La historia de los hombres y los cerdos lleva vinculada miles de años. En el pasado los humanos empezaron a criar jabalíes y cerdos salvajes y les daban de comer. De esta manera los convirtió en animales de granja. La mayoría de las personas los ven como animales para el consumo, pero han sido mucho más que eso en el pasado. Si se revisa la historia del cerdo veremos que cambiaron muchas cosas que impactó directamente a los humanos. Estas son algunas de las cosas que posiblemente no te hayan contado sobre los cerdos.

1 – El cerdo de San Antonio

San Antón

Se cuenta que San Antonio luchó contra el diablo muchas veces. En una ocasión Satanás se le apareció en forma de un horrible cerdo. Sin embargo, el santo trató al cerdo con amabilidad e hizo que el diablo saliera del animal. San Antonio se quedó con el cerdo y es por esto se le considera el santo de los granjeros. Sobre este santo se han hecho muchas cosas a través de la historia.

En la Edad Media la hermandad de San Antonio era una sociedad que ayudaba a los pobres. Aparte de alimentarlos les cuidaba cuando estaban enfermos. Recibían muchas donaciones en forma de cerdos para que siguieran haciendo su labor. Para reconocer los cerdos que pertenecían a la hermandad, se les colgaba pequeñas campanas que hacían un sonido reconocible. Los cerdos eran dejados a su libre albedrío hasta que eran adultos. Luego eran vendidos para seguir soportando el hospital de la hermandad.

En la localidad de La Alberca en España, sigue existiendo una tradición medieval sobre este santo y su cerdo. Se llama “el marrano de San Antón” y el cerdo se deja todo el año suelto por el pueblo. Los habitantes lo alimentan durante todo el año hasta que alcanza un peso de unos 150 kilos. Luego es subastado y el dinero se da a una ONG. El cerdo suele ser sacrificado después, aunque hay casos donde se lo han quedado como una mascota más.

2 – Los cerdos y las aguas termales

cerdos aguas termales

En Inglaterra hay una ciudad llamada Bath que es conocida por los restos de los baños termales romanos. Cuando hace mucho frío las aguas siguen estando a más de 40 grados y se pensaba que tenían propiedades curativas. No es de extrañar que los romanos pasaran mucho tiempo en estas aguas termales. Se dice que estas aguas termales fueron descubiertas por cerdos. La historia es como sigue.

El conocido rey de los bretones Bladud fue enviado a estudiar en Atenas cuando solo era príncipe. La mala suerte hizo que se contagiara de lepra. Esto impediría que fuera rey por lo que volvió a Bretaña y se dedicó por entero a su granja. La mayoría de animales que tenía eran cerdos, los cuales también se contagiaron de la lepra. En este caso los cerdos seguían haciendo sus cosas, que era restregarse en el barro.

De lo que se dio cuenta Bladud es que los cerdos se curaron de la lepra gracias al barro. Pudo ver que la zona de barro donde retozaban los cerdos estaba caliente, y había charcas de agua también calientes. El príncipe empezó a tomar baños en las aguas termales y se curó de su enfermedad. Esto por supuesto es una leyenda, pero mucha gente cree que pasó de este modo.

3 – La inteligencia de los cerdos

Lo que mucha gente no recuerda es que los cerdos son animales muy inteligentes. Pueden recordar cosas que han aprendido previamente y también pueden ser las mejores mascotas del mundo. El ministro británico Winston Churchill dijo una vez “Los perros te adorna, los gatos pasan de ti, por lo que dame un cerdo. Te miran a los ojos y tratan como un igual”.

4 – Letrinas para cerdos

Esta parte del artículo seguro que disgusta a más de uno, pero es algo que ayudó mucho la gente de la época. Durante la historia de la humanidad saber que hacer con los excrementos siempre fue un problema. Ahora tenemos alcantarillados y plantas de desinfección, pero antes no era así. El riesgo de infecciones en humanos era muy alto y las enfermedades podían aparecer en cualquier momento. En la antigua China llegaron a una solución para este problema.

Se crearon unas letrinas donde los cerdos iban a comer, aprovechándose de su voraz apetito. Suena asqueroso pero era una forma de hacer desaparecer los excrementos. Las letrinas donde las personas hacían sus necesidades se ponían en una planta superior y los deshechos caían a las letrinas de más abajo. La ventaja era que la mayoría de bacterias dañinas que había en las heces humanas eran destruidas al ser digeridas por el cerdo. Sin embargo, había un problema con esto. Si los cerdos eran consumidos después había un alto riesgo de contraer la solitaria.

5 – Un cerdo casi se presenta a las elecciones de los Estados Unidos

Por increíble que parezca en los años sesenta hubo un curioso caso político con un cerdo llamado Pigasus. Las cosas estaban cambiando durante esa década y la gente no estaba muy contenta con sus representantes políticos. En 1968 un grupo de jóvenes llamados los Yippies propusieron un candidato a la presidencia americana. Fue un cerdo llamado Pigasus. Se tenía que enfrentar con Richard Nixon, aunque por supuesto no lo permitieron. Siete miembros del grupo y Pigasus fueron arrestados por su osadía. Nada más se supo de Pigasus, y se piensa que acabó en la mesa de los oficiales de policía.

6 – Un cerdo casi provoca una guerra

Cuando las fronteras de Estados Unidos y Canadá no estaban muy claras, las situaciones tensas eran frecuentes. Por aquel entonces Canadá se llamaba Nueva Bretaña y se había firmado un tratado en 1846 para establecer las fronteras entre ambos países. Hubo un grave incidente en las islas de San Juan, entre Vancouver y el estado de Washington en el año 1859. No estaba claro a quién pertenecían estas islas, y estaban habitadas tanto por ingleses como por americanos.

El problema comentó cuando un cerdo perteneciente a un granjero británico se metió en las tierras de un americano. El cerdo se puso a comer las patatas que el colono americano había plantado, por lo que mató al cerdo de un disparo. El granjero inglés puso una denuncia y exigió que el americano fuera arrestado. El granjero americano pidió ayuda al ejército de los Estados Unidos y fueron enviados unos 70 soldados a la isla. Por su parte, el gobierno de Nueva Bretaña envió tres buques de guerra a San Juan.

La guerra parecía inminente pero ocurrió algo inesperado. El comandante británico recibió la orden de enviar tropas a las islas para recuperar la isla de San Juan. Sin embargo, el comandante se negó diciendo que era una tontería empezar una guerra entre dos grandes naciones por un cerdo. La cosa se calmó y empezaron unas negociaciones, las cuales acabaron dando la soberanía de San Juan a Estados Unidos.

7 – Los cerdos de la guerra

Hubo una época en que los elefantes eran usados como armas en la guerra. Eran grandes y poderosos y eran invencibles a la hora de atacar. Solamente con los sonidos que emitían y el ruido al avanzar, aterrorizaba a los otros ejércitos. Cuando el ejército macedonio llegó a la ciudad de Megara, los habitantes se vieron en una situación delicada. Este poderoso ejército de Macedonia tenía una caballería de elefantes imparable. Sin embargo, uno de los habitantes de Megara recordó sobre los elefantes.

Había visto en el pasado que los gritos de los cerdos ponían muy nerviosos a los elefantes. Lo que hicieron fue coger a una gran piara de cerdos y los recubrieron de aceite. Luego los prendieron con fuego y los lanzaron contra los elefantes del ejército macedonio. Los cerdos asustados atravesaron las filas macedonias y causaron el terror entre los elefantes. Los gritos y carreras de los cerdos ocasionaron que los elefantes huyeran matando a sus propios soldados macedonios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here