de diferente tipo. Se usaron prostitutas para contagiar a soldados que estaban en cárceles militares o en hospitales. Más tarde se hicieron estos experimentos en civiles, incluyendo niños en orfanatos para ver los efectos de estas enfermedades.

Muchos no recibían ningún tratamiento y solo se usaban como seguimiento y control. Este proyecto se suponía que ayudaba a los investigadores a prevenir y tratar las ETS. Las enfermedades usadas en los experimentos fueron la gonorrea, la sífilis y el chancro. El gobierno de Guatemala estuvo también metido en estos experimentos, donde varios de sus ciudadanos también fueron infectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here