La película “Espartaco” del año 1960 no solo fue una gran producción con grandes actores de la época, sino también motivo de varias polémicas. Kirk Douglas encabezada el film como esclavo que se rebela contra Roma liderando una revuelta contra el imperio. El director Stanley Kubrick quiso hacer una película épica con toda crudeza y lo consiguió con creces. Junto a Douglas, tenemos nombres como Peter Ustinov, Laurence Olivier, Tony Curtis y Charles Laughton y Jean Simmons, por lo que podemos imaginarnos como de grande fue el film en ese año. Sigue siendo todo un clásico hoy en día, donde incluso se hizo una impactante serie de televisión recientemente. Te contamos algunas cosas interesantes de “Espartaco” que seguro que no sabías.

1 – Los difíciles comienzos de la película

Aunque muchos no lo saben, Kirk Douglas no solo era un gran actor, sino que era excelente productor. Tenía su propia compañía productora y en este caso fue los que primero empezaron a poner en marcha “Espartaco”. La película tenía que basarse en el libro de Howard Fast, el cual era una versión más romántica del verdadero personaje de Espartaco. Douglas acudió a los estudios Universal para que hicieran la película, y el estudio le dio cuatro semanas para conseguir un guión. Howard Fast aparte de escribir la adaptación del personaje, también intentó hacer el guión. Sin embargo Douglas lo consideró un desastre. Por este motivo recurrió al guionista Donald Trumbo para sacarle del apuro.

El primero director elegido fue Anthony Mann, el cual tenía sobre todo experiencia en películas del oeste. El problema fue las cosas no fueron bien y las primeras filmaciones simplemente no tenían ninguna coherencia. Kirk Douglas quedó muy preocupado viendo como el rodaje iba a ser un caos, por lo que le pidió a Howard Fast que hablara con Stanley Kubrick. Este director ya tenía una gran reputación y Douglas pensó que sería la persona ideal para levantar el proyecto.

2 – Los directores anteriores a Kubrick

Anthony Mann no lo estaba haciendo nada bien según Douglas y por eso lo despidió tras dos semanas de rodaje. No solo fue de cómo estaba rodando las escenas, sino que le parecía que estaba asustado por la grande que era la película. Tampoco le gustó que se llevara mejor con los actores británicos. Antes de Mann se lo había pedido a David Lean, el cual había tenido un gran éxito con “El puente del río Kwai”. Sin embargo Lean lo rechazó. Incluso se le pidió a Laurence Olivier, pero también dijo que no ya que dirigir y actuar sería demasiado para el. Finalmente Stanley Kubrick lo aceptó.

3 – El actor Yul Brynner quiso hacer su propia versión de “Espartaco”

Poco antes de la versión de 1960, había en marcha una película llamada “Espartaco y los Gladiadores”. La película iba a ser interpretada por Yul Brynner y Anthony Quinn a las órdenes del estudio United Artists. El estudio incluso ya había pagado exclusivas en revistas de moda para promocionar la película. Sin embargo, Kirk Douglas y su productora tenían los derechos de la novela de Howard Fast. Cuando Trumbo hizo el guión para la película, todos los actores lo consideraron mejor que el guión de la película de Brynner. Finalmente Douglas ganó y “Espartaco y los Gladiadores nunca se llegó a realizar.

4 – Laurence Olivier y Charles Laughton no se llevaban bien

Según Peter Ustinov, tuvo que estar tranquilizando la situación entre Laughton y Olivier más de una vez. Por algún motivo, no podían ni verse. No había un motivo concreto según el actor, era simplemente que la química entre ellos era totalmente opuesta. Lo comparó a cuando dos perros que no se conocen de repente se encuentran. Se empiezan a ladrar y nadie saber porque.

Por su lado Peter Ustinov tuvo también un gracioso desencuentro con Kirk Douglas, aunque todo quedó explicado. Antes de la película no se conocían, y su primer encuentro fue durante el rodaje de la secuencia donde su traficante de esclavos descubre a Espartaco encadenado a una roca. Al llevar Douglas tantos harapos, no le pudo reconocer. Douglas no se lo tomó a mal y no lo tomó como un desplante.

5 – Los gritos del ejército de Espartaco eran fans de futbol americano

Durante el rodaje de “Espartaco” dio la casualidad de que había un importante partido de futbol americano entre el Norte Dame y el Estado de Michigan. Se les pidió a los 76 mil fans que fueron al partido chillaran las consigas que hace el ejército de Espartaco”. Se les pidió que gritaran “Yo soy Espartaco” y otras frases que se pueden escuchar en el película. También les pidieron que hicieran gritos y sonidos de combate, aunque tuvieron cuidado de que no dijeran expresiones modernas.

6 – La polémica escena de los caracoles y las ostras

Muchos ya sabrán la controversia que hubo en la escena de Laurence Olivier y Tony Curtis. En la versión original se habla de caracoles y ostras haciendo una clara referencia a un flirteo entre Olivier y Curtis en unos baños romanos. Cuando la película fue estrenada en Nueva York, solo hizo dos pases antes de que fuera demandada por indecencia. Se pensó en hacer modificaciones pero Douglas y Kubrick decidieron quitar directamente la escena. Parece ser que la Universal no le gustó en ningún momento esa escena. De hecho, el reparto ya sabía que esa escena iba a dar problemas.

Según dio Tony Curtis en una entrevista, Kubrick y el mismo eran algo más liberales en el sentido de hablar de ciertas cosas. Incluso más que Douglas, el cual también apoyó a hacer la escena. Sin embargo, se podían hablar de muchas cosas pero hablar de homosexualidad era algo que era tabú. En los estudios Universal era algo que tenían muy claro, lo cual sorprendió al haber permitido la escena desde un principio.

7 – La “broma” a Kirk Douglas

Jean Simmons recordó en una entrevista una divertida anécdota (quizá no para todos), donde en un largo día de rodaje, había que subir a Kirk Douglas a la cruz y dejarle colgado. Parece ser que no fue tan fácil y llevó mucho tiempo. Una vez que lo consiguieron dejar colgado de forma segura, el ayudante del director dijo que era la hora de comer y dejaron a Douglas colgado en la cruz. Según dijo la actriz, en el negocio del cine había que tener sentido del humor.

8 – La lista negra y la reacción de Douglas

Dalton Trumbo era un guionista que había sido puesto en una lista negra en la caza de brujas contra comunistas que el gobierno había promovido. Esto no le importó a Douglas cuando le contrató para hacer el guión de “Espartaco”. Se pensó en un principio que usara un seudónimo para así pasar la censura y los problemas que pudiera ocasionar. Kubrick sugirió usar su propio nombre como guionista del film, aunque Trumbo había escrito la mayoría. Esto ofendió a Douglas, el cual decidió usar el verdadero nombre de Trumbo.

Trumbo estaba en la lista negra por haberse negado a testificar ante la corte de actividades contra América. Cuando en la película apareció su nombre como guionista, hubo muchas protestas. Sin embargo, el presidente John F Kennedy vio “Espartaco” y dijo que le gustó mucho. Esto provocó que las listas negras empezaran a desaparecer. De hecho, se piensa que JFK, Douglas y “Espartaco” fueron los pioneros para que las listas negras se quitaran en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here