Cuando hablamos de la mafia, nos imaginamos a un grupo de personas armadas hasta los dientes y pensando la forma de cargarse a su próxima víctima. Lo cierto es hay mafias en la mayoría de los países del mundo, y llevan existiendo desde hace más de lo que nos imaginamos. También es cierto que no siempre se tratan de asesinos sanguinarios, aunque sus métodos de eliminar la competencia y tratar a los traidores es bien conocida. Una de las mafias más conocidas es la siciliana, que fue el origen de la mafia norteamericana durante el siglo 19. Emigrantes de Italia que llegaban al nuevo mundo implementaron los métodos de la Cosa Nostra en Estados Unidos. Luego se implementarían otros grupos mafiosos, como la mafia irlandesa, rusa, etc. Pero la siciliana fue la primera.

Aparte de los crímenes que todos conocemos por películas, series y documentales, también hacían otros actos no menos delictivos pero no tan conocidos. Veremos algunas de las actividades más habituales de la mafia durante el siglo pasado, lo cual no sabe todo el mundo.

1 – La mafia en los periódicos

¿Crees que la mafia americana solo era cosa de Al Capone, Dillinger, Lucky Luciano o el más moderno John Gotti? A principios del siglo XX varios periódicos se apuntaron a la temática mafiosa para vender más ejemplares. Uno de los métodos que tenían estos periódicos para ganar lectores era usar la violencia. Contrataban a matones y boxeadores parar que fueran a los kioscos que no vendieran sus periódicos y darle una paliza al dueño. Era prácticamente lo que hacían la mafia con los comercios, donde les pedían dinero para su protección. En este caso les obligaban a vender ejemplares de su periódico.

Uno de los periódicos más conocidos que usaban este sistema era el “Chicago American”, donde tenían a un amplio grupo de matones para asegurar que sus ejemplares se distribuían en todos lados. Estos sicarios solían ir con los llamados “puños de acero” o “puño americano” para infligir mayor daño en los golpes. Esto era normalmente suficiente para que los vendedores de periódicos no pusieran objeciones. Otra técnica que usaban era hacer desaparecer los ejemplares de periódicos rivales, los cuales solían acabar en el río. El sistema función bastante bien ya que el “Chicago American” se convirtió en el periódico más leído de la ciudad.

2 – Otros grupos mafiosos también se aprovechaban de la venta de periódicos

Los periódicos antes no solo se vendían en kioscos, sino también en por la calle. Los vendedores callejeros tenían sus rutas y solían llevar los ejemplares en bolsas que transportaban a la espalda. Cualquier podía acercarse y comprar un ejemplar en el momento. La mafia empezó a cobrar cinco dólares a este tipo de vendedores si no querían que su mercancía acabara ardiendo. La teoría es que les protegían contra otros grupos competidores, aunque solo era una forma de recaudar dinero fácil. Este sistema de extorsión vino directamente de Sicilia, donde la mafia protegía a los que pagaban contra robos y otros competidores. Inmigrantes italianos llevaron esta práctica a Estados Unidos, aunque en este caso más que protección usaban la intimidación para cobrar.

3 – Los asesinatos de la mafia

Como la mayoría sabe, la mafia no duda en usar métodos extremos para solucionar los problemas. La mayoría de las muertes suelen ser entre mafiosos, ya fuera por problemas personales o por escalar en el poder. Otro de sus objetivos eran los testigos en juicios que les podían comprometer. Algunas veces el testigo no tenía nada que ver con la mafia y había tenido la mala suerte de ver o saber algo que no debía. En estos casos, la desaparición de testigos era habitual. Muchos mafiosos tenían a su asesino a sueldo personal, al cual llamaban según la demanda. Estos sicarios podían llegar a cobrar grandes sumas de dinero por cada trabajo. Cuanto más efectivos fueran, más dinero podían pedir.

En los años treinta los sicarios se hicieron tan populares que se creó una compañía llamada “Murder, Inc.”. Se estima que cometieron más de mil asesinatos antes de que la compañía fuera desmantelada por la policía. Varios de los fundadores acabaron en la silla eléctrica. Sin embargo, no fue la última vez que la mafia creó algo así. La familia Gambino puso en marcha una operación llamada el método Gemini en los años setenta. Básicamente era una forma organizada de descuartizar los cuerpos de sus víctimas, meterlos en cajas y enviarlos a un vertedero en Brooklyn. Los cuerpos se perdían entre tanta basura diaria que llevaba.

Los coches bomba ya se habían usado en algunas ocasiones en el pasado, pero la mafia en varios países lo popularizó. El mecanismo era diferente, ya que activarlos a distancia no era técnicamente posible en otros tiempos. Normalmente la bomba se activaba abriendo la puerta del coche o encendiendo el motor. En algunos casos alguno de los pedales podía ser el detonador.

4 – Los sindicatos y la mafia

Si te gusta la serie “Los Soprano” seguro que esta parte no te sorprende. La mafia tenía en los sindicatos una de sus mayores herramientas para poder hacer negocios y no ser molestados. Les daba total libertad para hacer prácticamente lo que quisieran, y además de forma legal y sin levantar sospechas. Por supuesto, en el FBI no son estupidos y muchas de las operaciones que hacían estos sindicatos eran controladas y desmanteladas. Uno de los casos más celebres fue el de Frank Amato, el cual estaba en el sindicato de trabajadores en alimentación. Estuvo durante mucho tiempo vendiendo partidas de carne en mal estado, donde para disimula aspecto y el olor metía la carne en formaldehído. También falsificaba las fechas de expiración. El FBI acabó que esta práctica tras una larga investigación.

Este tipo de sindicatos liderados por la mafia eran muy comunes durante varias décadas del siglo 20. Controlaban sobre todo los puertos, donde todos los días se cargaban y descargaban mercancías de los barcos. La mafia de esta manera podía controlar los barcos que salían y entraban y todos los camiones que llevaban la carga. Esto fue especialmente útil durante la ley seca y el contrabando de bebidas alcohólicas.

5 – El arte de abrir cajas fuertes

Podemos decir que a la hora de abrir cajas fuertes, la mafia fue una gran precursora. La caja fuerte se inventó en 1835 por dos hermanos ingleses llamados Charles y Jeremiah Chubb. Fue sin duda un gran invento que ayudó a proteger muchos objetos de valor de manos ajenas. Sin embargo, los ladrones pronto aprendieron a abrir cajas fuertes sin tener la combinación o una llave. Sin embargo, el arte de abrir inexpugnables cajas fuertes nació en Chicago gracias a Charles Reiser. Una de las técnicas de Reiser era robar la caja fuerte entera para abrirla en otro lugar más tranquilo. Fue instructor de otros mafiosos para abrir esta tipo de cajas.

Sin embargo, Reiser fue capturado varias veces por la policía. Consiguió librarse de la cárcel todas las veces eliminando a los testigos que le podían incriminar. Aparte de abrir cajas fuertes era un gangster con el que había que tener mucho cuidado.

6 – Atracos a Furgones blindados

Nos podemos imaginar a gangster y mafiosos robando bancos para logar su botín, pero lo cierto es que preferían hacerlo de otro modo. Aunque si hubo robos de bancos por parte grupos mafiosos, solían tener más interés por los furgones blindados que llevaban el dinero. Secuestrar este tipo de furgones era mucho más fácil y menos problemático que robar un banco. Las medidas de seguridad eran menores y siempre podían desplazarse con el a un lugar seguro.

Los camiones y furgones cargados con dinero del banco no eran el único objetivo. También otros camiones con diversos productos eran robados por la mafia. En la ley seca la competencia entre grupos que distribuían alcohol de una ciudad a otra. Un mafioso llamado Frankie Yale operaba en Nueva York y tenía controlados los muelles. Los barcos traían el alcohol desde Canadá y luego era distribuido a otras ciudades. Muchos cargamentos que llegaban de Canadá era de Al Capone. Yale secuestraba los camiones que iban con destino a Chicago desde Nueva York y luego le revendía la bebida a Al Capone. Finalmente Al Capone mató a Frankie Yale en un tiroteo.

7 – Trabajos completamente legítimos

Otra de las actividades que tenían muchos mafiosos era tener trabajos completamente normales. Por extraño que pueda parecer, tener un trabajo legítimo era y es algo muy habitual entre mafiosos. Esto les evita muchas investigaciones de la policía. En Estados Unidos muchos de los negocios que montaban los mafiosos eran floristerías y tiendas de caramelos, aunque pueda sonar graciosos. En muchos casos, el negocios de la floristería funcionaba muy bien por si misma, ya que podían ofrecer sus servicios a gangster que habían muerto. También había otros tipos de trabajos, y muchos mafiosos estaban realmente orgullosos de esta segunda profesión.

No hay comentarios

Dejar respuesta