Hay algunos sitios en el mundo que tienen un pasado bastante siniestro. Normalmente se trata de personas que han muerto en el lugar o todavía lo hacen. El motivo puede ser directamente por las personas o por las fuerzas de la naturaleza. Independientemente del motivo, estos lugares se han ganado una reputación y se le han dado unos nombres acordes a los inquietantes éxitos ocurridos. Para muchos, lo mejor es estar alejados de estos lugares porque su fama les precede.

1 – El cementerio de buceadores

Hay un sitio llamado el agujero azul en el mar rojo. Aunque suene de forma colorida no es tan paradisíaco como puede parecer. También recibe el nombre de “cementerio de buceadores” porque es uno de los sitios en el planeta donde hay que tener mucho cuidado si eres buceador. Localizado frente a las costas de Egipto, atrae a cientos de buceadores extremos en busca de emociones fuertes. Muchos no vuelven a casa después de visitar este lugar. Este lugar ha sido comparado al Everest, en el sentido que es un desafío difícil de resistir.

Los buceadores que llegan a este lugar buscar superar el reto de bucear por este profunda agujero bajo el agua. El problema es que muchos no están preparados o son demasiado confiados. El número de muertos no está claro porque mucha gente visita el “cementerio de buceadores” sin avisar y no se vuelve a saber nada de ellos. Oficialmente ha habido 130 muertos en los últimos 15 años. Uno de los mayores peligros es la falsa sensación de calma. Las aguas suelen estar calmadas y la playa es de una inmensa belleza. Esta combinación puede ser mortal.

El record de inmersión lo tiene Tarek Omar el cual bajó a 209 metros. Este buceador sabe más que nadie sobre el agujero azul, pero es porque lo necesita para realizar su trabajo. Su tarea es recuperar los cuerpos del agujero. Según ha comentado en entrevistas, una vez encontró a una pareja de buceadores abrazados. Otras personas ni siquiera han sido encontradas en este agujero acuático.

2 – La cueva de la muerte en Arizona

La llamada cueva del diablo está localizada en el cañón del diablo en Arizona. La zona tiene unas rocas muy populares con formas humanas, por lo que hace que sea muy turístico. Precisamente por eso el cañón tiene este nombre, ya que muchas de las formas están distorsionadas y han dado lugar a extrañas historias. ¿Dónde está la parte siniestra de esta cueva? Para saberlo nos tenemos que ir a 1870.

Los apaches solían usar esta área para atacar a asentamientos de indios navajos. Para combatir a los apaches, los navajos usaron una nueva estrategia. Cuando atacaban, enviaban a sus guerreros a bloquear la parte sur del cañón. Sin embargo, los apaches nunca llegaron a aparecer por esta entrada, simplemente desapareciendo. Los ataques continuaron pero cuando los navajos perseguían a los apaches por la entrada sur, siempre se desvanecían.

Más tarde se descubrió el secreto de los apaches. Algunos exploradores fueron enviados a la zona sur del cañón y sintieron que en una parte salía aire caliente. Oyeron voces provenientes del suelo y pudieron comprobar que había una cueva donde estaban los apaches. Los navajos bloquearon las entradas de la cueva y comenzaron un fuego para quemar a los apaches que estaban dentro. 42 apaches murieron en la cueva, la cual se ha convertido en un reclamo turístico. La cueva está localizada encima del pueblo fantasma de “dos pistolas”.

3 – El túnel de la muerte en Rusia

Hay muchas carreteras peligrosas en el mundo donde hay que extremar las precauciones. Lo mismo pasa con los túneles, donde pasan gran cantidad de vehículos todos los días. Rusia tiene uno de estos túneles bajo las calles de Moscú que ha recibido el nombre de “túnel de la muerte”. En el video de más abajo se puede ver el motivo del nombre. Son muchos los vehículos que han chocado contra sus muros de hormigón.

De poco más de dos kilómetros, el túnel pasa por debajo de un río que filtra agua a la carretera. Cuando hace mucho frío, esta agua que cae de la parte superior se congela, haciendo que se una pista de patinaje. Este es el motivo por lo que en una línea recta haya tantos accidentes en principio sin sentido. Hay que tener cuidado sobre todo en invierno si se pasa por este túnel.

4 – La vía de los huesos y la carretera de los huesos

Siguiendo en Rusia, tenemos que remontarnos a tiempos de la Unión Soviética. Durante el mandato de Stalin se dejaron dos legados que son la vía y la carretera de los huesos. Son dos sitios diferentes pero con una historia similar. La vía ferroviaria fue parte del plan de Stalin para conquistar el ártico. Su idea era construir 1600 kilómetros de vía a través de Siberia uniendo dos ciudades. Para ello usó miles de prisioneros de todo tipo, incluyendo los políticos de la oposición.

De los 300 mil prisioneros murieron una tercera parte de ellos. El intenso frío del invierno fue insoportable por muchos de los trabajadores forzados. Tenían que construir sus propias cabañas con maderos, y algunos tenían que dormir en tiendas de campaña. En verano tampoco era el mejor escenario ya los mosquitos eran un verdadero problema, con sus respectivas enfermedades. Solo 600 kilómetros de la vía fue terminada y ahora queda como un recuerdo oxidado de otra época.

La autopista M56 Kolyma es conocida como carretera de huesos. También cruza Rusia del este al oeste y es casi imposible de usar debido al barro y lluvias en verano, y la nieve y hielo en invierno. Es todo un riesgo recorrer esta autopista y nada aconsejable. Sin embargo, lo más siniestro es la cantidad de trabajadores muertos que hay debajo de esta carretera. Los que no podían seguir trabajando, eran ejecutados y enterrados debajo del pavimento. Es realmente una carretera de huesos humanos.

5 – Puentes suicidas

Muchos puentes son usados por gente para cometer suicidios. Hay algunos que se han vuelto tristemente célebres por este motivo, llegando a conocerse como “puentes suicidas”. En Madrid el más conocido es el Viaducto de Segovia, donde a lo largo de los años mucha gente decidía acabar con su vida lanzándose al vació. Solo una semana después de su inauguración en 1875, ya hubo el primer suicidio. Unos días después ocurrió el segundo. A partir de aquí los suicidios fueron habituales. Llegó un momento donde había varias muertes al mes y las autoridades empezaron a ocultar las cifras para no crear alarma.

Finalmente las autoridades pusieron unas mamparas de metacrilato en los años noventa para impedir que la gente se lancease del puente. Las cifras de la gente que ha muerto en este puente no son claras debido al secretismo de las autoridades, pero se calcula que el número es espeluznante. La última muerte fue la del especialista Álvaro Burgos rodando una escena de cine haciendo puenting. Se calculó mal la longitud de la cuerda y se estrelló contra el suelo.

En otras partes del mundo también hay este tipo de puentes “malditos”, como por ejemplo en Pasadena, California. Desde su construcción en 1913 se han contabilizado más de cien suicidios. Se han llegado a poner carteles desanimando los potenciales suicidas de que se tiren del puente. Sin embargo, no le gana al puente Nusle en Praga, donde desde los años setenta han muerto 250 personas.

El puente Nusle pasa por encima de un área residencial y la gente más de una vez se ha encontrado el cuerpo de una persona tirada en la calle. Los residentes ya están acostumbrados a ver escenas dantescas dejadas por estos suicidas. En el 2007 se puso una valla metálica a lo largo del puente, y lo cierto es que se tira menos gente al no poder subir a esta estructura metálica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here