Seguro que conocemos a mucha gente que va al gimnasio, y posiblemente muchos vayamos frecuentemente. Esto nos hace pensar que sabemos bastante del mundo del bodybuilding, musculación, culturismo y otros campos de este deporte. Aunque en un gimnasio se puede descubrir muchas cosas de cómo funciona este tipo de entrenamiento, hay un cierto secretismo cuando se trata de profundizar en lo que hace cada uno. Cuando se trata de culturistas profesionales, seguro que la idea que nos viene a la cabeza es la palabra esteroides. Esto es algo evidente si vemos a una personas con músculos hasta en las cejas, y que obviamente está tomando algo más que batidos de proteínas. Sin embargo, hay muchas más cosas que la mayoría no sabe sobre este tipo de entrenamiento.

La base que sabe la mayoría es que un culturista tiene que hacer muchas pesas, comer mucho y tomar esteroides. Esto realmente es la versión sencilla de lo que es este deporte. Si se quiere competir en serio las cosas tiene que ir un poco más allá. No se trata solo de ser el más grande y musculado, sino ser el más listo y saber como funciona el propio cuerpo para ajustarse a las reglas de las competiciones. En este sentido muchos culturistas fallan ya que no hacen las cosas bien. De hecho, muchos hacen barbaridades que lo único que hace es poner en peligro su salud y sus vidas. Algunas de estas cosas nos pueden dejar con la boca abierta si no estamos metidos en este mundillo.

1 – ¿Qué pasa con los esteroides?

En muchos casos se puede ver si un deportista está tomando esteroides. Lo cierto es que ya no hace falta ser un culturista profesional para tomar estas sustancias, ya que en muchos gimnasios  la gente lo consume. Puede ser de cara al verano o porque necesitan tener un buen físico en su trabajo (cine, actuaciones, presentaciones, etc.). Hay una gran cantidad de esteroides, aunque todos básicamente hacen la misma cosa. Una que muchos no saben es que un culturista que dedica su vida a competir suele tomar un gran número de pastillas. El motivo es que los esteroides no son buenos para varios órganos internos, por lo que tienen que tomar más pastillas para reducir los efectos secundarios. Esto hace que no solo sean los esteroides lo que consumen, sino un gran número de medicamentos adicionales.

2 – Los esteroides por si solos no bastan

Un culturista profesional tomará algunas pastillas y se pondrá unas inyecciones, y esto claramente les dará un fuerte empujón a sus músculos. También les permite reducir grasa corporal mientras que el músculo aumenta. Pero si se quiere tener los mejores resultados los esteroides no son suficientes. Los culturistas suelen usar también lo que se conoce como la hormona del crecimiento. Esto por si solo no es suficiente tampoco por lo que también se inyectan insulina sintética. Probablemente te preguntes que tiene que ver la insulina con ponerse como Schwarzenegger.

La insulina es una sustancia que nuestro cuerpo fabrica de forma natural. Los culturistas se la inyectan porque unas semanas antes de competir se suelen hinchar de carbohidratos. Esto significa que en este tiempo solo comen alimentos con estos carbohidratos. Los músculos ya están formados por lo que no se necesitan más proteínas, lo cual se tarda más en digerir. Los carbohidratos se  digieren con mayor facilidad y rellenan los músculos dándoles un aspecto más grande y redondeando. Sin embargo, para que sean asimilados con mayor facilidad, esa insulina adicional ayuda mucho.

3 – Los culturistas pueden desarrollar adicciones

Muchos de los que hacen culturismo lo toman como un estilo de vida. Aunque no necesariamente vayan a competir quieren, tener el un cuerpo perfecto y por tanto tienen que dedicar todo el día a su pasión. Tienen que entrenar, hacer dieta, dormir sus horas, tomar sus suplementos y por supuesto sus ciclos de esteroides. En muchos casos se acaban auto medicando con varias sustancias para mantener su masa muscular, y puede llevar a tener una adicción En algunos casos el estrés de tener que mantener su físico les puede llevar a consumir otras drogas recreativas y consumir alcohol. Esto puede pasar factura a los que no tienen un control sobre su entrenamiento.

4 – Hay tráfico de esteroides

En cada país hay diferentes leyes cuando se trata de esteroides. En algunos sitios la posesión de estas drogas no es delito si se tiene la licencia adecuada. Sin embargo, en otros como Estados Unidos es ilegal tener esteroides sin una prescripción médica. Estas leyes no son efectivas para que la gente no las tome. Esto ha llevado a que exista una red de tráfico de esteroides en muchos países. Es un tráfico a baja escala por lo general, aunque en algunos casos se acaba convirtiendo un gran negocio para algunos.

5 – No es el deporte mejor pagado del mundo

Todos los sacrificios que supone ser un culturista por desgracia no compensan en la mayoría de los casos. De hecho, la mayoría de los profesionales que ganan algún campeonato no suelen llevarse mucho dinero, aunque les puede valer para promocionar sus propios productos u otros negocios. Comparado con otros deportes el culturismo es el que paga de una forma más ridícula, sobre todo por el hecho de que no se considera realmente un deporte. Para hacernos una idea, el mayor evento de culturismo es el Mr Olimpia, y en el 2016 el premio era de solo 400 mil dólares. Teniendo en cuenta todos los que se presenta después de increíble sacrificios, es una cantidad ridícula comparado con cualquier otro deporte.

Una de las cosas más tristes en el culturismo profesional es que muchos tienen que seguir con su trabajo habitual ya que no pueden vivir de esto. Es un campo que requiere una dedicación casi total y si no se monta algún negocio sobre ello, es difícil ganarse la vida. Incluso ganando campeonatos, muchas veces los competidores no pueden dejar sus trabajos principales.

6 – Se tiene que sacrificar la futura salud

Esto es una de las realidades que existen en el submundo del culturismo y las modalidades donde se usan esteroides. Un claro ejemplo es la lucha libre y el número de tempranas muertes que existen. Muchos culturistas dicen que son súper saludables y lo cierto es que parece que lo son. Hacen dieta y ejercicio, lo cual es estupendo para mantenerse con una buena salud. El problema es la cantidad de anabólicos que se han metido a lo largo de los años. Esto por desgracia el culturismo en un deporte de riesgo. Los esteroides pasan factura tarde o temprano y no suele haber excepciones.

Además del problema del consumo continuado de esteroides está el problema del peso. Independientemente de si una persona pesa mucho por tener mucha grasa o mucho músculo, pesar demasiado siempre es malo. La presión que provoca en las articulaciones y en los órganos es muy perjudicial, y con ciertas edades esto puede ser un verdadero  problema.

Por otro lado, las federaciones de culturistas saben que existe este consumo de anabolizantes y lo aceptan. Aunque oficialmente es algo condenado y perseguido, al final los culturistas naturales no tienen cabida en las grandes competiciones. Hay que reconocer también que el gran público paga por ver culturistas muy musculados y fuertes, por lo que el uso de los esteroides es casi obligatorio para satisfacer a todo el mundo.

7 – La moda de los implantes para ser más grandes

De la misma manera en que muchas mujeres deciden implantarse unos pechos más grandes, muchos hombres lo hacen también con sus músculos. La cirugía de hoy en día está bastante avanzada en este sentido, y muchos culturistas y bodybuilders hacen uso de estos métodos. Dependiendo de la genética, muchas veces da igual cuando se entrene o incluso los suplementos que se tomen. Hay ciertos músculos que no quieren crecer por mucho que se haga. En algunos casos en cuando los implantes pueden ser una solución. Esto puede ser un riesgo para la salud y no siempre los resultados son los mejores.

8 – Algunas veces hay problemas psicológicos

La persona que se dedica a tener un cuerpo perfectamente musculado no suele dejarlo a lo largo de su vida. Se ha podido comprobar que un buen número de culturistas en algún momento se quieren ver cada vez más grandes. Se sabe que hay un desorden psicológico parecido a la anorexia o vigorexia que hace que el individuo no se vea realmente como quiere verse. En el caso de los culturistas hace que no se vean los suficientemente fuertes. Esto puede llevar a tomar incluso más esteroides y otros medicamentos para conseguir sus objetivos.

9 – Es un deporte muy caro

Como seguramente te habrás imaginado, el culturismo puede resultar muy caro. Aparte de que no todo el mundo gana mucho dinero con ello, la preparación y todo lo que tienen que hacer cuesta mucho dinero. Los grandes del culturismo tienen promotores y pueden vender productos asociados con su nombre, pero la gran mayoría no tienen esta posibilidad. Todos tienen que pagarse los tratamientos de hormonas, esteroides, suplementos y además toda la comida que tienen que consumir. Esto puede suponer miles de dólares al mes, por que lo que es un gran esfuerzo conseguir tener sus gastos y además pagarse esta afición.

10 – Prepararse para la competición es algo muy duro

Puede que la preparación para competir en culturismo sea de las más duras que existan. Lo que hacen estos atletas del músculo puede ser para muchos algo totalmente de locos. Antes de llegar a la competición tienen que coger todo el músculo que puedan y luego definirlo. Esto quiere decir coger un gran volumen y luego eliminar el agua y la grasa para que solo quede músculo. Para hacer esto antes de la competición se tienen que deshidratar dejando de beber agua. Algunos lo limitan a un vaso de agua por día. Mientras tantos siguen entrenando de la misma manera. En algunos casos un día antes de la competición toman algún un alcohol fuerte como vodka para deshidratarse aun más. Esto lleva sus cuerpos al límite.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here