En otros artículos hemos hablado de algunas curiosas e incluso desagradables costumbres que había en la Antigua Roma, pero lo cierto es que otras civilizaciones tampoco se quedaban atrás en costumbres extrañas. Lo cierto es que cuando hablamos de historia solemos recordar solo reyes, princesas, castillos, famosas batallas y cosas por el estilo. Sin embargo, para los más pobres las cosas eran muy diferentes. En la antigua China la vida diaria de la gente de menos recursos era vivir en granjas e intentar sobrevivir como podían. La vida era dura, sucia y corta. Muchas de las costumbres nos pueden parecer dantescas hoy en día, pero que eran el día a día de muchas familias en aquellos tiempos. Incluso los ricos tenían costumbres que afortunadamente han desaparecido hoy en día.

1 – Los pies vendados en las mujeres

Tanto si eran ricas o pobres, las mujeres chinas solían tener la costumbre de vendarse los pies todo lo fuerte que podían. La idea era mantener los pies lo más pequeños que se pudiera haciendo que los dedos quedaran permanentemente doblados hacía el interior del pie. Lo llamaban “pies de loto” y fue una costumbre muy extendida sobre todo en las mujeres de clase alta. Casi la mita de las mujeres chinas de clase baja también lo hacía. Lo curioso es que los hombres veían esto como algo erótico y atractivo. Para los hombres de aquellos tiempos estos pies eran la zona más apetecible de la mujer. Después de años de vendajes muy apretados, los pies quedaban totalmente deformados y atrofiados al impedir el normal movimiento.

2 – Odiaban oler mal

Oler bien era muy importante en la China antigua. Tener un olor corporal desagradable era un signo de barbarie, por lo que la clase alta hacía todo lo posible por evitar los malos olores. Las mujeres siempre llevaban una bolsa con hierbas aromáticas colgadas de la cintura. Cuando alguien tenía que hablar al emperador directamente, se le obligaba a chupar tréboles para evitar el mal aliento. La higiene era muy importante, así como llevar el pelo y la ropa bien cuidados. Algo muy diferente a lo que pasaba en la Antigua Roma.

Los pobres lo tenían más difícil para ir limpios y evitar estos olores corporales. Aun así tenían sus trucos. Aparte de lavarse con agua, intentaban evitar los malos olores lavándose los sobacos con orina por ejemplo. También dependía de la parte de China en la que se estaba. En el norte la gente apenas de bañaba en invierno al estar el agua helada. Pensaban que esto les traería enfermedades. Sin embargo, en otras partes era casi un ritual bañarse dos veces al día.

3 – Los piojos eran un problema bastante grande

Como se ha dicho, las clases más bajas algunas veces no se tomaban la higiene muy en serio en algunas partes. Esto hizo que los piojos fueran algo muy extendido en la mayor parte de China. Los médicos usaban los piojos para hacer diagnósticos. Una de las curiosidades de estas opiniones médicas era que si los piojos recorrían el cuerpo del enfermo, entonces viviría. Si los piojos saltaban del cuerpo del paciente, es que no viviría mucho tiempo. Pensaba que los piojos saltaban como los que escapan de un barco que se hunde.

Las poblaciones más pobres se acostumbraron a convivir con los piojos. De hecho, era una costumbre quitárselos del pelo y comérselos. Había incluso remedios para la gente que había comido demasiados, que era darles agua hervida con las cenizas de peines viejos. Este remedio les hacía ir al baño y así aliviar el dolor que les había producido comer tantos piojos. Algo realmente repugnante pero habitual en aquellos tiempos. Por fortuna todo queda como un dato histórico.

4 – Las castraciones voluntarias para tener una mejor vida

Ser pobre en la antigua China era algo muy duro. El conseguir un trabajo en palacio era por tanto una gran suerte, aunque no era nada fácil. Uno de los trabajos más solicitados para trabajar en palacio era el de eunuco. Los eunucos eran los sirvientes que se usaban para servir al emperador, y esto significaba tener una mejor vida donde no les faltaría de nada. Por este motivo, muchas familias castraban a sus hijos al nacer con la idea de que en el futuro pudiera trabajar como sirviente para el emperador. Esto no solo arreglaría su vida sino también la del resto de la familia.

Muchos hombres adultos decidían castrarse voluntariamente para poder trabajar en palacio. Esta costumbre alcanzó su máxima popularidad en la dinastía Ming. En un momento dado, había más de cien mil eunucos trabajando por todo el país. Había tantos hombres que se estaban castrando, que el gobierno tuvo que empezar echar a la horda de aspirantes a sirvientes que llegaban a las puertas de los palacios del emperador. Se creo un proceso de selección para poder optar a ser eunuco, donde tenían que pagar una cantidad de dinero para opositar. El problema era que había pocas plazas para miles de aspirantes. Muchos se daban cuenta que se habían castrado para nada.

5 – Los excrementos eran el primer paso para la opulencia

Ya existían aseos públicos donde todo el mundo podía hacer sus necesidades, y esto llevó a la apertura de un nuevo mercado. Todos los excrementos que se almacenaban eran un fertilizante barato que muchos granjeros y agricultores necesitaban. Por este motivo muchos campesinos viajaban a la ciudad para conseguir este “material” y llevarlo a sus campos para usarlo como fertilizante. El conseguir los excrementos de unos aseos públicos era considerado el primer paso para hacerse rico. Por este motivo lo consideraban su oro particular.

6 – La antigua China fue pionera en usar la orina como medicina

La antigua medicina china tuvo unos grandes avances que sirvieron en la evolución de muchos campos, como por ejemplo la endocrinología. La endocrinología trata sobre separar las hormonas de las secreciones humanas. En este caso los chinos eligieron hacer uso de la orina. Lo hacían reuniendo varios galones de orina y lo hervían hasta que se evaporaba. Quedaba una hormona cristalizada que llamaron “mineral de otoño”, que no era más orina cristalizada. No se podían inyectar hormonas, por lo que se comían esta orina cristalizada. El médico era el que prescribía la cantidad de estos cristales. Normalmente el  paciente los tomaba antes de desayunar con sopa o vino caliente.

Lo cierto es que estos remedios funcionaron muy bien, y no es de extrañar que este campo médico siga existiendo hoy en día. Desarrollaron una importante parte de la medicina dos mil años antes que el resto del mundo. Por supuesto, ya no se usa orina como hacían antes.

7 – Fueron los inventores del papel higiénico

En la antigua China se inventó el papel higiénico, algo que no muchos recuerdan. Es algo que seguimos usando hoy en día y lo consideramos como algo normal. Sin embargo, cuando primero se empezó a usar, muchos lo consideraron como algo repugnante. Los chinos lo empezaron a usar y rápidamente  todo el mundo en el país empezó a hacerlo. Algunos viajeros vieron el uso que le daban y no lo veían normal. El hecho de limpiarse con un papel y no lavarse después les parecía algo repulsivo. En muchos otros países vieron el uso de papel higiénico como algo malo, hasta que obviamente todo cambió. Hoy en día todo el mundo lo usa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here