La segunda guerra mundial fue la primera guerra donde los aviones fueron usados de forma predominante para la batalla. En la primera guerra mundial se había usado la aviación, pero nada comparado con la segunda gran guerra. Todas las fuerzas involucradas en el conflicto usaron aviones que fueron únicos hasta el momento y el avance tecnológico que hubo en la aviación fue gigantesco. Os contamos algunas cosas interesantes sobre los aviones de la segunda guerra mundial que seguro que te sorprenderán.

1 – La primera batalla que solo se desarrolló en el cielo

Las batallas aéreas son algo que ya se conocían de la primera guerra mundial. Sin embargo, no fue hasta la segunda guerra mundial cuando hubo una batalla que fue por entero en el cielo. En junio de 1940 Francia firmó un armisticio con la Alemania nazi. Inglaterra tenía en ese momento dos opciones: podía negociar con los nazis o ir a la guerra. Al final se decidió la segunda opción, y en julio comenzó una batalla entre inglese y alemanes que duró 112 días. La Luftwaffe alemana tenía unos dos mil aviones, mientras que los británicos poco más de unos 650.

Ambos países sufrieron grandes pérdidas humanas y de aviones. Se le llamó la batalla de Inglaterra y todo se hizo mediante fuerzas aéreas. La victoria fue atribuida a los ingleses y este fue el punto en el que la segunda guerra mundial empezó dio un giro a favor de los aliados.

2 – Los nazis quedaron impresionados con los aviones de caza británicos

Los aviones de combate ingleses que había durante la guerra de Inglaterra era el Supermarine Spitfire. Fue uno de los mejores aviones de guerra que se usaron durante esta guerra. No fue simplemente porque fuera un buen avión, sino que los pilotos les iban diciendo a los ingenieros lo que tenían que mejorar. Se fueron haciendo cambios durante la guerra que convirtieron a este avión en un arma terrorífica en el aire. Los aviones de la Luftwaffe alemana eran unos grandes prodigios de la ingeniería de la época, pero los Spitfire ganaban en maniobrabilidad. Esto es lo que permitió que durante la guerra de Inglaterra pudieran hacer tanto daño a la Luftwaffe, teniendo más del doble de aviones.

El general alemán Adolf Galland que estaba al frente de la parte nazi se dio cuenta que no podían ganar e invadir Inglaterra. Le preguntaron que necesitaba para poder ganar esta batalla, y contestó que aviones de combate Spitfire en la Luftwaffe.

3 – Los japoneses por su lado dominaron los cielos en los primeros años de guerra

Llevar la guerra a los cielos era una gran ventaja en todos los aspectos. Se podían hacer ataques en lugares de difícil acceso y luego hacer que los aviones volvieron sanos y salvos a la base. Podían ocasionar mucho daño con los mínimos recursos. Uno de los aviones con más éxito en este sentido fue el avión de combate japonés Zero. Era el Mitsubishi A6M y fue el avión de caza que dominó el pacífico durante años gracias a su ligereza y maniobrabilidad. Este reinado duró hasta 1943 cuando los aliados crearon nuevos aviones que podían vencer a los Zeros japoneses.

Una de las ventajas que tenía el Mitsubishi A6M es un segundo tanque de combustible. Esto le permitía viajar grandes distancias sin repostar. Despegaba con ambos tanques llenos de combustible, y cuando uno se acababa lo podía soltar para que cayera al suelo o al mar. Esto hizo que no tuviera rival en el Pacífico Sur.

4 – Los Spitfire fueron usados para transportar cerveza

Hemos hablado de cómo los Spitfire ingleses fueron de los mejores aviones caza que hubo en la segunda guerra mundial. Durante el día D los británicos estaban luchando en tierras de Normandía. Después de muchos días de batalla los soldados ingleses echaban de menos muchas cosas, pero sobre todo la cerveza. En Inglaterra se enteraron de esto y un fabricante de cerveza llamado Henty and Constable decidió solucionarlo y les ofreció cerveza gratis. Para llevar la cerveza a Normandía hubo varios voluntarios de la Real Fuerza Aérea británica que pensaron en llenar viejos tanques de combustible con cerveza.

Estos tanques fueron limpiados a conciencia, pero aun así la cerveza tenía un sabor raro. Esto no les importó a los soldados ya que por fin tenían la bebida tan ansiada en primera línea de guerra. Fueron Spitfire los que llevaron la cerveza a Normandía, por lo que no solo sirvieron para la lucha.

5 – Los japoneses desarrollaron aviones especiales para hacer de kamikazes

Ya habíamos escrito un artículo entero dedicado a los kamikazes, pero merece la pena volver a mencionarlo de nuevo. En un momento dado de la guerra contra Estados Unidos, los japoneses pensaron que usar a sus pilotos como bombas humanas contra los barcos sería muy efectivo. No solo causarían muchos daños sino que psicológicamente dejarían a sus enemigos aterrorizados. Lo cierto es que acertaron. Los kamikazes tuvieron en jaque a los barcos americanos en la guerra del Pacífico.

Uno de los problemas con los que Japón se encontró fue que sus aviones eran buenos para el combate aéreo, pero no eran tan efectivos contra la armada americana. Cuando eran impactados por la artillería de los americanos rápidamente se veían envueltos en llamas y caían al mar. Por este motivo se desarrolló el Yokosuka MXY7 Ohka, que eran básicamente misiles pilotados que eran llevados por aviones de carga japoneses. La ventaja era que eran fáciles de manejare y no se necesitaba mucho entrenamiento para manejarlos. Sin embargo, debido al coste humano y de recursos al final se pudo ver que fue una de las peores estrategias realizadas en la segunda guerra mundial.

6 – Hubo otros aviones que imitaron la estrategia de los kamikazes

En este caso fueron los nazis los que pensaron en hacer algo parecido a lo que hacían los kamikazes. Sin embargo, era algo diferente en como lo hacían. Se trataba del escuadrón Leonidas, y se basó en la creación del Fieseler Fi 103R. Era también una especie de misil que se podía pilotar, y no se descartaba que los pilotos se suicidaran en sus misiones, tal como lo hacían los japoneses. Sin embargo, la diferencia era que los pilotos tenían la posibilidad de saltar en paracaídas antes del impacto contra los barcos de los aliados.

No solo estaban pensados para atacar barcos, sino bombarderos americanos como los B-17 por ejemplo. Estos kamikazes alemanes eran escoltados a la batalla por los Mustang P-51. Sin embargo, ni tuvieron mucho éxito en sus primeras misiones y rápidamente se descartó el proyecto. Solo ocho bombarderos americanos fueron destruidos por estos aviones y murieron muchos del escuadrón Leonidas, incluso saltando antes del impacto.

7 – El avión más caro de la segunda guerra mundial

El avión más grande usado en la segunda guerra mundial fue el Boeing B-29, una súper fortaleza volante que fue usada en la guerra del Pacífico. Tenía 30 metros de largo y 42 metros de un ala a otra. Este avión fue el usado para lanzar las dos únicas bombas atómicas usadas en una guerra contra ciudades. También se usaron para bombardeos masivos durante la guerra, como por ejemplo en Tokio. La mitad de la ciudad quedó destruida y murieron más de cien mil personas. También fue el avión más caro, costando tres mil millones de dólares.

8 – Las temidas brujas nocturnas

Las fuerzas soviéticas tenían sus propios aviones, pero uno de los casos más curiosos fue el del regimiento 588. Estaba compuesto por mujeres y volaban en aviones biplanos Polikarpov Po-2. Eran aviones usados principalmente para entrenar y para fumigar campos de cultivo. Sin embargo, se empezaron a usar para bombardear tropas nazis que habían entrado en la Unión Soviética. Sus misiones se hacían sobre todo de noche y al acercarse a su objetivo apagaban los motores para no ser oídos. Esto les hacía casi imperceptibles y muy mortales para las tropas alemanas. No tenían ni tiempo de protegerse.

Según testigos de estos ataques, apenas escuchaban como los aviones pasaban sobre ellos. Por este motivo se les empezó a llamar brujas nocturnas, ya que parecía como si una bruja hubiera pasado con sus escoba volando. Durante cuatro años las brujas nocturnas hicieron unas 30 mil misiones, y lanzaron más de veinte toneladas de bombas sobre las tropas nazis. Eran tan temidos que cualquier soldado alemán que derribara a uno de estos aviones le era entregado la cruz de hierro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here