Guillermo del Toro ya es uno de los directores actuales consagrados en el cine de ciencia ficción y terror. No solo es director y productor, sino que es un notable guionista que ha trabajado en muchas otras películas. Nacido en Méjico, dio el salto muy pronto a las producciones norteamericanas de alto presupuesto. Aun así, quiso hacer una película personal y algo oscura al otro lado del Atlántico. Para ello eligió España, donde explica una historia fantástica durante la guerra civil española. El Laberinto del Fauno” se puede describir como una fantasía gótica del director. Lo que no se imaginaban es que tuviera un enorme éxito, consiguiendo más de 80 millones de dólares en todo el mundo y seis nominaciones a los Oscar (ganó 3 de ellos).

Han pasado diez años desde se estrenó “El Laberinto del Fauno” y hay varias cosas que igual no sabías de esta película fantástica. Si todavía no las has visto o la vuelves a ver, seguro que recuerdas algunas de las cosas que te vamos a contar. Igual la ves de otra manera.

1 – Va ligada a otra película del director

“El Laberinto del Fauno” estaba pensado en un principio para ser un complemento a otra película que Del Toro había hecho. Había hecho otra película en España seis años antes llamada “El espinazo del diablo”. Ambas películas guardan muchas similitudes en la estructura y preparación. Sin embargo, a pocos meses del estreno de “El espinazo del diablo” ocurrieron los atentados del 11.S y el director cambio su forma de pensar sobre muchas cosas. El mundo había cambiado a raíz de ese suceso, y ya no podía hacer la película como había pensado. Aun así, se puede decir que “El Laberinto del Fauno” está ligado a su otra película española.

2 – Se utilizaron muy pocas escenas con fuego real

La película se rodó en Segovia y se estaba pasando por una de las peores sequías de los últimos treinta años. Por este motivo había que tener mucho cuidado con las escenas en las que incluía fuego. No pudieron usar balas de fogueo ni nada que hiciera chispa. También usaron musgo falso en todas las escenas de bosque y así evitar que se incendiara nada. Solo hubo fuego real en la escena donde explota el camión. Todo lo demás se hizo digitalmente para minimizar el riesgo.

3 – Del Toro y su aversión a los caballos

Como se sabe, Del Toro es un amante de toda clase de criaturas extrañas y monstruos. Lo demuestra en sus películas y series de televisión, pero hay un “monstruo” al que no puede ver ni en pintura. Se trata de los caballos, los cuales no los puede ver cerca de el. En el DVD de la película lo comenta muy explícitamente, donde lo deja bien claro. En “El Laberinto del Fauno” hay muchos caballos por todos lados, y no fue fácil para el director. En muchos momentos del rodaje tuvo que trabajar con estrés y mal humor al tener a tantos caballos a su alrededor. Declaró que antes de roda esta película, los caballos no le gustaban, pero al finalizarla los odiaba.

4 – El guión original era mucho más oscuro

La primera idea de Guillermo del Toro para la historia era diferente. Incluía una mujer casada y embrazada que tiene un encuentro con el fauno que habita en el laberinto. Se enamora de el y deja que el fauno sacrifique su bebé no nacido. De esta manera el bebé, el fauno y ella misma podrán estar juntos en la otra vida y el laberinto renacerá de nuevo. Según dijo el mismo director, la historia era bastante impactante y hubiera molestado a mucha gente. Por eso se suavizó un poco el guión.

Aunque el guión que se usó no era tan fuerte como el original, también causó impacto a mucha gente. Uno de ellos fue al escritor de terror Stephen King. Según dijo Del Toro, en uno de los pases de su película, pudo sentarse cerca de Stephen King. En la escena del hombre pálido sin ojos King hizo un movimiento de estar intranquilo en la butaca, mostrando que la escena le afectó. Parar Del Toro fue una de las mejores cosas que le habían pasado en la vida.

5 – Una crítica a la Iglesia Católica

Según dijo Del Toro en una entrevista, estaba molesto con la Iglesia Católica al haber sido cómplice del fascismo durante la guerra civil española. La charla que da un cura en una de las escenas está sacada de una charla real dada por un cura en un campamento de prisioneros para los republicanos capturados. La escena ocurre durante el banquete y hace referencia a los republicanos muertos. Dice básicamente que dios les ha salvado sus almas, pero que sus cuerpos poco le importan. También dijo que el siniestro hombre pálido representaba a la iglesia y al fascismo. Lo devoran todo aun teniendo delante un gran banquete del que comer.

6 – La escena del ataque con la botella

La escena de la botella viene de un problema que tuvo Del Toro en su vida real. El director y un amigo estuvieron envueltos en una pelea y su amigo recibió un botellazo en la cara. Lo que se le quedó grabado a Del Toro es que la botella no se rompió.

7 – El actor Doug Jones aprendió español para estar en la película

Doug Jones es el actor que hizo del Fauno. Es de origen indio y ya había trabajado con Del Toro en Hellboy y Mimic. Por este motivo el director lo tenía el primero en la lista para hacer tanto del Fauno como del hombre pálido. Sin embargo, el actor no hablaba español aunque ya se pensaba que tendrían que doblarle la voz. Jones no quería que hubiera doblaje y quería hacer la interpretación de forma integral. Se le propuso entonces que aprendiera su parte del guión fonéticamente, aunque esto a Jones le parecía más difícil de recordar.

Lo que hizo finalmente fue aprovechar las cinco horas diarias de maquillaje que le tenían que poner para practicar español. Aunque parece que no lo hacía mal, finalmente Del Toro decidió usar la voz de un actor de teatro español. De todos modos no le vino mal practicar tantas horas, porque seguro que aprendió a apañarse hablando español.

8 – Del Toro escribió los subtítulos en inglés el mismo

El director se había quedado bastante decepcionado de cómo habían hecho los subtítulos en inglés de “El espinazo del diablo”. Aunque es mejicano, tiene un inglés muy fluido y decidió hacer los subtítulos al inglés el mismo. Al no ser nativo, tuvo la ayuda de un amigo y un asistente para dar a los subtítulos una sensación más personal y al grano. No quería que el público americano tuviera la sensación de estar viendo una película subtitulada, ya que no les gusta demasiado estar viendo el film y leyendo al mismo tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here